El hasta luego de Valentino Rossi y el salto de las dos a las cuatro ruedas

0
Comparte

Hoy, 5 de agosto de 2021, ha llegado uno de esos días que nunca deseas que llegue. Si has crecido enganchado a cualquier disciplina del motor o al deporte en general, ver cómo una de las figuras clave se retira es duro. Quizás hasta te genera tristeza o ternura pues, aunque no le conozcas en persona, has visto sus logros, sus carreras y sus guiños al público. Y si alguien se ha ganado al público y al mundo del motor es Valentino Rossi.

La suya no es una historia vinculada a las cuatro ruedas de pura chiripa, pues el seis veces campeón del mundo de MotoGP y nueve veces campeón del mundo hizo sus pinitos en el karting antes de pasarse a las minimotos. A partir de ahí, empezaría a fraguar su leyenda desde Tavullia, en Italia. Incluso así, su carrera deportiva siempre ha vivido extrañamente ligada al automovilismo.

Valentino Rossi es uno de esos nombres que difícilmente se van a poder olvidar y, aunque no siga compitiendo en su especialidad, lo cierto es que la suya no es una despedida de las pistas. En la misma rueda de prensa en la que anunciaba que dejaría MotoGP a finales de 2021, el propio «Doctor» informaba de que daría el salto a las cuatro ruedas. Pero, ¿da un salto o un paso?

La explicación es sencilla: Valentino Rossi sabe muy bien cómo ir rápido en coches e incluso en monoplazas. Son infinitos los guiños que ha hecho ya en el mundo del automovilismo y, de hecho, si nos remontamos a mediados de los 2000, no eran pocos los que incluso se atrevían a afirmar que ver a Rossi como piloto de Fórmula 1 no era una locura. Hay gente que aún lo dice a día de hoy, y con razón.

Valentino Rossi realizó varios test con la Scuderia Ferrari entre 2004 y 2010, siempre bajo la fachada de la diversión… hasta que Luca Cordero di Montezemolo llegó a plantearse que el italiano que había sorprendido a Michael Schumacher con sus tiempos quizás merecía una oportunidad. La Fórmula 1 de aquel entonces, por desgracia, no terminó por facilitar una unión que habría sido histórica, aunque no única.

«Il Dottore» ha catado de todo: monoplazas, carreras de GTs en resistencia, rallyes… De hecho, Valentino Rossi ha disputado pruebas del Campeonato Mundial de Rally, aunque su prueba por excelencia siempre ha sido el Monza Rally Show que ha ganado en hasta siete ocasiones. Poca broma con su habilidad al volante. Con todo, hay una prueba que siempre le ha resultado golosa y que, ahora, parece estar más cerca que nunca: las 24 Horas de Le Mans.

Los antecedentes a Valentino Rossi

Pero esto de pasar de las dos a las cuatro ruedas no es algo novedoso ni mucho menos. Esto, evidentemente, era más común en épocas en las que una disciplina no era tan distante a otra. A día de hoy, un piloto de Fórmula 1 se sumerge en un entrenamiento que poco o nada tiene que ver con el entrenamiento de un piloto de MotoGP. Considerando que, antiguamente, esto de entrenar tampoco se llevaba mucho… os podéis imaginar.

Si buscamos a la máxima expresión de motociclista y automovilista, el caso más obvio es el de John Surtees. El británico deslumbró en el Campeonato Mundial de Motociclismo durante la década de los 50 con cuatro títulos en 500cc y tres en 350cc pero, lejos de quedarse ahí, dio el salto a la Fórmula 1 y ganó. No una carrera, sino el título de 1964 de la mano de, curiosamente, la Scuderia Ferrari.

Mike Hailwood tampoco se quedó muy atrás. Aunque arrasó en motociclismo y llegó a ganarse el apodo de Mike «The Bike», su carrera en Fórmula 1 fue algo menos atinada, logrando dos podios: uno, irónicamente, con el equipo de Surtees en Italia y otro con McLaren en Sudáfrica entre 1972 y 1974.

Hubo otros casos como el de Johnny Cecotto, campeón del mundo en la categoría de 350cc en 1975 que, entre 1983 y 1984, disputaría dos temporadas en Fórmula 1 con Theodore y Toleman con ostensiblemente menor éxito. Si nos quedamos en casos de tests, tenemos los más recientes ejemplos de Jorge Lorenzo probando el Mercedes de 2014 en Silverstone o los de Marc Márquez o Dani Pedrosa recibiendo su dosis de Red Bull en el Red Bull Ring. En su día, Max Biaggi también fue otro de los que no escapó de la oportunidad.

Y esto lo podemos llevar más allá de la Fórmula 1, pues también tenemos el caso de Mattia Pasini, que este mismo año ha disputado las 4 Horas de Barcelona de las European Le Mans Series con un LMP3. Jorge Lorenzo también le ha hecho guiños a las carreras de resistencia, participando en las 24 Horas de Barcelona entre otras. Luca Marini, hermano de Valentino Rossi, también fue partícipe en alguna de las aventuras del «doctor». Como guiño algo más «friki», Kevin Schwantz llegó a disputar carreras en las divisiones inferiores de la NASCAR.

Por darse, incluso se dio el caso de pilotos de Fórmula 1 actuales que se subieron a una moto. Evidentemente, la memoria se nos va a nombres que no necesitan presentación como Fernando Alonso, Lewis Hamilton o incluso Michael Schumacher.

En el caso del español, lo haría en un evento conocido como Honda Thanks Day en el circuito de Motegi acompañando a Marc Márquez y otras figuras de la marca nipona. Eso sí, el asturiano llegó a admitir que pasó miedo encima de la moto.

Lewis Hamilton haría su probatura de la mano del gran protagonista de este texto, y es que Valentino Rossi no solo probó varios Fórmula 1 de Ferrari, sino que también se pasó a «la competencia» en un intercambio de monturas realizado en Valencia. Mientras el británico se animaba con la MotoGP, Rossi lo haría con el W08 de 2017.

Por último, pero no mucho menos importante, Michael Schumacher llegó a competir en motociclismo y, como os podéis imaginar, también hizo cata de una MotoGP de Ducati. Sin duda, la vinculación entre las marcas italianas involucradas ha dado pie a bastantes cruces dignos de mención.

La historia de una de las figuras que ha hecho grande al motociclismo no parece detenerse hoy, ni tampoco al final de 2021. Con un WEC entrando poco a poco en el universo de los Hypercar y con los conocidos como LMDh (Le Mans Daytona Hybrid) surgiendo en el horizonte, ¿quién sabe? Lo que está claro es que Le Mans es un objetivo para Valentino Rossi y si hay una marca que estará allí presente, esa es Ferrari. Tan solo debemos esperar.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *