Los abandonos del Gran Premio de la Emilia Romaña 2021

0
Comparte

La combinación de pista mojada y Fórmula 1 siempre es una mezcla que promete emoción. Si lo combinamos con un circuito de la vieja escuela, estrecho y técnico como es Imola, la cosa se complica y ofrece aún más show para los espectadores. Por infortunio para los pilotos, les complica aún más la tarea de gobernar los vehículos de la categoría reina.

Por supuesto, el incidente entre los dos pilotos Mercedes ha sido el punto clave de la carrera. Pese a lo delicada que estaba la pista, casi todos los pilotos han aguantado en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari. Salvando, eso sí, el puntual derrape o semitrompo, viéndose entre los pilotos de delante, de la zona media o del final del pelotón.

Nicholas Latifi

La primera media vuelta del canadiense fue en realidad buena, escalando posiciones y colocándose por delante de pilotos mucho más experimentados. Y por delante, además, de coches a priori más rápidos que su Williams, manteniendo el ritmo de su compañero George Russell. Hasta que todo se le aguó, nunca mejor dicho, en Acqua Minerali.

En primer lugar, un semitrompo en dicha curva le hizo perder las posiciones ganadas, cayendo al final del pelotón, en concreto a la penúltima posición. El canadiense no se percató de que, camino a la Variante Alta, le estaba cerrando el hueco a Nikita Mazepin que venía por su derecha. Sin que el ruso realmente hiciera un solo movimiento incorrecto, los dos coches entraron en contacto con el Williams yéndose lanzado contra el muro. Gran premio que acabó, para él, en la nada en tan solo un suspiro, provocando además el primer coche de seguridad de la carrera.

Foto: Williams Racing

George Russell

Lo que pudo haber sido… media carrera con una actuación impoluta, siendo capaz de colocar el Williams en posición de puntos. Una ocasión perfecta para darle esos puntos tan necesarios al equipo. Y, a nivel personal, para demostrarle a Mercedes de lo que es capaz, si es realmente válido para optar a un puesto en Brackley. Asimismo, para resarcirse del error de 2020 en este mismo circuito, donde se fue contra el muro – en los puntos – tras el coche de seguridad.

Pero en la vuelta 32 todo se fue al traste. Tratando de adelantar a su compañero de marca, Bottas, perdió el control de su coche cuando llegaban ambos a Tamburello. Una fea casualidad, el finlandés no ciñéndose a la izquierda mientras que Russell le pasaba por la zona mojada con DRS abierto. Peor aún, se llevó puesto al finlandés y esto acabó con la carrera de ambos, enfrentados en la puzolana.

De nuevo, una oportunidad de oro para Williams que se va al traste en el circuito del peor fin de semana de su historia. Cabe destacar además sus impresiones en directo sobre el accidente, dejando claro lo que pensaba en ese momento de Bottas. Quien, a fin de cuentas, sigue siendo su compañero de marca. Aún así, el ritmo mostrado tanto por Russell como (brevemente) por Latifi da algunas esperanzas. Existe posibilidad de acercarse a la zona media bajo la dirección de Capito y su Dream Team ex-Volkswagen, no solo en río revuelto.

Foto: Twitter Valtteri Bottas

Valtteri Bottas

El hombre que quería batir a Hamilton de tu a tu sigue apaleando sus propias posibilidades carrera tras carrera. Una clasificación nefasta le dejaba en desventaja para hoy, pero el comienzo sobre lluvia resaltó sus debilidades. Bottas no solo fue incapaz de escalar posiciones con el Mercedes, sino que se hundió en la parte final de los puntos. Es más, ahí se quedó durante media carrera, siendo perseguido por un perro rabioso procedente de Grove.

Russell le atacó con DRS en la recta de meta camino a Tamburello. Bottas trató de ocupar la mitad de la pista para bloquear el adelantamiento, pero ya era tarde. El británico, con DRS abierto y yéndose hacia la parte mojada y hacia la lluvia, no tuvo donde ir. La carambola hizo que dos pilotos Mercedes se quedasen fuera de carrera un minuto después del desastre de Hamilton en la vuelta anterior en Tosa. Bandera roja…que irónicamente ayudó a Hamilton a recuperarse y volver a la segunda posición. Aún así, duro golpe en todos los sentidos para Bottas.

Foto: Aston Martin

Sebastian Vettel

Tras el sinsabor de Baréin, se esperaba que el tetracampeón mundial estuviera a un mayor ritmo frente a su compañero Lance Stroll. Al menos, peleando por los puntos ante las carencias evidentes de su Aston Martin contra el resto de la zona media. En resumen, no fue así. Otra carrera en la que estuvo desaparecido mientras que Stroll tuvo varias batallas en los puntos.

Antes de empezar la carrera ya sufrió otro revés, siendo penalizado cuando su equipo puso los neumáticos antes de la señal de cinco minutos. El Stop & Go de diez segundos que tuvo que servir tampoco ayudó a sus opciones, pero lo cierto es que sigue echándose de menos la magia de años atrás. Un problema con la caja de cambios terminó con su día en la penúltima vuelta.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *