El último baile al antiguo Zandvoort | Qué pasó… en el GP de los Países Bajos 1985

2
Comparte

A lo largo de su amplia historia, la Fórmula 1 ha visitado 32 países en los que se han disputado ya 1018 Grandes Premios, alcanzando prácticamente todos los puntos del planeta. Muchos de esos países han ido y venido del calendario, como Francia, donde se habían disputado 58 Grandes Premios hasta su despedida en 2008. La Fórmula 1 regresaría a tierras galas una década después y, en el año 2019, celebraría sus sesenta citas.

El número de Grandes Premios celebrados en los Países Bajos es, precisamente, la mitad y su presencia en el calendario de la Fórmula 1 se remonta a los primeros años de existencia del mundial. La primera edición se disputaría en agosto de 1948, aunque no sería hasta 1952 cuando entraría oficialmente en el calendario.

El Gran Premio de los Países Bajos siempre se celebró en Zandvoort, un trazado pegado a la costa y bautizado por la localidad en la que se encuentra, muy rica en turismo por sus playas. Caracterizado por los desniveles a causa de las dunas que atravesaba, Zandvoort siempre fue un circuito popular entre los pilotos, muy rápido y completo, pero con secciones algo estrechas.

En los años 70, la reputación del circuito neerlandés se vería afectada tras los accidentes fatales del piloto inglés Piers Courage —sin relación con el equipo francés de Le Mans— en 1970 y Roger Williamson en 1973. Las altas velocidades que se alcanzaban y el nulo margen de error provocarían variaciones en el circuito de algo más de cuatro kilómetros, sustituyendo la rapidísima curva Bos In por una más suave curva Panoramabocht.

La Fórmula 1 continuaría visitando el circuito de Zandvoort desde 1973 hasta 1985, año en el que, hasta la fecha, se disputaría el último Gran Premio de los Países Bajos. Hoy, os contaremos la historia de cómo la Fórmula 1 visitó por última vez un circuito con tanta historia y como, hasta la última curva, no dejó de aportar al recuerdo de esta categoría.

EL CONTEXTO | A la tercera será la vencida, dijo Alain Prost

La temporada de 1980 vería el debut de un piloto francés que había arrasado en las categorías inferiores de la época a nivel europeo y nacional. Tras vencer en la Fórmula 3 Francesa con un pleno de victorias y en la Fórmula 3 Europea en 1979, a Alain Prost le llegó el momento de debutar con McLaren en el Gran Premio de Argentina de 1980, donde sería sexto.

Para 1981, el francés ficharía por el equipo Renault y, tras lograr su primer podio en Argentina, repetiría el logro de Jean-Pierre Jabouille venciendo en el Gran Premio de Francia con un coche francés, montando neumáticos franceses y usando combustible francés. Su primera victoria en Fórmula 1 en un año castigado por la fiabilidad.

Sería en 1983 cuando Renault lograría darle al «Profesor» un monoplaza para luchar por el campeonato pero, rodando tercero en el Gran Premio de Sudáfrica, última prueba del año, el turbo de su montura amarilla diría basta. De ser campeón a quedarse a dos puntos del título que Nelson Piquet le arrebataría.

En 1984, el año de su regreso a McLaren, el caso sería más doloroso si cabe, quedándose a la ridículamente minúscula cifra de medio punto de forzar el empate de Niki Lauda y, por número de victorias, ser campeón. El por siempre recordado Gran Premio de Mónaco de ese año, donde el propio Prost forzaría la cancelación ante la presión de un joven Ayrton Senna bajo el diluvio, sería crucial tras repartirse la mitad de los puntos.

En la temporada de 1985, a Alain Prost se le presentaba una oportunidad irrepetible. Con un McLaren mucho más afinado que el año anterior, el francés llegaba a esta ronda empatado a 50 puntos con el italiano Michele Alboreto, piloto de Ferrari. Por otro lado, Niki Lauda cargaba con una racha de ocho abandonos en diez carreras y estaba fuera de toda lucha. Zandvoort, malherida por la presión económica, sería el tablero de juego de los dos McLaren.

QUÉ PASÓ EN EL GRAN PREMIO | Niki Lauda contra el mundo

Por si los problemas de fiabilidad que atormentaban la temporada del austriaco no fuesen suficientes, la fortuna también se alió en su contra. La lluvia echó por tierra su clasificación, dejándole en una lastimosa décima posición a dos segundos del líder. La pole se la adjudicaría el Brabham de Nelson Piquet por medio segundo sobre Keke Rosberg, seguido por Alain Prost. Ayrton Senna clasificaría cuarto su Lotus, seguido de un fantástico Teo Fabi en su Toleman.

La salida estaría marcada por la no-salida de Nelson Piquet, que se quedaría encallado en la parrilla junto con el Arrows de Thierry Boutsen, que partía octavo. Eso provocaría una salida atropellada en la estrecha recta de meta, un auténtico «sálvese quien pueda» que se saldó con Niki Lauda ganando cinco plazas, Teo Fabi colocándose tercero y un total desbarajuste en mitad de parrilla.

Con setenta vueltas por delante, Keke Rosberg tomaría la delantera y comenzaría a ampliar las distancias con Ayrton Senna, apretado por un Alain Prost que ya se había deshecho de Fabi. Niki Lauda le imitaría en recta de meta en el paso de la vuelta cuatro a la cinco. Sexto rodaba Nigel Mansell en el Williams, seguido de cerca por el Renault de Derek Warwick. El otro Renault, de Patrick Tambay, iniciaba una remontada vertiginosa desde las últimas posiciones tras partir desde el pit-lane.

Poco a poco, la fiabilidad comenzaría a mostrarse como una nueva participante en la carrera. El Ferrari de Stefan Johansson no superaría la vuelta nueve después de que su motor comenzase a humear. Por delante, el grupo de Senna, Prost y Lauda avanzaría muy pegado, recortando a Rosberg hasta la vuelta catorce, cuando el brasileño sería superado por los dos McLaren.

Los cuatro primeros se habían juntado en una distancia de menos de diez segundos y, ahora, los dos McLaren avanzaban de la mano hacia un Keke Rosberg que, poco a poco, perdía terreno. Algo más atrás, Alboreto perdía la novena plaza en la que rodaba cómodamente tras ser adelantado por Tambay en la curva 1, manteniéndose en paralelo toda la recta de meta y concluyendo con el italiano bloqueando sus neumáticos y casi saliendo de pista.

Las agresivas intentonas de Ayrton Senna sobre Niki Lauda provocarían que Keke Rosberg y Alain Prost abriesen un pequeño hueco que de poco le serviría al finlandés pues, en plena vuelta 20, el motor Honda de su Williams diría basta con una fuerte humareda. El McLaren número 2 heredaba el liderato con mucha carrera por delante mientras Niki Lauda aprovechaba para cambiar neumáticos, cayendo a la octava plaza mientras Rosberg se retiraba en boxes.

Con las paradas de Senna y Mansell y los abandonos de los dos Renault, que habían subido hasta las cinco primeras plazas, Michele Alboreto subía a la segunda posición a base de pura supervivencia, aunque su parada en boxes le relegaría por detrás de los dos McLaren y los dos Lotus. A partir de ese punto, el gran ritmo de Niki Lauda le llevaría a salir delante de Alain Prost cuando el francés realizaría su parada, varias vueltas más tarde.

El de McLaren había sido superado también por Ayrton Senna, pero tras un par de intentonas, se quitaría de encima al brasileño y se lanzaría con un ritmo endiablado a por su compañero de equipo, marcando la vuelta rápida de la carrera. Una distancia de alrededor de diez segundos se vería reducida a nada y ambos McLaren iniciarían una persecución entre las dunas.

Con ambos pilotos forzando su maquinaria, quizás más de lo debido en el caso de un Prost que debía pensar en el campeonato, las diez últimas vueltas estarían cargadas de intentos del francés por superar a Niki Lauda, llegando a un punto en el que el austriaco, en su defensa, arrinconaría contra la hierba a su compañero.

Finalmente, Niki Lauda vencería el Gran Premio de los Países Bajos de 1985 por tan solo dos décimas de diferencia con su compañero, sellando así el único doblete de McLaren esa temporada con Ayrton Senna tercero y, con la noticia de que Keke Rosberg llegaría a la escudería de Woking en 1986, la última victoria de Niki Lauda en Fórmula 1.

POR QUÉ ESTE GRAN PREMIO | ¿Cómo es correr en Zandvoort?

Poco tiempo después de la disputa del Gran Premio de los Países Bajos de 1985, el circuito de Zandvoort se declararía en bancarrota por las deudas que arrastraba de la organización del Gran Premio de 1984. El legendario circuito neerlandés, tras varios intentos de cierre en el pasado, algunos de ellos por el ruido que generaba, sucumbía. Esta podría ser la historia de un final pero, por fortuna, el trazado fue rescatado y se procedió a la construcción de un Zandvoort recortado que se estrenaría en 1989: la base del circuito actual.

Desde esos días, el DTM y otras categorías menores darían vida al trazado costero, aunque la prueba más característica que se disputaría en Zandvoort sería el Masters de Fórmula 3, una prueba que reunía a los mejores pilotos de las diferentes ramificaciones de la Fórmula 3 entre 1991 y 2016 para, al igual que el Gran Premio de Macao, poner a prueba su talento.

El primer ganador de esta prueba sería el escocés David Coulthard, seguido por Jordi Gené —hermano mayor de Marc Gené— en el podio en una prueba donde la pole sería de un jóven Rubens Barrichello. Por la contra, el último ganador sería Joel Eriksson, piloto para BMW en el DTM, seguido por Niko Kari y Sérgio Sette Câmara.

En una prueba que sería ganada en sus muchos años de historia por pilotos como Max Verstappen en 2014 y, curiosamente, su padre Jos Verstappen en 1993 o Lewis Hamilton en 2005, la tónica general era clara: el circuito se quedaba pequeño hasta para los Fórmula 3, con pocos adelantamientos y, en caso de haberlos, arriesgados.

Las amplias reformas que ha sufrido el trazado, por otro lado, buscan atacar el problema directamente a la yugular. La gran pregunta que se presenta ahora es si estos cambios mejorarán la experiencia en carrera de un circuito que, desde luego, sí nos ofrecerá unas clasificaciones muy emocionantes, con los muros igual de cerca y la famosa última curva peraltada. Y a vosotros, ¿qué os parecen estas reformas?

Quizá te interese
2 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *