Canadá, templo de aclamados sin corona | GP’s de Canadá 2008 y 2014

0
Comparte

Hay circuitos que, a lo largo de la historia de la Fórmula 1, han recibido apodos o denominaciones, ya sea en todo el trazado o en secciones concretas. Grandes ejemplo de esto son el «Infierno Verde» (Nürburgring Nordschleife) o el «Muro de los Campeones» (última curva del Circuito Gilles Villeneuve). Curiosamente a este último trazado se le podría adjudicar otra particular denominación.

Casualidades de la vida, el mismo trazado fue testigo, en años separados, de la consagración de pilotos queridos por una gran mayoría de los aficionados y cuyas actuaciones fueron típicas de un gran «underdog». Hoy recordamos el Gran Premio de Canadá 2008 y su edición de 2014, las carreras que le hicieron ganarse nuestro nombramiento personal de «Templo de aclamados sin corona».

Siguiendo con el hilo de coincidencias, ambas carreras contaron con un gran factor de suerte y epicidad y para respetar el orden cronológico, vamos a comenzar por la prueba del año 2008, la que fue la primera y única victoria del polaco Robert Kubica y su equipo BMW Sauber.

Robert Kubica celebra su primera y única victoria en Fórmula 1. | Fuente: FORIX.com

Como contexto, la F1 en 2008 llegaba a Canadá con un Lewis Hamilton líder con una ventaja de apenas 3 y 4 puntos sobre Kimi Räikkönen y Felipe Massa, respectivamente. Mientras que justo detrás, a una distancia de 6 puntos, se encontraba un muy regular Robert Kubica, que acumulaba 3 podios en las primeras 6 carreras.

El polaco tenía cuentas pendientes con Canadá. Un año antes, un aparatoso accidente le hizo renacer de nuevo, salvándose con lesiones mínimas, pero que le impidieron correr en la siguiente prueba en Estados Unidos. Así pues, el de BMW Sauber salió sin guardarse nada y consiguió la 2ª plaza en la clasificación, aunque lejos de un veloz y hábil Lewis Hamilton.

La carrera comenzó con la misma melodía. El británico no tardó en separarse del resto y se fue a más de 5 segundos sobre Kubica. Pero, como decíamos, la suerte tenía que entrar en juego. Un fallo en la caja de cambios provocó el abandono de Adrian Sutil y su mal estacionamiento del coche provocó la salida del Coche de Seguridad y al mismo tiempo el baile en los boxes.

Hamilton, Kubica, Räikkönen, Rosberg y Alonso lideraban y todos ellos copiaron estrategias y entraron a repostar y cambiar gomas. Se podía apreciar lo inquieto y nervioso que estaba Hamilton, que tras un gran esfuerzo liderando, se veía superado por Räikkönen y Kubica en boxes. Y, como viene siendo costumbre, cualquier persona sometida a una gran presión no controla bien sus acciones y el inglés terminó cometiendo un error que podría haberle costado fácilmente el Mundial.

Así quedó el Ferrari de Kimi Räikkönen tras el impacto de Hamilton. | Fuente: FORIX.com

Ante la situación de Safety Car, el semáforo del pit-lane brillaba de color rojo. Räikkönen y Kubica respetaron la señalización y pararon, pero Hamilton no se daría cuenta hasta el último momento y en un intento de evitar la colisión, esquivó a Robert Kubica y colisionó contra el alerón trasero del Ferrari de Räikkönen. Como consecuencia, ambos tuvieron que retirarse, siendo este el único abandono en toda la temporada de Hamilton.

El baile en boxes prosiguió en las siguientes vueltas y hasta 7 pilotos distintos lideraron la carrera. Finalmente, cuando la cosa se estabilizó, Nick Heidfeld tomó el liderato de la prueba. Sin embargo, el alemán iba a una estrategia de parada única, con alta carga de combustible y, por detrás, Robert Kubica le presionaba fuertemente. En esa misma vuelta, el polaco superó a su compañero y se colocó líder de la carrera.

1 año después de rozar la tragedia, el destino le había guardado a Robert Kubica una posición inmejorable. La suerte le sonrió en todo momento y el polaco puso el resto y consiguió dominar la carrera cómodamente hasta entrar victorioso en meta. De esta forma, Kubica logró la que sería su primera y única victoria, hasta el momento, en Fórmula 1.

BMW Sauber celebra con Kubica su única victoria en F1. | Fuente: FORIX.com

Ahora viajamos al pasado más reciente: el inicio de la Era Híbrida. Quizás sea el contexto más conocido para los aficionados noveles. Con la llegada del nuevo reglamento, Mercedes tomó el trono de forma implacable y los demás apenas podían conformarse con las sobras en el podio. En el Gran Premio de Canadá 2014 no iban a levantar el pie y ya en la clasificación le endosaron casi 7 décimas a Sebastian Vettel, que fue 3º.

En la carrera, ambos Mercedes salieron como cohetes a disputarse el liderato. El resultado fue un casi toque que permitió que Sebastian Vettel se colara entre los dos coches plateados. Rosberg se quedó el liderato y la cosa se tranquilizó momentáneamente tras la salida del Safety Car por el accidente entre Bianchi y Chilton. Tras el parón, Hamilton no tardó en deshacerse de Vettel y salir a la caza de Rosberg.

Por detrás, un australiano rabiaba de impotencia. Daniel Ricciardo se veía lastrado tras los dos Williams, al ser más rápido pero no poder adelantar por su déficit de potencia. Mientras tanto, su compañero Sebastian Vettel comenzaba a perder ritmo y eso abría de nuevo el juego estratégico. Williams lanzó un ‘undercut’ contra Vettel, al que Red Bull no tardó en responder.

Ricciardo (izquierda) persigue a los dos Williams. | Fuente: FORIX.com

Aquí llegó el primer toque de suerte y habilidad de Ricciardo, que a pesar de entrar una vuelta más tarde que los demás, consiguió adelantarlos a todos tras una gran vuelta de ingreso. Faltaba el golpe de gracia, que vendría del descalabro de Mercedes. Tras toda la carrera peleando, ambos bólidos sufrían problemas en su motor y sus frenos, lo que desembocó en el abandono de Lewis Hamilton tras una fuerte pasada de frenada y la crónica de una muerte anunciada para Rosberg, que perdía potencia en cada vuelta.

La zona media terminó de barajarse con las paradas de Massa y ambos Force India y esto colocó a Daniel Ricciardo en 2ª posición. El australiano no desaprovechó la oportunidad y fue con todo a por Rosberg, hasta lograr superarlo antes incluso de que se acabara la recta trasera. Esto colocaba al australiano en cabeza y muy bien encaminado hacia su primera victoria.

El único peligro era Felipe Massa, que venía con gomas frecas y un gran ritmo por detrás. Sin embargo, el destino golpeó de nuevo y una colisión entre el de Williams y Sergio Pérez acabó con las opciones de victoria del brasileño. El Safety Car salió para no marcharse y Daniel Ricciardo pasó cómodamente bajo la bandera a cuadros, para lograr la primera de 7 victorias (hasta el momento).

Daniel Ricciardo alza su primer trofeo como ganador en F1. | Fuente: FORIX.com

Nico Rosberg salvó los muebles y asestó un golpe al Mundial tras quedar segundo. Mientras que Sebastian Vettel se llevaba el último cajón del podio y dejaba a todos boquiabiertos tras salvarse de la colisión entre Pérez y Massa con una maniobra de reflejos inhumanos.

De esta forma, Canadá se convirtió en un templo para dos de los pilotos más queridos de este milenio, que curiosamente comparten una gran valoración y nivel… y el no ser campeones. Grandes aclamados, sin corona.

Es complicado vaticinar algo para Kubica, ya que vuelve a quedar en un rol secundario en Fórmula 1. Pero, Daniel Ricciardo cuenta aún con una larga carrera por delante y un nuevo proyecto con McLaren que habrá que seguir. ¿Podrá el australiano alcanzar finalmente ese ansiado Título Mundial?

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *