La falsa crónica o el GP de Mónaco que nunca fue

3
Comparte

Si la normalidad había vuelto a nuestra particular temporada ficticia, la llegada del Gran Premio de Mónaco devolvió el ‘glamour’ a la categoría reina. Entrenamientos libres el jueves, viernes libre para la Fórmula 1 y centrado en la Fórmula 2, sábado crucial con la sesión clasificatoria y la gran fiesta del domingo. El Circuito de Monte Carlo tendría grandes historias, en parte llegadas por las varias situaciones que se vivirían durante el fin de semana. Quizás la primera era la victoria de Mick Schumacher en la carrera larga de la Fórmula 2, tomando el liderato de la general. Pero toda la atención estaba puesta sobre la Fórmula 1 con su séptima carrera del mundial.

Igualdad monegasca

Que la sesión clasificatoria del Gran Premio de Mónaco es más importante que ninguna otra de toda la temporada, es algo que se conoce de sobras. Que al ser un circuito corto, las diferencias entre los pilotos son mínimas, también. Y que los más mínimos errores pueden costar una o dos posiciones y que por lo tanto hay que estar al 100%, ya no solo se conoce sino que se disfruta. La Fórmula 1 llegó al Principado de Mónaco con más ganas que nunca de competir. Un campeonto interesantísimo y una carrera que prometía emociones fuertes era todo lo que podía pedirse. Además, los rumores sobre el tanteo de Valtteri Bottas de otras dos estructuras para 2021 encendía la temperatura de un paddock que ya tenía dudas sobre Sebastian Vettel.

Pero al llegar el sábado, toda la atención estaba en pista y en ver quién conseguía dar la sorpresa. En ese sentido, sorprendió poco ver como los dos Williams y los dos Haas se quedaban ‘colgados’ en la Q1 junto a un Lance Stroll que no acababa de sentirse cómodo en un circuito en el que el Racing Point no parecía ser tan imbatible para los equipos de la zona media. Quienes sí pasaron de la Q2 pero no llegaron a meterse entre los 10 primeros fueron los siguientes pilotos, eliminados en este orden desde la undécima a la décimo quinta posición: Pierre Gasly, Lando Norris, Antonio Giovinazzi, Daniil Kvyat… y la gran sorpresa, un Bottas que golpeaba el muro en los primeros minutos de dicha Q2.

De esta manera se encontraban en la Q3 los dos Ferrari y Red Bull, el Mercedes superviviente y los invitados en forma de un los dos Renault, un Racing Point, un Alfa Romeo y un McLaren. Al final, pasó ‘lo que tenía que pasar’ y Lewis Hamilton se llevó la pole position… pero lo hizo in extremis en un sorprendente final en el que el cronómetro llegaba a cero con Alexander Albon brevemente en cabeza. Eso sí, Hamilton y Verstappen estaban completando sus vueltas y le acabaron superando con el británico en pole. Por detrás, Leclerc y Vettel fueron cuarto y quinto, sin comodidad y con la arriesgada elección de reglar para un domingo que se planteaba con riesgo de lluvia. Cerrando el top 10, Carlos Sainz en tercera fila batió a los Renault de Ricciardo y Ocon, al Racing Point de Pérez y al Alfa Romeo de Räikkönen.

Y por fin, llegó la lluvia

La ‘leyenda’ dice que pilotar por el circuito de Mónaco sobre la lluvia es como hacerlo sobre un espejo, o pilotar sobre hielo. Las características del asfalto de una ciudad no son las mismas que las del suelo de un circuito de carreras y eso se nota. Pero durante muchos años la lluvia se mantuvo alejada de la carrera… hasta un 2020 en el que todo estaba dispuesto para un gran espectáculo. Las primeras preocupaciones llegaron con el retraso de la salida, que llegó a demorarse hasta 25 minutos. Pero a las 15:35 hora local, la carrera finalmente daba comienzo. Seguía lloviendo pero el torrente que había azotado Monte Carlo una hora antes ya no era tan fuerte y los pilotos y equipos se venían bien para arrancar.

Las expectativas eran las de una lluvia que se mantendría durante aproximadamente una hora y media antes de detenerse para la teórica última media hora de competición. Receta perfecta para el espectáculo. Por lo menos, la elección de neumáticos no tenía ninguna complicación… en el sentido que tenían que ser gomas rayadas. Pero no todo el mundo optó por la misma salida, dividiéndose la parrilla entre quienes optaron por los neumáticos de lluvia extrema y aquellos que se decidieron por los intermedios. Esta última opción parecía ser la más adecuada para los coches de cabeza… pero resultó ser errónea. Sin ninguna sesión en mojado en todo el fin de semana, todo el mundo se encontró con una pista desconocida.

Golpes, golpes y más golpes

El caos no se hizo esperar y ya en la primera curva hubo contacto entre Gasly y un Giovinazzi que se encontró con un charco que le lanzó sin control en la primera frenada. Una curva, dos pilotos fuera de combate. Por delante, Hamilton mantenía un liderato que le duró apenas cuatro vueltas. Camino a Portier tras el ángulo del Fairmont (para nosotros siempre será Loews), el actual campeón pisó el ‘piano’ interior y el coche patinó. Pocos segundos después, el Mercedes número 44 se detenía contra el muro exterior con el primer gran abandono del día… pero no sería ni mucho menos el último. Para Red Bull se abría una oportunidad fantástica con sus dos pilotos al frente.

Pero aun más importante para el mundial, la gran oportunidad llamaba a las puertas de Charles Leclerc en su segundo año con la Scuderia Ferrari. Un buen resultado en Mónaco combinado con un cero de Hamilton podría resultar crucial. El héroe local lo sabía y reaccionó atacando con agresividad a un Albon que no pudo frenarle. En la vuelta 15, Leclerc se situaba en segunda posición de un total de 15 coches supervivientes. Entre tanto, se habían retirado Nicholas Latifi y Kevin Magnussen con sendos golpes en Santa Devota. Pero entonces llegó el verdadero golpe de efecto del domingo monegasco. En la vuelta 23, Leclerc vio claro el hueco en La Rascasse y se lanzó a por el adelantamiento sobre Verstappen. El neerlandés cerró la puerta… y llegó el contacto.

Un coche de seguridad y cinco giros después, la carrera tenía dos participantes muy importantes menos y Albon se convertía en el tercer líder de la carrera que acabaría dejando paso a un cuarto cuando su caja de cambios dijo basta en la vuelta 37. Por su parte, Vettel heredaba la primera posición en un día en el que no estaba siendo tan eficiente en mojado como en antaño… pero tampoco estaba cometiendo errores. Llegado el ecuador de carrera, el alemán lideraba por delante de Ricciardo, Sainz, Ocon, Räikkönen y Pérez, con Bottas en una séptima posición que se convirtió en sexta en la vuelta 42 en una jugada en la que Pérez no parecía oponer demasiada resistencia…

Alfa Romeo, 69 años después

La segunda mitad de carrera fue algo más tranquila pero no por ello exenta de sorpresas. La primera llegó con la parada en boxes de Räikkönen en la vuelta 59. El finlandés fue el primero en montar neumáticos lisos. Rodando en quinta posición, parecía un error… pero en apenas dos giros los tiempos del campeón del mundo de 2007 eran ya varios segundos más rápidos que los de los demás. Un accidente de Stroll en la vuelta 62 lo acabó de complicar todo. El canadiense se salió en la chicane del puerto y el coche de seguridad tuvo que volver a salir para resolver la situación. Así, tras las paradas de todos los pilotos, el líder en carrera era un sorprendente Räikkönen que no cedió su posición hasta la bandera de cuadros.

De esta forma, casi 69 años después de su décima victoria en la Fórmula 1, Alfa Romeo volvió a triunfar en la categoría reina. De Juan Manuel Fangio en Pedralbes a Kimi Räikkönen en Monte Carlo. La fiesta estaría a la altura de las circunstancias con un piloto incapaz de ocultar su sonrisa en el podio, habiendo logrado además una de sus características vueltas rápidas. Tras él, en el podio se encontraron Carlos Sainz y Esteban Ocon, que se estrenó así entre los tres primeros además de devolver a Renault a una posición destacada por primera vez en las últimas temporadas. El francés terminó por delante de un Vettel que solo pudo ser cuarto tras sufrir una mala parada en boxes, al igual que un Daniel Ricciardo que no estuvo nada satisfecho de perder su opción de podio.

Cerrando el top 10, Bottas fue sexto por delante de Pérez, mientras los últimos puestos en los puntos acabaron en manos de Norris, Kvyat y Grosjean, logrando estos dos últimos sus primeros puntos del año. La Fórmula 1 sale de Mónaco con un mundial ligeramente más apretado aún si cabe, aunque con una situación inusual que cambia la fisonomía de una temporada extraña. Y desde Mónaco, la próxima parada es en otro circuito propenso a carreras emocionantes como es el Baku Street Circuit de Azerbaiyán…

Clasificaciones generales

PILOTOS
1- Lewis Hamilton – 100p
2- Charles Leclerc – 100p
3- Valtteri Bottas – 87p
4- Sebastian Vettel – 82p
5- Max Verstappen – 62p
6- Sergio Pérez – 62p
7- Alexander Albon – 46p
8- Carlos Sainz – 40p
9- Esteban Ocon – 32p
10- Kimi Räikkönen – 28p
11- Pierre Gasly – 18p
12- Daniel Ricciardo – 16p
13- Lando Norris – 14p
14- Lance Stroll – 9p
15- Brendon Hartley – 8p
16- Kevin Magnussen – 4p
17- George Russell – 2p
18- Daniil Kvyat – 2p
19- Antonio Giovinazzi – 1p
20- Nicholas Latifi – 1p
21- Romain Grosjean – 1p
22- Robert Kubica – 0p
23 – Sergio Sette Câmara – 0p

EQUIPOS
1- Ferrari – 190p
2- Mercedes – 188p
3- Red Bull – 117p
4- Racing Point – 73p
5- McLaren – 54p
6- Renault – 48p
7- Alfa Romeo – 29p
8- AlphaTauri – 10p
9- Haas – 5p
10- Williams – 3p

Quizá te interese
3 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *