Montmeló destapa la esperanza de Ferrari

0
Comparte

Ferrari viene arrastrando su peor inicio en los últimos años y a pesar de todo han salvado dos podios de la nada, gracias a grandes actuaciones de Charles Leclerc… y las ventajas de su coche.

En su día en efe.uno, ya hablamos de las carencias del SF1000, destacando como grandes causantes del problema su déficit de motor y su exceso de drag. Recordamos que dentro de las fuerzas aerodinámicas, el drag era precisamente la que más interesaba reducir, ya que es una fuerza de arrastre, que frena al coche. Lo ideal será siempre conseguir un equilibrio que permita la mayor carga aerodinámica posible (fuerza vertical) con el menor drag posible, de forma que la fuerza resultante produzca un paso por curva meteórico.

Al tener Ferrari tanto drag y un déficit considerable en su unidad de potencia, el SF1000 se desangra en los sectores que exigen un buen paso por curva y se viene abajo en lo que a rectas se refiere. Es por ello que el Circuit de Catalunya, que cuenta con dos sectores de pura velocidad y buen paso por curva y otro que es únicamente lento y revirado; sirve de test perfecto para comprobar estas debilidades.

Ferrari sufrió de lo lindo en el tercer sector del Circuit en 2019 y eso les dejó fuera del podio. | Fuente: Ferrari Media

Si, además, comparamos los tiempos del día de hoy con los del año pasado, los datos no mienten. El propio Marc Gené decía esta mañana: «Las sensaciones dentro de lo malo son buenas, ya que el año pasado perdíamos todo el tiempo en el último sector, casi 8 décimas en clasificación. Mientras que este año vamos perdiendo tiempo poco a poco en cada sector». Y bien, ¿qué quieren decir las palabras de Marc? Sencillo, que el Ferrari tiene sus carencias, pero también ha mejorado un área importante.

El Ferrari SF90 de 2019 volaba y exprimía su motor a su paso por el primer y segundo sector del Circuit de Catalunya, hasta que se ahogaba y perdía todo su tiempo en las curvas lentas del Estadio. Sin embargo, El SF1000 pierde algo de tiempo en su paso a alta velocidad por los primeros sectores, pero no se desangra en su transcurso por el último tramo. Y, en el cómputo global, la diferencia frente a Mercedes es casi clavada a la de 2019. Lo que significa que, dentro de la innegable gravedad que afronta el coche italiano, el downforce ha aumentado; es decir, la carga aerodinámica ha mejorado respecto al 2019.

Ciertamente, queda esperar a la clasificación y la carrera para ver cuál es el sitio real de Ferrari. Pero, basándonos en lo visto hoy, donde Ferrari prácticamente ha copado la zona media y con cierta ventaja en tandas sobre el resto; se puede extrapolar algo positivo. El coche es un desastre, sí, pero dentro del desastre los de Maranello tienen un claro de luz sobre el que seguir trabajando y esperanzados. Y más teniendo en cuenta que este coche no solo les acompañará este año, sino, inevitablemente, el que viene también.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *