Y entre banderas rojas, surgió el rojo Ferrari

0
Comparte

El sorprendente y curioso idilio entre los circuitos urbanos y la Scuderia Ferrari en este 2021 parece no tener fin. Justo en la semana en la que se confirmaba que el Gran Premio de Singapur se caería del calendario ante las limitaciones y complicaciones por el COVID, los de Maranello volvían a sacar músculo en un circuito en el que nunca han ganado. Eso sí, sin olvidar la pole de 2018 que Sebastian Vettel solventaría a su manera en carrera.

Pero esto es distinto, o quizás no tanto, porque nada es igual en Azerbaiyán. En todas las visitas que la Fórmula 1 ha hecho al trazado azerí siempre ha habido un factor u otro que ha revolucionado el status quo de la parrilla y, en cierto sentido, la pole de Charles Leclerc, número 230 de la Scuderia Ferrari, así lo confirma.

La clasificación se transformó en una concatenación de banderas rojas que complicaron y mucho la existencia a los pilotos. Dos en la Q1 y una para cada sesión restante para ser exactos, alterando planes y posiciones. Sabíamos que Ferrari poseía un ritmo especial tras los libres y que Mercedes encontró unos problemas que no solventaron hasta prácticamente el descuento, pero una sublime vuelta de Charles Leclerc apoyada en un torpe rebufo de Lewis Hamilton dio la campanada.

Un tiempo de 1:41.218 en el momento adecuado, el primer intento, sería la clave, sobre todo considerando el abrupto desenlace que tendría la Q3. Esta mezcla de ritmo y fortuna pondrían al monegasco al frente de la clasificación para finalmente escapar del sábado con su novena pole position, la primera en Azerbaiyán y la segunda consecutiva en 2021. Lewis Hamilton salvaría una vez más los muebles con una segunda posición en amenaza constante, salvada por la bandera roja provocada por Yuki Tsunoda y rematada por Carlos Sainz.

Y es que Carlos Sainz fue la otra cara de la moneda de Ferrari, si es que a un quinto puesto a tres décimas de la pole se le puede considerar una decepción en sí. El madrileño tampoco pudo progresar en el intento definitivo porque, sencillamente, se topó con Yuki Tsunoda, que a su vez se topó con el muro de la curva 3. La historia será ver qué pueden hacer ambos pilotos con un ritmo teóricamente inferior al de los dos grandes protagonistas de esta temporada.

Por lo pronto, lo que sí sabemos es que la novena pole position de Charles Leclerc llega en un momento ideal. Tras la decepción de Mónaco, salir de Bakú con un buen resultado e incluso un más que plausible podio animaría más todavía una lucha por ser el mejor del resto. Una lucha en la que Ferrari, poco a poco, parece separarse buscando cotas más altas y donde Charles Leclerc quiere resarcirse con el que podría ser su primer cajón desde Gran Bretaña 2020. Quién nos lo iba a decir considerando el enorme sufrimiento de Ferrari cada vez que una recta aparecía en el horizonte.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *