Los abandonos del GP de Hungría — La fiabilidad vuelve con solo un retirado

0
Comparte

La Fórmula 1 ha disputado este fin de semana su tercer Gran Premio de la temporada y primero fuera del Red Bull Ring. Las largas rectas y frenadas del circuito situado en las colinas de Estiria han dado paso a un Hungaroring muy revirado que obliga a los equipos a traer sus paquetes aerodinámicos de alta carga. Si en la primera carrera de la temporada abandonaron 9 coches para en la segunda reducirse ese número a 3, en esta ocasión solo ha habido un abandono, el de Pierre Gasly por problemas de fiabilidad en su caja de cambios.

El trazado situado a las afueras de Budapest cuenta con pocas frenadas fuertes, por lo que no es un circuito que sea muy crucial para los frenos, aunque al no haber muchas rectas puede ser complicada la refrigeración si se circula muy cerca del coche de delante. Con la carrera empezando con la pista mojada y con las nubes cubriendo el cielo, no se han visto problemas de fiabilidad producidos por las altas temperaturas como si sucedió en las dos carreras anteriores. Además, al ser el tercer GP del año, los equipos han podido solucionar los problemas que han ido apareciendo.

Pierre Gasly, con problemas desde el sábado

Pierre Gasly ha sufrido problemas en su Alpha Tauri desde la clasificación de ayer. El piloto francés logró un gran tiempo en su primer intento en Q2 que le permitió pasar a la fase decisiva. Pero debido a fallo en su unidad de potencia, Gasly no pudo hacer su intento en Q3 y se tuvo que conformar con salir desde la décima posición. Por seguridad, el equipo decidió para el día de hoy cambiar el ICE, el MGU-H, el Turbo y el MGU-K. Al ser el segundo elemento utilizado de cada esta temporada, no fue sancionado con ninguna posición en parrilla. En carrera, el coche estaba funcionando correctamente y pese a haber perdido la posición con su compañero por parar una vuelta más tarde, Gasly estaba en condiciones de luchar por los puntos.

En la vuelta 15, el francés tuvo que entrar a boxes con un fuerte humo saliendo de la parte trasera de su monoplaza, que le obligó a retirarse. Fue el único abandono del Gran Premio, que nos dejó con varias batallas en pista al límite que podrían haber acabado con más de un retirado. Los únicos coches que sufrieron daños fueron el de Nicholas Latifi, que se tocó con Carlos Sainz Jr en boxes y sufrió un pinchazo y el de Max Verstappen, que impactó contra las barreras en la vuelta de salida de boxes. Los mecánicos de Red Bull protagonizaron una de las imágenes del GP reparando el alerón delantero y la suspensión en parrilla, labor que hicieron a las mil maravillas y que le permitieron al neerlandés acabar en segunda posición.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *