George Russell y la sed de venganza

0
Comparte

En la Fórmula 1 hay actuaciones y actuaciones. Destellos de talento que hacen que varios cuellos se giren en la dirección de lo sucedido y que los cimientos de un campeonato tan importante como la Fórmula 1 tiemblen. George Russell, en el día de hoy, ha sido uno de esos máximos protagonistas, si bien es cierto que no ha sido el único. Con todo, es de justicia repasar qué ha hecho el piloto británico en la clasificación del Gran Premio de Austria.

Hay que partir de la base de que el Williams está cómodo tanto en clasificación como en el Red Bull Ring, no hay más que ver lo cerca que estuvo Latifi del milagro de pasar a Q2 en Estiria. Estos dos factores, combinados con a las manos de George Russell una vez más, hicieron hoy el resto. Si echamos la vista un poco más atrás, el piloto británico tuvo su mejor posición en parrilla de salida con Williams en el Gran Premio de Estiria de 2020. La carrera sería una historia distinta, un episodio que se repitió casi calcado en el Gran Premio bajo el nombre de dicha región de este curso.

Tras rozar la Q3 en la pasada ronda, hoy George Russell ha tumbado ese muro que el equipo Williams no superaba desde el Gran Premio de Italia de 2018, cuando Lance Stroll pasó el corte en Monza. El tamaño de esta gesta es incluso más impresionante cuando observamos que Russell ha pasado de sesión con los neumáticos medios, dejando al margen a los dos Ferrari y asegurándose arrancar en el día de mañana con una estrategia bastante favorable desde una más que posible octava posición. Incluso podría ir a más si se ejecutan ciertas sanciones.

Eso sí, no podemos olvidar cual es el mal endémico del Williams y que ya le ha costado al propio Russell más de una actuación brillante en clasificación: el ritmo de carrera. Pero… ¿cómo de malo es este ritmo en el Red Bull Ring? Ahí está el asunto, y es que George Russell no se desenvolvió especialmente mal en el pasado Gran Premio de Estiria, plantando cara a pilotos con monoplazas superiores como Fernando Alonso y Yuki Tsunoda. El motor Mercedes aún aprieta.

Dejar a Carlos Sainz fuera de la Q3 con un Ferrari por 6 milésimas ya fue una hazaña, pero mantener a los dos monoplazas de Maranello se asemeja imposible, sobre todo si repasamos la actuación de ambos en la pasada carrera, donde remontaron desde posiciones similares.

En condiciones normales, un resultado en los puntos parece una nueva odisea imposible en manos de George Russell. El Williams ha dado un paso al frente y, definitivamente, ya no es el peor monoplaza en detrimento de una Haas hundida a perpetuidad en este curso 2021. Los de Grove ya miran a Alfa Romeo de tú a tú gracias al piloto de King’s Lynn, pero los puntos siguen estando en manos del equipo gestionado por Sauber. Tampoco podemos olvidar su actuación hace una semana, con Kimi Räikkönen rozando los puntos.

Una carrera caótica podría aumentar considerablemente las opciones de Russell, pero estamos dando por supuesto que deberían abandonar una media de tres pilotos para que el inglés pudiese sumar en su casillero por primera vez con Williams. ¿Veremos mañana un nuevo milagro de su parte o nos encontraremos con la enésima situación desafortunada que eche por tierra los esfuerzos de Grove?

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *