Hamilton, Verstappen y ‘el incidente de Silverstone’: ¿fue correcta la sanción?

0
Comparte

Los incidentes en la Fórmula 1 tienden a ser como la discusión sobre si la tortilla española es mejor con o sin cebolla: existen opiniones para todos los gustos, nadie parece estar nunca de acuerdo y al final nadie cambia de parecer. Más allá de que la cebolla es un sacrilegio en la tortilla, los aficionados a la Fórmula 1 han vuelto a lanzar opiniones apasionadas tras el que podría ser uno de los momentos definitorios de la temporada 2021: la colisión entre Lewis Hamilton y Max Verstappen en la primera vuelta del Gran Premio de Gran Bretaña, la cual desgranamos paso a paso junto a las sanciones y sus consecuencias.

La colisión sucede en la novena curva del circuito, Copse, pero empieza a fraguarse en una salida en la que Verstappen, partiendo desde la línea exterior, sale con peor tracción que Hamilton, el cual posee el interior camino de la primera curva, Abbey. Pese a ello, el piloto de Red Bull no cede y conserva su posición de privilegio camino de la sección revirada. No contento con quedarse atrás, el heptacampeón de Mercedes lo busca de nuevo en la recta del Hangar. Aquí es donde Verstappen lleva a cabo un gran movimiento defensivo, primero lanzándose hacia el interior de la trazada y después hacia el medio de la pista, donde ambos casi se tocan rueda a rueda. Aunque Hamilton logra llegar por delante a la curva, es su rival quien posee ahí la trazada ideal, cruzándose justo delante de él entre Brooklands y Luffield.

Hasta aquí, un duelo super agresivo, limpio y disputado al extremo, como otros tantos que han propiciado esa sección de curvas en Silverstone. No obstante, la batalla no había terminado, y aquí es donde todo saltó por los aires. Hamilton, haciendo gala de la máxima potencia de su Mercedes, dio caza por rebufo a Verstappen en la antigua recta de los pits y se lanzó al interior a la par que su rival intentaba cerrarle la puerta, estando sus ruedas delanteras a la altura de las traseras del neerlandés. Fue aquí donde se produjeron los movimientos clave que desembocaron en la colisión final.

A la hora de afrontar Copse, Verstappen aboga por abrir un poco la trazada. Un movimiento muy breve a izquierdas, pero suficiente para que Hamilton, que levanta o frena un poco más tarde, consiga en esas décimas de segundo situarse casi en paralelo con el piloto de Red Bull… a la par que él también se desplaza ligeramente a la izquierda. Esa decisión, tomada probablemente de modo instintivo, genera el acordeón final: Verstappen concluye su maniobra tomando la curva por una trazada razonablemente rápida, mientras que el británico, que iba un poco más apurado en la reducción de velocidad y con espacio por el interior, ha perdido el margen para coger el vértice de la curva, del cual le separa medio coche. Este hecho se hace aún más evidente al comparar su adelantamiento posterior sobre Charles Leclerc, quien no opta por abrir trazada antes de entrar en Copse, lo que permite a Hamilton coger el vértice y manda al monegasco a los badenes exteriores.

Tras la reanudación del evento, Dirección de Carrera decidió penalizar con 10 segundos a Hamilton por «causar una colisión». En su razonamiento oficial, que incluye la retirada de dos puntos del carnet, los comisarios determinaron que el coche de Hamilton «estaba en una línea que no alcanzaba el vértice de la curva, con espacio disponible en el interior. Cuando (Verstappen) giró en la curva, (Hamilton) no evitó el contacto. (…) Se determina que (Hamilton) tiene la culpa predominante». Hamilton cumplió esta sanción durante su parada en boxes, perdiendo solo posición con Valtteri Bottas debido a la mala parada de McLaren con Lando Norris, pero el efectivo trabajo de Mercedes a la hora de ‘apartar’ a su compañero y una buena remontada le permitieron superar a Leclerc a dos vueltas del final para conseguir su octava victoria en casa, un récord absoluto en la historia de la Fórmula 1.

Durante la bandera roja y después de la carrera, se produjeron múltiples alegatos a favor o en contra de la culpabilidad de Hamilton. Los más vehementes, en efecto, fueron los propicios a la sanción, procedentes de Red Bull, con un Christian Horner que culpó inmediatamente a Hamilton en su comunicación por radio con Michael Masi, asegurando que «Hamilton sabe perfectamente que no se adelanta en esa curva», una opinión que repitió a posteriori. También calificó la maniobra de «inaceptable», y el resultado final como un «triunfo vacío», haciendo hincapié en el hecho de que su piloto se encontraba en el hospital. Precisamente desde allí habló también Max Verstappen, quien ponderó que la efusiva celebración de Hamilton tras la carrera fue ‘irrespetuosa’ y ‘antideportiva’.

Existen opiniones encontradas entre quienes recuerdan incidentes similares sin sanciones, o que simplemente disfrutan de las buenas peleas que, a veces, terminan en colisiones. En una primera vuelta, con una victoria y un campeonato en juego, a 250 kilómetros por hora, tener o perder el control está separado por una fina línea, más fina que un hilo de coser. Un campeón debe ser ambicioso e ir a por todas. Algunos hasta consideran a Verstappen en el debe de la acción por, supuestamente, cerrar la trazada. Por otro lado, las duras consecuencias de la acción y la recuperación de Hamilton ha enervado a muchos otros que afirman que la sanción no fue suficiente, y que al vigente campeón ‘le salió gratis eliminar a su adversario’. La verdad probablemente esté en un término medio similar al de la sanción empleada. Pese a todo, aquí tienen los hechos, y suyo es el juicio.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *