Mercedes AMG W12: Mismo coche y leves cambios para seguir ganando

0
Comparte

Los cambios no son la tónica dominante en las presentaciones para esta temporada. McLaren, AlphaTauri, Alfa Romeo y Red Bull ya nos han mostrado la nueva cara de sus bestias de carreras, sin apenas modificaciones y sólo algunos retoques estéticos. De manera que en el caso de los vigentes Campeones del Mundo de Fórmula 1 no podía ser diferente. El “nuevo” Mercedes AMG W12 E Performance es el mismo coche, sobre el papel, que el ya conocido W11 EQ Performance con algunas evoluciones con respecto a la última carrera de 2020 celebrada en Abu Dabi.

A simple vista, lo primero que llama la atención es la parte trasera, plagada de logos de AMG sobre un fondo plateado, color que recupera parte de protagonismo en 2021. Las legendarias “Flechas de Plata” tienen ahí un pequeño espacio de recuerdo a su historia en competición, a todo el legado de éxitos que ahora recoge el Mercedes AMG W12 E Performance. Pero en esencia, el negro vuelve a dominar la librea un año más, con el rojo pasión de INEOS ocupando la parte superior.

Sin embargo, los ingenieros de Mercedes no se han quedado mano sobre mano estos meses de atrás. Aunque todos los coches vayan a ser, en esencia los mismos, sí hay una serie de partes que se pueden modificar para mejorar la aerodinámica y, de esta manera, las prestaciones de cada coche en pista. Y los de Stuttgart -aunque aquí tiene más que ver el equipo de personas que trabaja duro en Brackley- han mejorado cada pequeño detalle de las partes susceptibles de cambios que permitía la normativa.

La zona de los bargeboards es aún más compleja de lo que ya lo era en 2020, con nuevos direccionadores de flujo para canalizar de manera más óptima el aire que pase por esa zona, aprovechándolo para generar mayores niveles de carga. Se observan nuevas pletinas en lugares vacíos la pasada temporada y un número sustancial de aletines. Esto lleva a un mayor estrechamiento en la parte del motor y la caja de cambios, un leve adelgazamiento sobre el fondo plano para afinar aún más esa eficiencia aerodinámica, y que el propio James Allison ha remarcado durante la presentación.

También el alerón trasero parece más evolucionado, algo completamente lógico si tenemos en cuenta que toda la carrocería -lo que se ve y, sobretodo, lo que no se ve- debe trabajar en armonía. Si se cambia una cosa en un punto, tiene que tener su compensación en otro; de manera que la ala de atrás también ha experimentado estas modificaciones para mantener la esencia del conjunto, a la par que se mejora la aerodinámica.

En definitiva, son los pequeños detalles los que van a marcar la diferencia en estos “nuevos” monoplazas de 2021, en especial en esas zonas donde la normativa de restricción acordada por la FIA como respuesta a la pandemia de COVID-19 ha sido más benévola. Lo curioso de ver no es tanto lo que se aprecia a simple vista, sino lo que queda escondido bajo la fibra de carbono, como suele ser costumbre en el equipo Mercedes. Veremos si este año nos sorprenden con un nuevo invento revolucionario, como hizo el DAS el año pasado. Para esto, tendremos que esperar a los test de pretemporada en Baréin.

Por lo demás, la unidad de potencia sigue siendo la Mercedes AMG M11 EQ Performance desarrollada en las instalaciones de Brixworth que se estrenó en 2020 y que tan buenos resultados dio, siendo clave en la consecución del séptimo título mundial de constructores de la marca de la estrella. Por lo tanto, estamos ante un coche que, sin modificar su base, ha cambiado lo necesario para seguir ganando. El octavo mundial es el objetivo.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *