El pilotaje de Charles Leclerc salva los muebles de Ferrari

0
Comparte

Charles Leclerc se encuentra en un estado de forma envidiable. Su pilotaje ha salvado los muebles de Ferrari en una calificación en la que los de Maranello ni estaban ni se les esperaba. Los coches rojos no consiguen revertir la mala situación que atraviesan y sólo el monegasco ha sido capaz de plantar una semilla de esperanza para la carrera de mañana, consiguiendo la cuarta posición en la parrilla.

Es cierto que los problemas en el monoplaza de Sebastian Vettel en la primera sesión de entrenamientos libres lastraron las opciones de los italianos y que el alemán ha visto mermadas sus aspiraciones, perdiendo una hora y media que es crucial para obtener información. Pero esto no quita que el rendimiento de Leclerc con el SF1000 haya estado por encima de las expectativas.

Las dos sesiones del viernes ya reflejaron ese buen estado de forma, aunque tratándose de entrenamientos siempre es difícil establecer conclusiones certeras. Durante la sesión del sábado, volvió a mostrarse superior a su compañero, al menos a una vuelta; y cuando llegó el momento crucial de la calificación, supo exprimir el Ferrari para conquistar un cuarto lugar que no fue un puesto mejor por apenas una décima.

Charles Leclerc pasando por el Pit Lane de Silverstone. Foto: Scuderia Ferrari Press Office

Las comparaciones entre Vettel y Leclerc no dejan lugar a las dudas. No estamos hablando de una pareja de pilotos en la que las capacidades al volante de cada uno puedan ser un factor diferencial; se trata de un tetracampeón del mundo y de uno de los diamantes en bruto del campeonato. Así que, en teoría, los tiempos marcados por ambos deben reflejar, más o menos, la realidad del rendimiento del Ferrari SF1000. De esta manera, el monegasco habría pilotado por encima de lo que puede ofrecer su monoplaza.

Durante todo el fin de semana, exceptuando la primera sesión del viernes en la que Sebastian Vettel no pudo participar, Charles Leclerc ha estado muy por delante de su compañero y siempre en la parte alta de la tabla de tiempos, lo cual denota su buena adaptación a la pista de Silverstone. El de Mónaco marcó un 1:26.550 en la Q1 y un 1:26.203 en la Q2, pero fue en la Q3 cuando consiguió un registro de 1:25.427 que le colocó entre el Red Bull de Max Verstappen y el McLaren de Lando Norris, coches que hasta ahora han tenido mejores prestaciones, en general, que el Ferrari.

El conjunto italiano ocupa en estos momentos el quinto lugar en la tabla del Campeonato del Mundo de Constructores, por detrás de Racing Point y por delante de Renault. Esto se debe, en parte, al doble abandono que sufrieron en el Gran Premio de Estiria, pero también tiene en cuenta el podio conseguido por Leclerc en el Gran Premio de Austria. Por lo tanto, podemos afirmar que el monegasco ha logrado poner a su Ferrari en una posición por delante de la que le tocaría. Una salvada de muebles en toda regla.

En la última fase de la calificación, Charles Leclerc apretó y se colocó por detrás de los dos Mercedes de manera momentánea, tras realizar una vuelta sensacional a Silverstone. Únicamente, Max Verstappen pudo birlarle el puesto. Tanto los dos McLaren como el Racing Point de Lance Stroll fueron incapaces de superar el tiempo del piloto de Ferrari. Entre tanto, Sebastian Vettel terminó la sesión décimo, a casi un segundo de diferencia. Entonces, ¿ha sido más desmérito de Vettel o mérito de Leclerc?

Charles Leclerc exprimiendo las bondades del Ferrari SF1000 en el Gran Premio de Gran Bretaña. Foto: Scuderia Ferrari Press Office

Teniendo en cuenta los factores que se han expuesto, queda patente que el trabajo del piloto del coche número 16 ha sido soberbio. Con todos los rivales tratando de sacar todo su potencial para conseguir el mejor lugar en la parrilla de salida de mañana, Charles Leclerc no solo ha conseguido un puesto magnífico que puede dar la oportunidad a Ferrari de pescar un buen resultado en la carrera; también ha puesto contra las cuerdas a un Max Verstappen que maneja el segundo mejor auto a día de hoy.

Quizás, sin los problemas en el Ferrari número 5 durante la primera sesión de libres, estaríamos ante otro escenario. Pero con las circunstancias actuales, es factible afirmar que sin la actuación del monegasco en la calificación de hoy, Ferrari se encontraría en una situación muy difícil de gestionar. Al menos a una vuelta, Leclerc ha podido salvar los muebles del equipo de Maranello. Veremos a ver que sucede mañana…

Foto de portada: Scuderia Ferrari Press Office

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *