Las Claves del Gran Premio de Austria F1 2021

0
Comparte

Una vez se ha apaciguado (por ahora) el revuelo generado por la polémica sesión de clasificación, es momento de centrarnos en lo que será una carrera con dos frentes claros: Max Verstappen, y la lucha por el podio, en la que estará Mercedes. Los de Brackley hoy han sufrido mucho a una vuelta, y se han quedado a un paso de recibir sanción. Aun así, tocará minimizar daños frente a Red Bull.

Verstappen, ¿victoria cómoda?

Porque es Red Bull quien manda en casa. Es Red Bull quien se ha subido a las barbas de Mercedes, y estos intentan cortárselas antes de que hagan más daño. Aún así, no se puede cantar victoria en Austria tras un sábado casi perfecto para los de Milton Keynes. Recordemos que Verstappen ya tuvo que remontar en 2019, por lo que una mala salida puede animar el cotarro. A diferencia de aquella temporada, esta vez está Lando Norris a su lado.

Esto implica que el ritmo de cabeza, de ser Norris el que se ponga primero en la salida, será algo más lento que de costumbre. Esa es la premisa que necesita Lewis Hamilton si no quiere que Verstappen se escape y gane con comodidad. Además, el neerlandés cuenta con Sergio Pérez en tercera posición, por lo que las espaldas están cubiertas.

Por lo general, deberíamos esperar un doblete de Red Bull. La única amenaza de ese doblete es Lewis Hamilton. Lo dejamos en la nevera porque dependerá de lo rápido que supere a Lando Norris, y de lo que le cueste adelantar a Pérez. Si por cualquier caso está tercero, con los dos Red Bull delante, éstos actuarán como los leucocitos y frenarán el avance del heptacampeón.

Mercedes sólo tendrá una vía de ataque. Valtteri Bottas vuelve a estar hundido en el top-10, y esa remontada le va a reducir casi al mínimo las oportunidades de poder ayudar al equipo. Los pilotos de su alrededor llevarán neumáticos blandos, así que tendrá que esperar a que le venga la carrera.

©LAT Images

Estrategia

Hablando de neumáticos, la estrategia será fundamental. La elección de Pirelli es más agresiva que la de la semana pasada, pero comparten compuestos. Los que hoy son medios, la semana pasada eran blandos, y los duros en este Gran Premio son los medios de hace 7 días. Si tenemos que basarnos en esta premisa, podemos deducir que el neumático blando será la goma a evitar.

Por un motivo: se destruye fácilmente y eso significa una parada extra en boxes. Es por esto que ayer casi todos los clasificados a Q3 (entre ellos un increíble Goerge Russell) hicieron su tiempo en Q2 con los medios. Lance Stroll, Yuki Tsunoda y Pierre Gasly saldrán con los blandos, mientras que la única duda del top-10 es Charles Leclerc.

El de Ferrari hereda esa décima posición en detrimento de Sebastian Vettel, penalizado por obstaculizar a Fernando Alonso en la fase final de la Q2. El alemán de Aston Martin sufrirá lo indecible al inicio de carrera, a llevar gomas blandas frente a un pelotón de pilotos con elección libre.

Lo que sí limitará el desgaste son las temperaturas más bajas. Se espera que la carrera sea a dos paradas, pero con una se puede llegar muy justo. La idea es que se monte: medio-medio-duro, aunque un medio-duro es plausible. Dependerá de la agresividad de los equipos a la hora de afrontar la carrera. Ir a dos paradas por parte de Mercedes es una opción, pero necesitará vía libre para tirar. La semana pasada casi le funciona ésta estrategia a Pérez, pero las gomas eran más duras. Con caucho más blando, hay más opciones de que puedan sacar rédito.

No menciono el impacto de la lluvia porque no va a llover. Día gris en el Red Bull Ring, pero sólo eso. El líquido elemento se espera de noche. Aunque, para qué negarlo, un chaparrón repentino siempre es bienvenido. Aun así, intento el contra-gafe y digo que no llueve. Como pasó en Imola.

¿Puntos para George Russell?

La carrera de George Russell pasa por no meterse en líos. En el último Gran Premio, la fiabilidad le costó estar en zona de puntos. De terminar hoy entre los 10 primeros, sería la primera ocasión en la que Williams puntúa desde Robert Kubica en Alemania 2019. El ritmo lo tiene, así como la estrategia.

La vuelta perfecta de ayer le deja con opciones de alargar al máximo el primer relevo, elemento fundamental si quiere salir en zona libre de tráfico tras su primera parada. Esa será la columna vertebral del posible top-10 del británico, que llama a la puerta de Mercedes con ganas. Un buen resultado frente a Valtteri Bottas (en comparación) puede decantar la balanza antes de las decisiones que tomen las altas esferas de los de Brackley.

Una carrera decisiva en el devenir del campeonato. Red Bull tiene opción de dar un puñetazo encima de la mesa, tanto en el campeonato de pilotos como en el de constructores. Mercedes se desmorona en un año de transición a la normativa 2022. Aunque quede mucha temporada, el punto de inflexión puede llegar pronto.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *