Los abandonos del GP de Estiria — Menos calor, menos retirados

0
Comparte

Después de un Gran Premio de Austria con hasta 9 abandonos, esta segunda cita de la temporada, también en el Red Bull Ring pero bajo el nombre de GP de Estiria, se ha saldado con únicamente 3 coches retirados. Con un fin de semana de experiencia en este circuito y teniendo unas condiciones distintas, con menos calor respecto a la primera ronda, la fiabilidad ha acompañado más a las mecánicas de los coches. Vamos a explicar las claves de cada uno de ellos.

Esteban Ocon: único problema de fiabilidad

El equipo Renault no está teniendo un arranque de temporada fácil. Pese a que han conseguido puntuar en las dos carreras, los problemas de fiabilidad les han costado dos abandonos que pueden ser clave a final de temporada en la clasificación del Campeonato de Constructores. En el pasado Gran Premio, Daniel Ricciardo se tuvo que retirar por precaución ante un aumento peligroso de la temperatura de su unidad de potencia.

Tras una buena clasificación bajo la lluvia, los dos coches de la marca francesa partían desde la quinta y la octava posición, con Esteban Ocon al frente. En carrera y ya con unas condiciones mucho más calurosas, aunque no tanto como en el pasado GP, las estrategias hicieron que ambos estuvieran luchando por las posiciones de cabeza. Fue entonces cuando llamaron a Ocon a boxes para concluir su carrera, después de que de nuevo los ingenieros de Renault detectaran un aumento de temperatura. Parece que la refrigeración del R.S.20 no está dando los resultados esperados.

Sebastian Vettel y Charles Leclerc: toque entre ambos y desastre para Ferrari

Si el inicio de temporada de Renault no estaba siendo del todo bueno por la fiabilidad, el de Ferrari es todavía peor por el rendimiento del SF1000. Tras una primera carrera donde Charles Leclerc salvó los muebles con unas últimas vueltas espectaculares, esta vez los dos coches de la Scuderia no han durado ni un solo giro. El monegasco intentó adelantar a su compañero por el interior de la curva 3, estando muy encajonado con otros competidores. Leclerc tocó el piano interior y se tocaron rueda trasera con rueda trasera, impulsando el coche del monegasco hacia arriba y arrancando el alerón trasero de Vettel.

Los dos Ferrari se dirigieron a boxes y mientras que Leclerc cambió alerón delantero e intentó continuar, Vettel entró directamente al garaje. Pese a que aparentemente el daño del alerón trasero podría ser reparable cambiando el mismo y aprovechando el coche de seguridad para reengancharse al grupo, en la actual Fórmula 1 es más complicado ya que para que funcione el DRS necesita estar conectado mediante hidráulicos y cables al coche. Esa reparación no se puede realizar con facilidad y el alemán tuvo que concluir ahí su carrera.

Leclerc por su parte intentó continuar pero rápidamente desde el muro se dieron cuenta, todavía bajo régimen de coche de seguridad, de que el coche no estaba en condiciones de seguir. El nuevo fondo plano que trajo como mejora la Scuderia estaba muy dañado en su parte posterior izquierda, justo donde impactó con la rueda de Vettel. Esos daños, que si que son irreparables, producían una perdida de carga aerodinámica muy grande, generando turbulencias y anulando gran parte del efecto suelo. Un doble abandono en uno de los peores momentos de Ferrari en los últimos años.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *