George Russell o el nuevo Poseidón

3
Comparte

En condiciones normales, la máquina gobierna sobre los designios del piloto, pero la cosa cambia cuando el agua toma el protagonismo. La lluvia iguala el rendimiento de las mecánicas y es entonces cuando las manos y los pies se rebelan ante la técnica. Hoy, George Russell ha sacado todo su talento para alcanzar la décimosegunda posición en la parrilla de salida del Gran Premio de Estiria. Como un moderno Poseidón, ha lidiado con las condiciones acuosas con gran maestría para conseguir pasar a la Q2 y regalar a Williams un gran resultado.

Ya en el pasado Gran Premio de Austria, Russell logró doblegar a su compañero de equipo, Nicholas Latifi, y a los dos Haas para finalizar la calificación en décimoséptimo lugar; pero lo cosechado hoy en la pista de Spielberg dice mucho sobre las capacidades del británico. Es cierto que el Williams FW43 presenta un rendimiento mejor que su antecesor de 2019, o quizás, la brecha que separaba al conjunto de Grove con el resto de equipos se ha reducido esta temporada. La distancia con Haas es mínima y poco a poco los están superando. Pero eso no quita para que el piloto de la academia de Mercedes haya realizado una calificación asombrosa.

Los entrenamientos libres del viernes mostraron la realidad en condiciones habituales, con buena climatología. Williams está muy lejos de ser el equipo que ha conseguido nueve títulos mundiales de constructores, y eso es algo que sus pilotos deben de arrastrar. Por mucho que se esfuercen, eso no queda reflejado en los tiempos. Pero si la lluvia viene a amenizar el espectáculo, la cosa cambia y Russell así lo ha demostrado, a pesar de perderse la primera sesión libre al ceder su asiento a Jack Aitken.

George Russell preparándose, a bordo del Williams FW43. Foto: Williams Media

No hay referencias de pista mojada, este fin de semana, anteriores a la sesión de calificación; por lo tanto, únicamente se puede valorar la actuación del piloto británico en comparación con su compañero de equipo y con el resto de pilotos de la parrilla. Nicholas Latifi se mantuvo, durante los 18 minutos de la Q1 en las posiciones de la parte baja de la tabla, marcando un tiempo final de 1:21.759 que le sirve para partir mañana desde la 18ª posición. No es un mal resultado, pero está maquillado por los problemas de Romain Grosjean y Antonio Giovinazzi.

Por su parte, George Russell consiguió estar en la lucha por el pase a la segunda ronda de la calificación constantemente, bregando con el agua en pista y tratando de sacar lo mejor de su Williams FW43. Su mejor tiempo fue un 1:20.382, válido para dejar atrás la Q1. Esto quiere decir que le metió a su compañero 1,377 segundos, una barbaridad si tenemos en cuenta que manejan coches iguales. Y Latifi no es precisamente un piloto carente de habilidades, tras varias temporadas en GP2 / Fórmula 2 y siendo el vigente subcampeón de la categoría. Con lo cual, lo hecho por Russell es una auténtica hazaña, en medio de las dificultades que entraña el pilotaje en agua.

Pero no corto con ello, el de King’s Lynn ha continuado peleando una vez ha pasado el corte hacia la Q2. En cuanto ha podido, ha marcado un tiempo de vuelta que lo ha alejado del fondo del pelotón. Por momentos, ha hecho soñar a los aficionados con un pase a la Q3, una opción remota que de haberse tenido que producir, quizás el día propicio habría sido hoy. Finalmente, no ha sido así, marcando un registro final de 1:19.636 que le sirve para calificarse en la duodécima posición de la parrilla de salida.

George Russell trazando la última curva del Red Bull Ring durante la sesión de calificación. Foto: Williams Media

Ese tiempo es mejor, por apenas unas milésimas, que el de Lance Stroll con el rápido Racing Point RP20, y por casi una décima que el de Daniil Kvyat con el AlphaTauri AT01, coches que, a priori, son más veloces que el Williams. Y por descontado, mejor que el marcado por Kevin Magnussen al volante del Haas VF-20. Así que nos encontramos, sin duda alguna, ante una de las mejores actuaciones de un piloto en una sesión de calificación.

La gran pena es que las condiciones meteorológicas para mañana no son favorables para la capacidad de George Russell de ir muy rápido sobre pista mojada. Si la lluvia brilla por su ausencia, le será muy difícil mantener su posición de salida cuando cruce la meta tras 71 vueltas, y mucho más complicado ascender posiciones. Será muy interesante ver de lo que es capaz el joven británico partiendo desde la mitad de la parrilla y cómo gestiona la carrera. Eso sí, en el caso de que ocurran cosas fuera de guión entre los pilotos de delante, quizás tenga una buena oportunidad de redondear un fin de semana fantástico. Y si no, que le quiten lo ‘bailao’.

Foto de portada: Williams Media

Quizá te interese
3 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *