La falsa crónica o el GP de Francia que nunca fue

0
Comparte

Permitidme que empiece la introducción a la falsa crónica del GP de Francia no con una mención a nuestro mundo paralelo sino a la realidad. Este fin de semana la Fórmula 1 -la real, la de carbono y metal- vuelve a la acción con el Gran Premio de Austria. Pensé mucho sobre lo que había que hacer con esta serie una vez tuviéramos de nuevo carreras tangibles y aunque había interés en seguir hasta final de año, tomé la decisión de terminar esta serie antes de que resultara totalmente redundante. Por ello, la novena carrera falsa será la última. Eso sí, nuestro campeonato no termina en Francia y a lo largo de las próximas semanas procuraremos traeros una última nota a modo de desenlace a esta temporada 2020 que algunos hemos usado para entretenernos mientras los motores estaba parados. En cualquier caso, arrancamos una vez más con nuestras historias…

La Fórmula 1 llegó a Francia después del GP de Canadá con muchas noticias anunciadas. Tras el anuncio sobre su marcha de Renault, Daniel Ricciardo confirmó que su destino sería McLaren, precipitando que el equipo de Woking le confirmara junto a Lando Norris para 2021, permitiendo a su vez que Carlos Sainz y Ferrari hicieran pública su asociación para el próximo año. El misterio se centra ahora en un Sebastian Vettel que a día de hoy está sin volante. El tiempo dirá…

El último fulgor de las flechas de plata

En ese sentido, quizás tanta incertidumbre había afectado al tetracampeón alemán, algo apagado durante unos entrenamientos libres del viernes en los que Mercedes anduvo mucho mejor que sus rivales aunque con Charles Leclerc peleando con los Red Bull, la situación aún podía tener algo de interés. Eso sí, las impresiones de la mayor parte de los periodistas en el paddock eran las de un Gran Premio ‘al estilo 2019’ con las flechas de plata claramente por delante. Precisamente el color de los Mercedes era noticia tras anunciarse el jueves que se jubilaría después de la cita de Paul Ricard. De cara al Red Bull Ring, los W11 irán en un elegante y sorprendente color negro apoyando el movimiento de #BlackLivesMatter.

En este caso, Paul Ricard sirvió como el lugar perfecto para marcar el rendimiento de los distintos monoplazas de la temporada 2020 de Fórmula 1. En ese sentido no hubo sorpresas al ocupar la última fila los dos Williams con Russell por delante de Latifi, mientras Magnussen y Grosjean eran décimo séptimo y décimoctavo respectivamente. El último eliminado, el más rápido de ellos, era Antonio Giovinazzi con el segundo Alfa Romeo. Algo mejor lo tuvo su compañero de equipo, un Kimi Räikkönen que dejó atrás a los dos AlphaTauri y al Racing Point de Stroll. Estos tres ocupaban las posiciones entre la décimo tercera y décimo quinta, mientras el finlandés se colaba en la sexta fila de parrilla. Por delante pero también eliminado, Ricciardo se vio superado por Ocon en el último momento.

La Q3 tuvo poca historia en la pelea por la pole position con Lewis Hamilton claramente por delante y con un nuevo récord del trazado, batiendo a Valtteri Bottas. Charles Leclerc y Max Verstappen fueron tercero y cuarto con Alexander Albon quinto por delante de un poco entusiasmado Sebastian Vettel. Sergio Pérez fue el mejor del resto con la séptima posición, batiendo a Lando Norris, Esteban Ocon y Carlos Sainz. Con altísimas temperaturas en el circuito del sur de Francia, las expectativas para el domingo no eran necesariamente las de tener una gran carrera pero sí las de ver a unos pilotos llevados un poco más al límite de lo habitual en el aspecto físico, además de unas máquinas con un poco más de riesgo mecánico.

Sorpresas, pocas

Casi como si el Gran Premio de Francia fuera el final de un sueño o el despertar de un largo y extraño letargo, Paul Ricard ofreció su menú de verano habitual desde su retorno al calendario en 2018. La salida, momento habitual de algunos líos en las primeras curvas además de la ocasional sorpresa, no trajo grandes cambios. Apenas algo de acción fuera de los puntos mientras el top 10 se mantenía exactamente en el mismo orden durante los primeros giros. Así, Hamilton era el líder de carrera por delante de un Bottas que no podía ni tocarle mientras Leclerc se defendía de los ataques del siempre agresivo Verstappen. La normalidad en la Fórmula 1 hasta que el neerlandés contactó ligeramente con el monegasco. La jugada acabó con trompo para el 33, que cayó hasta la décima posición.

De esta forma, el público podía por lo menos vibrar con la pseudo-remontada de un Verstappen que desde la décima posición buscaría recuperar tantos puestos como le fuera posible. Los coches con propulsores Renault le costaron relativamente poco y para cuando la carrera llegó a su ecuador, «Mad Max» era ya séptimo y presionando a «Checo» Pérez. El mexicano logró aguantar el ataque de Verstappen con valor pero al final el Red Bull se impuso gracias a su mejor rendimiento y al talento de su piloto, capaz de adelantarle de forma espectacular. Mientras tanto, la carrera por delante no tenía ninguna variación en el orden en pista.

La vuelta a la normalidad veraniega

Así, con el mejor coche, Hamilton empezó a dar todo un recital. El británico no contaba con oposición real de su compañero de equipo y a golpe de vuelta rápida, poco a poco iba tomando ventaja en carrera. Ni siquiera llegaría a escucharse el ya ‘famoso’ mensaje por radio del hexacampeón a su ingeniero de pista en el que se quejaría de neumáticos. El W11 funcionaba a la perfección, en sincronía con un piloto feliz en su monoplaza y en su equipo. Tras la carrera, había quien vería señales de un acuerdo inminente entre Hamilton y Mercedes. Sobre todo tras saberse que el cambio de color del coche del equipo de Brackley para Austria venía motivado en buena parte por el propio Hamilton.

Llegando al último tercio de la prueba, la ventaja del líder era de cerca de diez segundos. Pero si la carrera de Hamilton había sido excelente, la del segundo clasificado durante toda la prueba no estaba siendo precisamente mala. Bottas no lograba rodar al ritmo de su jefe de filas pero se escapaba de forma clarísima del Ferrari de un Charles Leclerc que era tercero pero a casi quince segundos del finlandés. Los tres primeros clasificados rodaron en solitario durante buena parte de la carrera, generando un evento que de nuevo falló en convencer a los aficionados, llevando a la Fórmula 1 a tener que repensar cómo plantearse la presencia de un Paul Ricard que quizás funcionaría mejor con una recta algo más larga en el Mistral.

Por detrás, la mayor pelea del Gran Premio la protagonizaron Vettel y Albon, con este último demostrando que la primera mitad de temporada le ha servido para aprender cómo lidiar con los grandes de la categoría. El anglotailandés declararía tras la prueba que se siente preparado para pelear por estar habitualmente en el podio tras verse capaz de batir a todo un cuatro veces campeón del mundo cono Vettel. Mientras tanto, la prueba seguía adelante con el ‘encefalograma plano’ del vuelta a vuelta con los tres hombres de cabeza manteniendo sus posiciones.

Mercedes, la gran favorita

De esta forma, Lewis Hamilton completó una clásica victoria veraniega de las que apunta a un auténtico candidato al título. El británico, con seis campeonatos en su haber, sale con un liderazgo reforzado en la general y enfrenta la parte estival de la temporada con energías renovadas después de un inicio movido por parte de los tres equipos dominantes de la categoría. Con Valtteri Bottas segundo en carrera y a solo nueve puntos de la general, la batalla en Mercedes está lejos de terminarse. Sobre todo con las renovaciones aún por certificarse de cara a la temporada 2021. El podio en Paul Ricard lo completó Charles Leclerc, tercero en discordia en la pelea por el título.

Alexander Albon celebró una muy sólida actuación con un cuarto puesto, en parte aprovechándose de un Sebastian Vettel -quinto- poco inspirado y nada cómodo este fin de semana, además de los problemas de Max Verstappen. El neerlandés parecía lanzado a por los hombres de cabea después de quitarse a Pérez de encima pero no llegó a adelantar a Vettel a pesar de sus intentos. Por detrás, el Racing Point fue séptimo por delante de un de nuevo muy rápido Carlos Sainz, con Esteban Ocon noveno en casa y Lando Norris cerrando la zona de puntos al ser décimo. La Fórmula 1 sigue este fin de semana en Austria, aunque ya en el mundo real y con los puntos a 0. En nuestra realidad alternativa, la conclusión deberá esperar algunos días más…

Clasificaciones generales

PILOTOS
1- Lewis Hamilton – 151p
2- Valtteri Bottas – 142p
3- Charles Leclerc – 140p
4- Sebastian Vettel – 129p
5- Sergio Pérez – 97p
6- Max Verstappen – 93p
7- Alexander Albon – 72p
8- Carlos Sainz – 47p
9- Esteban Ocon – 34p
10- Kimi Räikkönen – 29p
11- Pierre Gasly – 18p
12- Lance Stroll – 17p
13- Lando Norris – 17p
14- Daniel Ricciardo – 16p
15- Brendon Hartley – 8p
16- Kevin Magnussen – 4p
17- George Russell – 2p
18- Daniil Kvyat – 2p
19- Antonio Giovinazzi – 1p
20- Nicholas Latifi – 1p
21- Romain Grosjean – 1p
22- Robert Kubica – 0p
23 – Sergio Sette Câmara – 0p

EQUIPOS
1- Mercedes – 294p
2- Ferrari – 277p
3- Red Bull – 174p
4- Racing Point – 116p
5- McLaren – 64p
6- Renault – 50p
7- Alfa Romeo – 31p
8- AlphaTauri – 10p
9- Haas – 5p
10- Williams – 3p

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *