Nueva decepción en Racing Point: de la ilusión al desquicio

0
Comparte

Racing Point se ha vuelto deshinchar a lo largo del segundo fin de semana en Silverstone. El equipo inglés arrancaba la prueba en los puestos delanteros con la mirada puesta sobre el podio, pero desde la salida hasta el final de la carrera las ilusiones se fueron deshaciendo para convertirse en decepción. Lejos de Mercedes y Red Bull para luchar por las primeras posiciones, se mantuvieron en tierra de nadie durante media carrera hasta que cedieron sobre la estrategia de Leclerc y acabaron desquiciados regalando el quinto puesto a Alexander Albon.

El podio de Nico Hülkenberg va a tener que esperar, un poco más. El Gran Premio número 178 del piloto alemán prometía ser el del esperado podio, pero los peldaños estuvieron cada vez más lejos de Hulk a medida que avanzaba la carrera. Tal y como ocurrió el fin de semana pasado, las ilusiones generadas por Racing Point acabaron siendo humo. El ritmo a una vuelta parece ser muy bueno, tranquilamente a la altura de Red Bull como segundo mejor coche en estas condiciones. Sin embargo, las jornadas de domingo se les están atragantando al equipo de Lawrence Stroll.

De más a menos: de adelante hacia atrás

Los libres siempre parecen ser una amenaza. Así lo han demostrado desde la primera carrera hace poco más de un mes en Austria. Pero en las cinco carreras que llevamos de 2020 han acabado decepcionando a la hora de la verdad: en carrera. Solo 41 puntos han podido cosechar (quitando los 15 que les sacaron por penalización de la FIA), muchos menos de lo que realmente hubiese podido ser de exprimir al máximo ese Racing Point con olor a Mercedes de 2019. Tienen un coche realmente competitivo, que podría liderar con comodidad el pelotón detrás de Mercedes y Red Bull de haber aprovechado sus oportunidades.

La tercera posición de Hülkenberg ayer hacía soñar pero nada más empezar hoy se desvaneció todo ante la cruda realidad: siguen demasiado lejos.

En esta carrera han podido, al menos, cerrar una actuación un poco más sólida que el fin de semana pasado, donde solo Stroll pudo salvar dos puntos para el equipo. En esta ocasión salían desde la tercera y la sexta posición, pero rápido se deshacieron las ilusiones de podio al ver como Verstappen sobrepasaba a Hülkenberg en la salida y los tres de arriba se escapaban al frente. El alemán tendrá que esperar, pues todo parece indicar que Pérez ya podría estar operativo la semana que viene. De no ser así, nuevo capítulo y nuevas oportunidades para el bueno de Hulk.

Ambos Racing Point pasaron gran parte de la carrera manteniéndose en la cuarta y quinta posición, en tierra de nadie. Pero la variedad estratégica y la degradación les pasaron factura y se vieron superados inesperadamente por un Charles Leclerc que clavó la estrategia a una parada para terminar cuarto. Hülkenberg parecía estar bien asentado en el quinto lugar al final de la carrera, por delante de Lance Stroll y Alexander Albon. Sin embargo, una extraña tercera llamada a boxes a cinco vueltas para la conclusión hizo desquiciar a muchos. ¿A que se debió esa llamada a boxes?

Sólida carrera pero lejos del objetivo y perdiendo el P5 final

Hülkenberg puso el compuesto más blando, prácticamente inexistente durante todo el fin de semana, y cayó al séptimo lugar donde terminó. El equipo aclaró que el piloto se sentía con unas fuertes vibraciones que le hicieron entrar, aunque muchos ya han empezado conspiraciones con órdenes de arriba para dejar a Stroll delante. El canadiense, sin ritmo al final, acabó cediendo sobre Alexander Albon, a quién le regalaron el quinto lugar. P6 y P7 finales, 14 puntos recuperados que saben a poco tras arrancar terceros. Estuvieron demasiado lejos del podio, les falta. La calor y la degradación les alejaron aún más, lo que hace prever días más difíciles por delante. ¿Y nuevas decepciones?

Racing Point parece tener coche para ser el 3r mejor equipo de la parrilla pero los resultados no acaban de materializarse los domingos.

Racing Point sigue lejos de donde querrían y deberían estar. Muy competitivos a una vuelta muestran su ritmo con un par de terceras posiciones muy merecidas. Sin embargo, las decepciones en carrera llegan semana tras semana. El ritmo esta lejos de donde parece que están y con un coche muy competitivo no acaban de reunir el ritmo suficiente para pensar «en grande» y poner presión para pelear algún podio.

Equipos como McLaren o Ferrari, presumiblemente con peor coche a día de hoy, ya han logrado subir al podio en alguna de las cinco carreras, pasando por encima de un Racing Point que perdió varias oportunidades de oro que, de haber aprovechado, hubiesen sumado muchos más puntos. ¿Mala suerte o mala gestión? Tal vez una mezcla de las dos, lo que esta claro es que los orígenes humildes de la escudería siguen pesando y parece que hacen frenar la ascensión de un equipo que parece tener todo para brillar, o al menos brillar un poco más de lo que están haciendo en este inicio. Esta semana llega Barcelona, una pista que les pondrá a prueba, de nuevo, para evitar desquiciarse con tantas ilusiones previas a grandes decepciones.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *