La falsa crónica o el GP de Australia que nunca fue

3
Comparte

Habría que vivir debajo de una piedra para no saber que el Gran Premio de Australia 2020 de Fórmula 1 fue cancelado como consecuencia de la situación actual con el Coronavirus COVID-19. El pasado viernes el fin de semana estuvo relativamente cerca de seguir adelante. En efe.uno, a falta de carreras reales nos imaginamos lo que bien pudo haber sucedido en Albert Park en caso de haberse disputado la primera carrera de la temporada. Imaginación y una dosis de realismo para hablar de la carrera que nunca fue.

Hamilton, pole en medio de la polémica

Después de unas muy tensas reuniones entre los jefes de equipo, de alguna manera el Gran Premio de Australia siguió hacia adelante entre grandes alegrías de los aficionados concentrados en Albert Park y las críticas de la comunidad internacional. La mentalidad de «The Show Must Go On» primó por encima de todo pero los intereses económicos se impusieron al sentido común. La Fórmula 1 seguía adelante aunque sin algunos de sus protagonistas. McLaren había anunciado su retirada de la carrera mientras Sebastian Vettel, Kimi Räikkönen y Max Verstappen habían vuelto a casa antes de hora.

De esta forma, sus equipos se vieron obligados a buscar quien pudiera y quisiera correr en unas circunstancias para nada habituales. En Ferrari se optó por sentar en el SF1000 a Brendon Hartley, único reserva disponible. Se llegó a hablar de Antonio Giovinazzi, pero la ausencia de su compañero en el equipo de Hinwil le obligó a actuar como cabeza de escuadra. Le acompañó Robert Kubica en lugar del finlandés. Donde sí hubo cambio de asientos es en Red Bull, con un Pierre Gasly que recibió una inesperada oportunidad al lado de Alexander Albon, lo que permitió que Sérgio Sette Câmara debutara en la F1 con AlphaTauri.

La sesión clasificatoria no arrojó grandes sorpresas. Mercedes había probado el DAS en los entrenamientos libres pero no tomó el riesgo de usarlo en la sesión clasificatoria. Aún así, Hamilton logró bajar del 1:20 y se llevó la pole position por delante de Valtteri Bottas. La tercera posición fue para un Charles Leclerc que se encontraba cómodamente por delante de Alexander Albon. Quizás la sorpresa la daba un Sergio Pérez que logró superar a los sustitutos de lujo de Red Bull y Ferrari, sexto y séptimo respectivamente. Ricciardo, Ocon y Magnussen completaron el top 10.

Mercedes, al frente tras la salida

En la salida, los pilotos de Mercedes se comportaron y mantuvieron sus posiciones. Daimler había querido retirarles del fin de semana y la única manera de justificar la decisión de seguir adelante era con el mejor resultado posible. Con dos pilotos relativamente apáticos y sin ánimos de tomar riesgos excesivos, en cierta manera la carrera llegó a su fin tras la primera curva. Por detrás, un animado Magnussen entró con demasiada alegría y golpeó a Ocon, quedando ambos fuera de carrera a las primeras de cambio. Kvyat tenía que salirse de pista para esquivarles pero podía seguir adelante.

En la zona delantera, los Mercedes empezaron a distanciarse poco a poco mientras Leclerc quedó en zona de nadie por delante de un Albon que se las veía y se las deseaba defendiéndose de los ataques de un Pérez muy competitivo en el ‘revolucionario’ Racing Point. Tras el mexicano, Gasly y Hartley buscaban dar su mejor impresión en sus respectivas tareas. Ambos tuvieron que esperar a la llegada de las paradas en boxes, parando dos vueltas antes que un Pérez que perdía la oportunidad de optar a un gran resultado.

Duelo desganado con resultado previsible

En cabeza de carrera, sin sorpresas, Mercedes mantuvo la formación con las paradas de Hamilton y Bottas en las vueltas 18 y 20 respectivamente. Las flechas de plata montaron neumáticos medios tras haber partido con los blandos y tiraron hasta el final, donde Lewis Hamilton se proclamó ganador de la primera carrera del año por delante de Valtteri Bottas. A casi diez segundos del finlandés, Charles Leclerc completó el podio sin acabar de dar impresiones definitivas del Ferrari. Se llevó una inesperada vuelta rápida que sigue dando que pensar.

El top 5 lo completaron los dos Red Bull, con Alexander Albon cuarto y Pierre Gasly en una más que correcta quinta posición en su breve retorno al equipo principal de la marca de bebidas energéticas. Brendon Hartley obtuvo el mejor resultado de su carrera en la Fórmula 1 al ser sexto en su primera carrera con el equipo Ferrari. El neozelandés no podía ocultar su satisfacción por el trabajo bien hecho pero en el podio las celebraciones fueron relativamente comedidas. Hablando con Martin Brundle como entrevistador del podio, el actual campeón instó a la gente a seguir las recomendaciones para evitar contagios masivos por Coronavirus.

Racing Point y la otra Fórmula 1

El ganador en ‘la otra Fórmula 1’ fue Sergio Pérez, sin apenas oposición con la ausencia de McLaren. En todo caso, por poco le fue al mexicano de no estar algo por delante. Su ritmo no había estado a la altura de los tres primeros pero sí había estado cerca de Gasly y Hartley, siendo Albon un objetivo quizás realista de no haberse quedado clavado tras su parada por detrás de los ‘pilotos invitados’. Daniel Ricciardo completó una carrera bastante anónima en octava posición con unos 4 puntos que a Renault le van a ir muy bien.

La zona de puntos la cerraron para sorpresa general Lance Stroll en novena posición y Antonio Giovinazzi en décima. Daniil Kvyat habría tenido ritmo para lograr más cosas pero su salida de pista inicial de había perjudicado. Por detrás, drama de Grosjean con un abandono por problemas en la caja de cambios cuando rodaba en zona de puntos, mientras la zona colera vivió de la pelea entre Sérgio Sette Câmara y Nicholas Latifi por evitar la última posición. El brasileño era más rápido pero un trompo en los compases finales le dejó por detrás del canadiense, aunque dio buenas sensaciones sin haberse podido preparar en condiciones.

Destacable también la actuación de un Robert Kubica que fue duodécimo, batiendo a un George Russell evidentemente más cómodo y competitivo que en 2019. En cuanto a la Fórmula 1, deja Australia con una sensación muy agria a pesar de haberse podido disputar la primera carrera y con un futuro muy poco claro al estar la segunda carrera del año a la vuelta de la esquina. El Gran Premio de Bahréin debe disputarse esta semana a puerta cerrada y la misma situación vivida la semana pasada podría repetirse esta vez.

Quizá te interese
3 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *