Los hijos del rallycross

0
Comparte

La pasión por la velocidad que sienten los pilotos de Fórmula 1 no es casual. Como tantas facetas de la vida, la afición a las carreras también se transmite de padres a hijos. En ocasiones, los progenitores también han sido maestros de la conducción, como en el caso de los Verstappen o los Sainz; y no son pocos los campeones del Gran Circo cuyos hijos también han pasado por la parrilla. Pero menos frecuente es el hecho de ver a un hijo de un piloto de rallycross dar el salto a los monoplazas.

El rallycross es una disciplina que mezcla lo mejor de las pruebas en circuito y lo mejor de los rallyes, con un formato diferente. Las rondas se disputan en circuitos mixtos, de asfalto y tierra, con una zona alternativa, denominada “Joker Lap”, por la que deben pasar una vez los participantes en cada carrera; y se componen de varias mangas clasificatorias y eliminatorias de corto recorrido. Por poner un ejemplo, en el Campeonato del Mundo se celebran cuatro sesiones de calificación (Q1, Q2, Q3 y Q4) que deben decidir los doce pilotos que pasan a semifinales. Estas se disputan con seis coches en la parrilla y de cada una se clasifican tres para la gran final. El ganador de esa última carrera, a seis vueltas, es el triunfador de la prueba.

Si bien es cierto que la popularidad del rallycross no alcanza la de la Fórmula 1, en los últimos años está viviendo un auge exponencial gracias a la creación del Campeonato del Mundo en 2014. Y ese formato, con carreras cortas, rápidas y emocionantes, está siendo clave para aumentar cada año sus audiencias. Sin embargo, los nombres que pueblan las parrillas de esta emocionante disciplina no son tan conocidos, aunque seguro que si hablamos de los apellidos Wurz o Button, la cosa cambia. Y es que tanto Alex Wurz como Jenson Button son hijos de pilotos de rallycross. El primero es el vástago de Franz Wurz, tres veces Campeón de Europa de la especialidad; mientras que el segundo, Campeón del Mundo de Fórmula 1 en 2009, lo es de John Button, uno de los pilotos más carismáticos de rallycross en Gran Bretaña.

John y Jenson Button, la tierra como origen del éxito en el asfalto

John Button nació el 27 de julio de 1943 en Londres. Pronto comenzó a destacar en las carreras locales británicas de autocross, gracias a la decoración llamativa de su Volkswagen Beetle. Con él, decidió disputar el incipiente Campeonato Británico de Rallycross, que tras aquella primera prueba de la especialidad en 1967, estaba adquiriendo cierta fama. En 1976, consiguió su mejor resultado, al terminar subcampeón en el certamen nacional, al volante de su colorido “escarabajo”. Continuó participando en rallycross en los siguientes años, hasta bien entrada la década de los ’80. Su pasión y trabajo por la disciplina se vio reconocida cuando en 2014, tras muchos años ligado a ella, el campeonato de coches retro de las islas renombró el trofeo al mejor piloto del año como “John Button Memorial Trophy”.

El llamativo Volkswagen Beetle de John Button en plena acción.

Por contra, su hijo Jenson no mostró excesivo interés por este tipo de carreras. Aunque participó en algún espectáculo relacionado con el rallycross, su carrera ha viajado a través de la escalera de los monoplazas hasta llegar a la Fórmula 1. Debutó con el equipo Williams en el año 2000. A continuación, pasó dos años en Enstone, viviendo el cambio de Benetton a Renault, antes de poner rumbo a BAR. Con el equipo de Brackley vivió el ascenso y caída de Honda, y se proclamó Campeón del Mundo en 2009, cuando la estructura cambió su nombre por Brawn GP. Fichó por McLaren, donde se retiró en 2016 tras conseguir numerosas victorias y el subcampeonato en 2011. En 2015, participó en un espectáculo de rallycross con otros pilotos de Fórmula 1 en Lydden Hill, donde pudo probar un Volkswagen Beetle de competición como el de su padre.

Franz y Alex Wurz, maestros de la tierra y el asfalto

Franz Wurz nació el 2 de diciembre de 1946 en Eggern, un pueblo al noreste de Austria. Comenzó su carrera deportiva en 1967 y dos años después ganó la copa austriaca de autocross, encadenando tres campeonatos más de la especialidad en los siguientes años. En 1972, debutó en rallycross y decidió embarcarse en esa disciplina mixta que empezaba a despegar. Al año siguiente, Wurz se proclamó Campeón de Europa al volante de un Volkswagen 1302S (una variante del modelo Beetle). Repitió sus éxitos en 1976 a bordo de un Lancia Stratos HF, y seis años después, en 1982, consiguió por última vez el título de campeón europeo, esta vez en División II (reservada para vehículos 4×4), pilotando un Audi Quattro.

En cambio, su hijo Alex no siguió sus pasos, aunque sí bebió de esa pasión por el automovilismo. El joven Wurz se encaminó hacia los monoplazas, tras probar suerte en el ciclismo. En 1996, consiguió la victoria en las 24 Horas de Le Mans y al año siguiente fichó por Benetton para competir en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Pilotó para el equipo de Enstone hasta el año 2000, tras lo cual, fichó por McLaren para enrolarse como piloto de pruebas y desarrollo. En 2005, suplió al lesionado Juan Pablo Montoya en el Gran Premio de San Marino y dos años después puso rumbo a Williams. Terminó su paso por la Fórmula 1 con tres podios y en 2009 triunfó, de nuevo, en Le Mans. Se retiró de la competición en 2016, pero antes de colgar definitivamente el casco, compitió en dos citas del Campeonato del Mundo de Rallycross en 2018, cerrando así el círculo.

Alex Wurz pilota el Ford Fiesta Supercar durante la cita noruega del Campeonato del Mundo de Rallycross de 2018. Foto: FIAWorldRallycross.com

Además de Alex Wurz y Jenson Button, hay otros pilotos que son hijos de grandes especialistas en otras disciplinas; como por ejemplo, Carlos Sainz. La pasión se transmite como si fuera un componente genético a las siguientes generaciones, pero no es tan habitual ver este tipo de saltos. En esta ocasión, los hijos dejaron las pistas mixtas y los coches cerrados de los padres, por los circuitos de asfalto y los sofisticados monoplazas. Quién sabe si un día, veremos el paso a la inversa…

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *