Silverstone ofrece estabilidad estratégica

0
Comparte

Un nuevo fin de semana de Gran Premio a cuestas y ya van cuatro. El GP de Gran Bretaña siempre es uno de los más esperados por parte de la Fórmula 1, siendo el trazado de Silverstone cercano a la gran mayoría de las fábricas del Gran Circo. Tan solo Ferrari, Alpha Tauri y Alfa Romeo viven lejos de este singular trazado. No obstante, la estrategia no ha sido un factor sorpresa, puesto que, al final, casi todos los pilotos han seguido la misma guía.

La ganadora

La estrategia ya sale prediseñada de la sesión clasificatoria, como cada fin de semana en los tiempos modernos. En este caso, todos los que usaron el neumático medio para establecer su tiempo en la Q2 han dado con la estrategia victoriosa. Fue el caso de los tres primeros clasificados de la carrera: Lewis Hamilton, Max Verstappen y Charles Leclerc.

De este modo, los que pudieron optar a esta estrategia, empezaron la carrera del GP de Gran Bretaña con ese neumático medio que usaron en la Q2 para completar los primeros giros al circuito de Silverstone, un neumático que sería débil en las primeras cuatro o cinco vueltas, pero que a partir de ahí desplegará todo su potencial respecta a la opción más blanda. Pero pronto llegaría el momento de tomar decisiones.

El gran accidente de Daniil Kvyat obligó a la salida del coche de seguridad en la vuelta 12 y todos los pilotos a excepción de Romain Grosjean entraron en boxes para cambiar al compuesto más duro con el que se las tendrían que ingeniar para llegar hasta el final de la carrera. Las últimas vueltas fueron críticas y así lo acreditan los pinchazos de los Mercedes de Bottas y Hamilton, pero el británico pudo manejar la situación para vencer la prueba.

La alternativa

Esta es la estrategia de la zona media. Los McLaren y los Renault tuvieron que usar esta variante y utilizar el neumático blando para su vuelta en la Q2, compuesto que, por consecuencia, iban a usar en el inicio de la carrera hasta el momento del accidente del AlphaTauri de Daniil Kvyat. En este caso también montarían el neumático más duro.

A partir de ese momento, se optaba a la misma estrategia que usaron en Mercedes y que les sirvió para adjudicarse el GP de Gran Bretaña, por lo que había que vigilar el estado de salud de los neumáticos. Buena prueba de ello fueron los pinchazos de los citados Mercedes, sino también del McLaren de Carlos Sainz. El mejor bajo esta estrategia fue el Renault de Daniel Ricciardo, logrando una luchada cuarta posición.

La desesperada

Esta fue la estrategia empleada por Alex Albon, siendo el único en emplear una estrategia a dos paradas. Saliendo muy rezagado tras una mala clasificación, pudo montar el neumático medio nuevo desde la décimo tercera posición. Por razones de tráfico e imposibilidad de progresar y adelantar, el equipo Red Bull optó por hacer una parada en la vuelta 6 y montar el neumático duro, buscando un undercut masivo con la pista libre de tráfico.

Se tardó en ver sus frutos, puesto que en la vuelta 30 hizo una nueva parada, seguramente viéndole las orejas al lobo y viendo que el compuesto duro no era capaz de llegar al final de la carrera y puso un juego de neumáticos medios usados. Finalmente, y gracias a los pinchazos de Bottas y Sainz, el tailandés maquilló su actuación durante el fin de semana con la octava posición.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *