El retorno del mejor Sebastian Vettel en Bakú

0
Comparte

Le echábamos de menos. Llevábamos años sin verle aparecer, sin que mostrara su auténtica forma. Desde aquel Alemania 2018 que marcó el antes y el después. Pero si ya se vieron destellos en Mónaco hace unos días, en el Gran Premio de Azerbaiyán ha vuelto a brillar Sebastian Vettel. El auténtico, el que arrasó entre 2010 y 2013. El del dedito, los mensajes de radio y el que desborda alegría. El del humor que roza lo inteligente y lo absurdo, lo pitonesco. Todo eso después de ejecutar una tremenda carrera, el primer podio de Aston Martin en Fórmula 1.

Para esta carrera en el siempre rocambolesco circuito de Bakú, partía undécimo tras quedarse a nada de entrar en Q3. Aston Martin en esta ocasión intentó una estrategia alternativa muy interesante. Empezar con los duros y aguantar todo lo posible hasta la posibilidad de aprovechar un Safety Car y parar una sola vez. Siendo un circuito urbano, tenía sentido al ser un asfalto menos abrasivo de lo habitual. Por otro lado, en cada carrera celebrada en este circuito desde su llegada al calendario ha salido el coche de seguridad. Tanto él como su compañero Lance Stroll salían con esta idea.

Esto llevó a que durante unas vueltas Vettel incluso fuera líder de la carrera por delante de Max Verstappen, Sergio Pérez y Lewis Hamilton. Stroll llegó a rodar en cuarta posición tras salir penúltimo. Un ritmo que sirvió para poco después del fallo de su neumático trasero izquierdo, mandándolo de repente contra el muro en la llegada a meta.

Muestras del genio teutón

Seis carreras le han bastado para darle a Aston Martin su primer podio en F1 pese a un duro arranque de año

Vettel se mantuvo en cuarta plaza, rodando cerca de los pilotos que disputaban el podio y por delante de Pierre Gasly, Charles Leclerc, Lando Norris, Yuki Tsunoda o Fernando Alonso. La estrategia había surgido efecto y el ritmo estaba siendo sensacional en el Aston Martin. Incluso olía el podio. Y llegó de repente con otro fallo de neumático, esta vez el de Max Verstappen, que llevó a la bandera roja.

Michael Masi, director de carrera, decidió que la carrera acabase en un sprint de dos vueltas. Por seguridad, permitiendo cambios de neumáticos. De esta manera Vettel montó blandos nuevos y fue a por todas, encontrándose con la segunda plaza tras el error garrafal de Hamilton.

Durante toda la carrera estuvo sensacional, pero dos vueltas al máximo nivel y marcar la vuelta rápida con un coche que, hace unas semanas, se consideraba de mitad para abajo de la parrilla…eso es digno de genialidad. Hay quien se quita el sombrero ante él, pues él se puso dos en el podio.

Nueve puestos ascendidos en una carrera durísima, con un coche lejos de ser puntero. Ser votado como el piloto del día con más del 40% de los votos es lo mínimo. Podemos estar ante una de sus mejores carreras en su trayectoria. Al menos, de las mejores que se recuerdan en los últimos diez años.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *