Mick Schumacher saca petróleo de un Haas condenado

0
Comparte

Pocas veces vemos el desarrollo de la carrera de los equipos colistas de la parrilla, ya que inciden poco y, debido a su situación deportiva, poco pueden hacer para conseguir mejores resultados. No obstante, hoy Mick Schumacher ha sido la excepción y hemos podido ver en la realización como completaba un domingo decente, dentro de lo que se puede permitir con un Haas.

Picando piedra vuelta tras vuelta

El inicio de la carrera no ha sido muy diferente de lo que se ve normalmente. Ha sido una salida bastante tranquila, a diferencia de la resalida que ha habido tras el Safety Car provocado por Kimi Räikkönen, el único abandono del Gran Premio de Portugal.

Las vueltas pasaban y pasaban y la lucha intensa que había en los primeros puestos de cabeza escondían el esfuerzo que derrochaba el alemán para sacar petróleo de un Haas que cuesta llevar. Pero en la vuelta 58 ya se empezaban a ver los frutos del trabajo: la realización enfocaba a Mick Shumacher, que iba recortando décima tras décima al Williams de Nicholas Latifi.

La estrategia de poner las gomas duras hasta final de carrera ha sido la ganadora en Portimao y todo dependía del ritmo, cuidado y rendimiento de cada coche y piloto, además de las condiciones en pista. El canadiense no ha podido mantenerse constante y, preso de los nervios, en la vuelta 63 ha producido un leve bloqueo, se ha ido un poco largo y el teutón no ha dudado en lanzarse al hueco.

Aunque la posición final de Schumacher (17º) no es para tirar cohetes, el desempeño del piloto a lo largo de la carrera ha sido destacable, comparándolo con la actuación de su compañero, Nikita Mazepin, y resaltando que ha sido capaz de superar a un Williams, que suelen estar un poco más por delante que los estadounidenses.

Mazepin, la cruz de la escudería

Bien es cierto que Haas cuenta con dos novatos en la Fórmula 1 y siempre hay que dejar espacio y tiempo a los más jóvenes para que se adapten a la categoría reina y a sus grandes y evolucionados monoplazas. No obstante, Nikita Mazepin no ha dado todavía ninguna señal de que puede destacar en algún aspecto.

Su carrera en el trazado luso ha sido bastante complicada, donde ha tenido que parar más de una vez, su compañero de equipo ha sido capaz de sacarle 1 minuto de diferencia y, para colmo, ha tenido un percance con el entonces líder de la carrera, Checo Pérez.

El mexicano intentaba alargar al máximo su stint con los medios, siguiendo su estrategia, pero en el momento de adelantar a los doblados, se ha encontrado con el ruso en la vuelta 46. En una curva no le ha dejado el hueco y le ha cerrado el paso, ignorando así las banderas azules. El joven piloto ha sido penalizado con 5 segundos.

Pocas esperanzas en los Haas

Tras lo visto en Baréin e Imola, no se esperaba mucho de los Haas. En cada GP han acabado últimos, siendo superados por los Williams, que tampoco han tenido buenos domingos hasta ahora.

En particular, Mazepin abandonó en el primer GP de la temporada y en los otros dos, contando este, ha acabado último. Por su parte, Mick Schumacher ha terminado los 3 Grandes Premios celebrados, aunque en el de la Emilia Romaña tuvo unas primeras vueltas muy convulsas, sufriendo también salidas y pasadas de frenada que le perjudicaron.

Hoy todo ha ido de cara, en cierto sentido, para el joven alemán que intenta hacerse un puesto en el gran circo. Falta mucho mundial todavía, muchas carreras por disputar y muchas vueltas por completar. Todo puede complicarse o, por el contrario, todo puede ir yendo cada vez mejor.

Por las sensaciones que ha dejado hasta entonces los Haas, no hay buenos presagios para dicha escudería. A falta de un milagro en posibles mejoras futuras del coche, los detalles que dejen los pilotos en pista serán determinantes para su futuro.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *