Lewis Hamilton añade el GP de la Toscana a su palmarés

0
Comparte

La cita del GP de la Toscana en el circuito de Mugello es una de esas citas que han tenido lugar debido a la extraordinaria situación originada por la pandemia del coronavirus. En otras palabras, se trata de un escenario que no tendría que haber estado en el calendario en una situación normal, pero las circunstancias han dado lugar a ello para presenciar todo un espectáculo en la pista italiana.

La ganadora

Una vez más, el mérito y el honor de obtener la estrategia ganadora es para los chicos de Mercedes. Durante los entrenamientos libres quedó claro algo, el agarre primaba por encima de todo, así que los neumáticos duros se antojaban como algo a evitar en la medida de lo posible. Por ello, en la clasificación vimos como en ningún momento nadie intentó hacer su tiempo de Q2 con los neumáticos medios.

De este modo, los 10 primeros clasificados salieron con los neumáticos blandos usados y, los que no llegaron a la Q3 tuvieron la posibilidad de elegir y poner gomas nuevas. Serían unos neumáticos que no durarían demasiado debido a los incidentes de carrera que, como ocurrió la semana pasada en Monza, fueron trascendentales en el devenir estratégico del GP de la Toscana.

Tras el segundo coche de seguridad, y la posterior detención de la carrera vía bandera roja por el accidente múltiple en la recta de meta, los que usaron esta estrategia aprovecharon la interrupción para colocar un juego de neumáticos medios nuevos. Posiblemente la idea era la de tratar de llegar hasta el final de la carrera con estos neumáticos, pero pronto se comprobó que no fue posible y alrededor de la vuelta 30 hizo falta una nueva parada en boxes. El compuesto elegido fue el duro nuevo.

Esta vez si que llegar hasta el final era algo muy factible, pero el accidente de Lance Stroll hizo salir una segunda bandera roja, neutralizando la carrera temporalmente. Carta blanca para un nuevo cambio de neumáticos sin tener que hacer una parada en boxes. Momento para volver a colocar un neumático blando usado. Con solo 13 vueltas por delante lo que había que buscar era un neumático veloz.

La alternativa

Bajo esta estrategia lo que se buscó desde un primer momento fue una estrategia a dos paradas. Un primer stint corto debido a la aparición de la primera bandera roja con el neumático blando para luego volver a usar otro juego de blandos usados. El objetivo no era otro que llegar hasta alrededor de la vuelta 30 para hacer la segunda parada en boxes y montar el neumático medio y llegar hasta el final.

A la postre, el accidente de Lance Stroll a falta de 13 vueltas que hizo aparecer una segunda bandera roja y envió a todo el mundo al carril de boxes lo cambió todo. Era el momento de tomar decisiones importantes con un cajón del podio en juego. La decisión fue unánime y todos optaron por montar un último juego de neumáticos blandos usados para realizar esas últimas 13 vueltas, planteándolas como una carrera al sprint.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *