El Safety Car

0
Comparte

Los diferentes incidentes que ocurren a lo largo de una carrera pueden condicionar, y mucho, el resultado de la misma. Ya sea por un accidente, por presencia de obstáculos en la pista o incluso por las condiciones meteorológicas, a veces la carrera debe ser neutralizada, por la seguridad de pilotos y demás personas que trabajan a pie de pista. Y una de las formas de llevar esto a cabo es a través del safety car.

El coche de seguridad es una forma de las que dispone dirección de carrera de neutralizar el curso de las carreras y ralentizar los coches para para evitar problemas mayores. Los monoplazas deben ordenarse tras él y seguir su ritmo, sin adelantar. De esta forma, el piloto del safety car es el que dicta el ritmo y decide cómo se circula por la pista para evitar los peligros que pueda haber.

Para 2021, se han escogido dos modelos que compartirán protagonismo a lo largo de la temporada. El Aston Martin Vantage y el Mercedes AMG GT, serán los encargados de salir a la pista para controlar a los coches. Ambos modelos se han modificado respecto a su versión de calle para obtener un mejor rendimiento en el circuito. Superan con facilidad los 500 cv, y su aerodinámica y puesta a punto se revisa para un mejor desempeño y que la diferencia de velocidad entre un Fórmula 1 y estos modelos sea un poco menor.

El Aston Martin Vantage es el primer safety car que no es Mercedes desde 1996

En sus maleteros se encuentra un auténtico arsenal de ordenadores y sistemas electrónicos. Estos se encargan de recoger datos para que los comisarios puedan tener una mejor visión del estado de la pista y de cuando se puede volver a competir con normalidad. Además, equipan luces en el techo que parpadean cuando el coche está desplegado y se apagan cuando este recibe la orden de volver al garaje para que se pueda volver a correr con normalidad.

Cuando el coche está desplegado los monoplazas deben mantener su posición y no se puede adelantar. Sólo con autorización de los comisarios los coches podrán adelantar para recuperar la posición o para desdoblarse. Cuando el período de coche de seguridad termina, apaga las luces y este enfila la calle de boxes, el piloto que va en primera posición toma el control del grupo y el resto de coches no pueden adelantar hasta superar la línea de safety car. Tras ella, las hostilidades pueden volver y la carrera se reanuda.

Ambos modelos son espectaculares y han sido modificados para ser más efectivos en pista.

Se usa también cuando las condiciones meteorológicas no son favorables para competir. En ese caso se usa el safety car para evaluar las condiciones de visibilidad y agarre en caso, por ejemplo, de lluvia extrema. De esa forma la FIA y dirección de carrera tiene una forma de evaluar, de primera mano, si es posible o no que los coches salgan a correr.

El coche de seguridad es, de alguna forma, la manera que tienen los comisarios y la FIA de mandar a alguien a primera línea de batalla. Tanto para recoger información antes de que empiece la carrera, como para controlar que una vez empezada, esta transcurra con la mayor seguridad posible. Aunque esto signifique ponerla en pausa hasta que todo vuelva a la normalidad.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *