F1 básica: La Super Licencia

0
Comparte

Para poder estar al volante de un Fórmula 1 hay que cumplir con una serie de habilidades. Estos monoplazas son los más rápidos del mundo alrededor de un circuito, y eso implica una serie de dificultades que hay que superar. Un piloto que no cumpliera con los requisitos podría suponer un peligro no solo para él mismo, sino también para el resto. Es por eso que la Federación Internacional impone, desde los años 80, que los pilotos deban poseer una Super Licencia para poder pilotar en la categoría reina.

Esta licencia es anual y todos los pilotos deben renovarla para poder competir. Además, desde 2014 esta cuenta con un saldo de puntos que los pilotos deben mantener. Cada competidor parte con 12 puntos, a los que se les irá restando en función de si este comete alguna infracción deportiva y su gravedad. Si alguno de los participantes agotara esos 12 puntos en 12 meses, se le sancionará y no podrá participar en el siguiente evento. Además, la FIA se reserva el derecho de retirarle la licencia de forma definitiva a cualquier piloto que pueda suponer un peligro o crea conveniente.

Obtener la Super Licencia:

Para obtener esa licencia es necesario cumplir una serie de requisitos. Hay que tener más de 18 años y contar con una Licencia de Grado A o una Licencia Internacional. A partir de aquí, es necesario acumular 40 puntos de Super Licencia en tres años. Estos puntos se otorgan según el desempeño del piloto en una serie de competiciones certificadas por la FIA, siendo la que más puntúa la Fórmula 2 por ser la antesala directa al gran circo. En el caso de campeonatos de karting, el período se amplía a cinco años.

Esta licencia es necesaria para cualquier piloto que quiera subirse a un monoplaza de la categoría reina en una sesión oficial.

A parte de los puntos otorgados según la tabla en cada competición, si un piloto no comete infracciones durante la temporada se le otorgarán dos puntos extra por el buen comportamiento. Hay que tener en cuenta que solo se tiene en cuenta un campeonato al año. Así que, si un piloto compite en más de un certamen, deberá elegir cuál de los dos le interesa más para obtener los puntos de la FIA. Solo se tendrán en cuenta dos competiciones en un mismo año si una empieza una vez haya terminado la otra.

La FIA también tiene en cuenta otros criterios, como haber acumulado quilómetros a bordo de un monoplaza de Fórmula 1, para otorgar esta licencia a un piloto que la solicite. Pues la Federación Internacional se reserva el derecho a otorgarla a cualquier piloto que el organismo crea merecedor de la misma. Lo que permitió, por ejemplo, que Max Verstappen obtuviera esa acreditación aun siendo menor de edad y sin contar con los 40 puntos requeridos.

Además, la obtención de esta Super Licencia supone un coste económico. Para mantener la licencia de uno de los pilotos en activo, por ejemplo, hay que desembolsar una cantidad fija de aproximadamente 10.000 euros. Y sumarle algo menos de 2000 € por cada punto obtenido en el campeonato del año anterior. Lo que, en el caso de los pilotos de cabeza, supone un buen pellizco.

Según el campeonato y la posición obtenida, la FIA otorgará más o menos puntos al piloto.
Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *