El regreso de Alpine a la cima del motor

0
Comparte

Puede que muchos de vosotros todavía estéis haciéndoos la siguiente pregunta: ¿qué o quién es Automobiles Alpine, la marca a la cual Renault ha dado paso como su imagen principal en la Fórmula 1? Lo cierto es que es curioso, pues Alpine no deja de ser una empresa matriz del fabricante del rombo, un hermano pequeño que nació, eso sí, fuera del corazón de la propia Renault.

El nombre de Alpine no es nuevo, ni muchísimo menos, pues su historia se remonta a la época posterior a la Segunda Guerra Mundial como una entidad que tomaba como base los modelos del momento de Renault. Su fundador, Jean Rédélé, nacido en la localidad costera de Dieppe, era un piloto y mecánico especializado en los vehículos de la ya por aquel entonces poderosa marca francesa, participando en los rallys franceses con modelos que pasarían a ser conocidos como «Alpines» en recuerdo a sus victorias en las pruebas disputadas en los Alpes franceses.

El nacimiento de Automobiles Alpine se daría en 1955 y, a partir de ahí, el crecimiento de la marca vendría de la mano de su retoque de modelos de Renault y, sobre todo, por su desempeño en los tramos y circuitos del mundo, porque sí, el enfoque de Rédélé perduraría fijado en la competición. El primer modelo de Alpine sería el Alpine A106, basado principalmente en el Renault 4CV que tan bien conocía su fundador y, paso a paso y con la colaboración de la propia Renault, se llegaría hasta el legendario Alpine A110 1800, el primer ganador del Campeonato Mundial de Rally en 1973 y el primer ganador de una prueba mundialista con Jean-Claude Andruet.

Pero no todo sería tierra o nieve para Alpine, ni mucho menos. Jean Rédélé también comandaría a su marca al ansiado asfalto del circuito de La Sarthe para buscar la victoria en las 24 Horas de Le Mans a partir de 1966. Tras varios intentos con el Alpine A210, un modelo muy ligero y de teórica poca potencia pero espectacular rendimiento aerodinámico y de consumo, y el menos afortunado Alpine A220, sería finalmente el proyecto de la mano de Renault el que se llevaría el triunfo absoluto con el más que vistoso Renault Alpine A442B en el año 1978, la única de Renault en la mítica prueba de resistencia.

Paralelamente, Alpine también dedicó parte de su tiempo a los monoplazas, y es aquí donde nace el principal vínculo de los franceses con la Fórmula 1. En 1964 haría su aparición el primer Fórmula Junior (o Fórmula 3), el Alpine A310, con nombre idéntico al modelo de calle que nacería en 1971. La presencia de Alpine en las categorías inferiores de monoplazas como el campeonato francés de Fórmula 3 o el Campeonato Europeo de Fórmula 2 daría alas al sueño de un Fórmula 1 con la marca alpina y, con eso en mente, nacería el Alpine A350 en 1968, un modelo que quedaría en desuso ya que la propia Renault se negó a salir mal parada de la comparación con los todopoderosos motores Cosworth.

Este no sería el único modelo de Alpine que se quedaría en la orilla. En 1975, Renault se marcó como objetivo su regreso a la Fórmula 1 con la afamada tecnología V6 Turbo que tantos problemas le daría en sus inicios. Antes incluso de esos inicios, nacería el Alpine A500, encargado por Renault para dar los primeros pasitos en dirección al que finalmente sería el Renault RS01.

A riesgo de que el Alpine A500 quedase eclipsado por la historia, los propios trabajadores de la marca alpina desvelarían a la prensa el proyecto poco antes de que el principal impedimento al debut del Alpine A500 ocurriese: Alpine y Gordini se fusionarían para crear Renault-Sport, unificando a dos nombres con un inmenso peso en el motor ya por aquel entonces.

Desde ese entonces, la marca Alpine quedaría en un ligero segundo plano hasta que resurgiría como parte del WEC de la mano de Signature, campeonato en el que participa desde 2015 con victorias en la categoría LMP2. De forma más reciente, Alpine también ha recuperado el Alpine A110 tanto para los tramos como para los circuitos del mundo, presentando versiones de rally y de GT4. Con todo, su emblema pasará a la historia como un nuevo equipo de Fórmula 1, siendo el decimocuarto constructor francés en el campeonato con Fernando Alonso y Esteban Ocon como sus pilotos.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *