Valencia acoge las preparaciones de la Fórmula E

0
Comparte

Desde que la primera categoría eléctrica de monoplazas de la historia echó a andar, han sido dos los lugares que han acogido la pretemporada de la Fórmula E: Donington Park en sus primeros años y, de forma más reciente, el Circuito Ricardo Tormo, ubicado de forma muy próxima a la localidad valenciana de Cheste, habitada por poco más de 8.000 personas. La calidez próxima al Mediterráneo hacen de la pista bautizada en nombre del añorado piloto de motociclismo, principal disciplina realizada en Cheste, el lugar ideal para unos entrenamientos de pretemporada, aunque el clima dio más de una sorpresa a todos los desplazados durante el primer día de rodaje en pista.

Precisamente sería la primera jornada en pista la que más sufriría las inclemencias del tiempo. Tras un viernes tormentoso en Valencia, el sábado se despertaría con un asfalto empapado que, además, se vería empeorado por pequeñas lluvias a lo largo de una mañana que, al poco de comenzar, se vería detenida por la bandera roja que el brasileño Sergio Sette Câmara ocasionaría al salirse de pista en la curva 3. A partir de ahí, las vueltas se sucederían en una mañana con el asfalto muy delicado y los monoplazas bailando al volar sobre los pianos y la moqueta exterior del circuito.

En una pretemporada muy delicada por la proximidad de fechas con el arranque de la temporada en Chile, el punto principal de estas prácticas sería, evidentemente, obtener rodaje y prepararse para el emocionante año que está por venir, pero sobre todo evitar dañar el monoplaza. Mitch Evans sería el único que no podría evitar pasar por alto esta norma no escrita y, desafortunadamente, tendría una salida de pista que le llevaría a dañar el frontal de su Jaguar a poco de concluir la primera mañana.

La tarde, mucho más tranquila y con un agradable tiempo soleado, desvelaría los tiempos definitivos del primer día con un André Lotterer plantando cara con su Porsche 99X Electric a los campeones de la pasada temporada, los DS Techeetah de Jean-Éric Vergne y el actual rey de la categoría, el lisboeta António Félix da Costa. Nick Cassidy firmaría un más que correcto estreno en la Fórmula E con el cuarto puesto y como mejor ‘rookie’, seguido por tan solo 16 milésimas por Alexander Sims, que cambia de aires y pasa a Mahindra tras poner fin a su andadura con BMW. En lo que a campeones respecta, tanto Lucas di Grassi como Sébastien Buemi no podrían alcanzar el TOP 10, cerrado por el también debutante Jake Dennis y Robin Frijns.

El segundo día ofrecería a los presentes una jornada matutina algo más esclarecedora y con resultados algo más comunes, gracias en mayor parte a la calidez del día y las mejores condiciones del firme valenciano. António Félix da Costa marcaría el ritmo con el tiempo más rápido hasta ese entonces, un 1:11.948 que vendría seguido de Maximilian Günther y Oliver Rowland. Los 24 pilotos que componen la parrilla se quedarían compactados en un segundo de diferencia, probando una vez más la enorme igualdad que reina en las sesiones cronometradas de la Fórmula E.

Una de las particularidades de esta pretemporada sería la simulación de carrera que tendría lugar después de la pausa para comer, dando a los equipos alrededor de 20 minutos de preparativos antes de un ensayo que rondaría la distancia habitual de un ePrix, aunque con sutiles diferencias. Prácticamente rodando en grupos conformados por los compañeros de equipo y con algo de distancia, la simulación de carrera arrancaría directamente desde el pit-lane y sufriría dos ensayos, uno de coche de seguridad virtual y otro de coche de seguridad físico. Toda precaución sería poca para evitar un toque absurdo que ocasionase trabajo extra a los equipos.

Con todo, en la tarde saltaría la sorpresa con la marca que firmaría el británico Alex Lynn, colando su Mahindra en primera posición por unas escasas siete milésimas por delante del piloto portugués de DS Techeetah. En las últimas posiciones, pero a tan solo seis y siete décimas respectivamente, estarían Pascal Wehrlein y Mitch Evans. Jake Dennis sería el mejor debutante de la jornada al ser sexto por delante de Sam Bird, Edoardo Mortara y Robin Frijns.

Tras un lunes de «descanso», dicho entre comillas pues los equipos y pilotos se sumergirían de lleno en el conocido como «media day« para atender a los medios y preparar los contenidos para las redes de la FIA Fórmula E, llegaría el martes. El último día de pretemporada estaría marcado por la calma que la última jornada implica, reduciendo errores a lo mínimo posible. En una sesión completamente íntegra desde las nueve de la mañana a las tres de la tarde, habría momentos para todo. Sergio Sette Câmara protagonizaría el único susto de la jornada al salirse en la chicane, pero podría reincorporarse sin problema a la disciplina de la sesión.

A partir de ahí, mucho rodaje por equipos (destacando el amplio periodo de tiempo en el que los pilotos de Envision Virgin rodaron en pareja) y tiempos cada vez más rápidos hasta los instantes finales, momento en el que los pilotos y sus monturas darían el todo por el todo para cerrar la pretemporada. Finalmente, Maximilian Günther se adjudicaría el tiempo más rápido, un 1:11.760 que poco tiene que ver con anteriores años ante la ausencia de la chicane en recta de meta. En boca del campeón, el portugués António Félix da Costa, muy poco representativo de lo que se encontrarán el resto del año, sobre todo sin mencionada curva.

Segundo y tercero a menos de cinco centésimas se quedarían los dos Dragon Penske de Sette Câmara y Nico Müller, sorprendiendo con su gran ritmo. Da Costa y Mitch Evans completarían el TOP 5. Por otro lado, el gran protagonista de la jornada, Stoffel Vandoorne, tan solo podría ser decimoctavo, aunque le quitaría bastante peso a un resultado que no deja de ser un tiempo en pretemporada. Con los veinte primeros compactados en tan solo cinco décimas de segundo, último sería Lucas di Grassi a siete décimas de la cabeza.

La FIA Fórmula E deja ahora España para tomar un descanso hasta el 16 de enero de 2021, aunque poca calma habrá entre los equipos a fin de preparar una temporada que se presenta como una de las más igualadas del panorama. DS Techeetah parece mantener su posición de líder y se reserva la carta de estrenar su evolución de este monoplaza campeón en abril, principalmente ante cuestiones presupuestarias. Un destino similar correrá Nissan e.dams, que tras su subcampeonato el pasado curso afronta un comienzo de año con su modelo de la temporada 2019/2020. En lo que a rendimiento se refiere, BMW i Andretti parece estar al acecho pero, al igual que en estos pasados años, cualquiera podrá irrumpir en el teórico statu quo y dar la sorpresa. Hasta Chile, que por primera vez en su historia abrirá la temporada de la Fórmula E al cambiarse de papeles con Arabia Saudí, todos en guardia.

Fotografías: Daniel Atán

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *