La primera aventura de Aston Martin en Fórmula 1

0
Comparte

La entrada de Aston Martin como equipo oficial en Fórmula 1 no significará el debut de la marca en la categoría reina de monoplazas, sino que será su regreso. Los británicos ya participaron en el Campeonato del Mundo de Pilotos a finales de los años ’50 y principios de los ’60 del siglo pasado, cuando la empresa propiedad, por aquel entonces, de David Brown desarrolló un monoplaza con normativa F1 para participar en los Grandes Premios.

Tiempo antes de que James Bond condujera el mítico DB5 en la película Goldfinger de 1964, Aston Martin ya era una conocida marca de coches deportivos. Fundada en 1913 por Robert Bamford y Lionel Martin, fue adquirida por la corporación dirigida por David Brown en 1947, pasando a formar parte de un incipiente imperio industrial automotriz bajo el que también se encontraba la marca Lagonda.

El interés por las carreras fue creciendo a la par que ocurrió en las otras marcas de coches que compartían nicho de marcado con Aston Martin. Pero por una cuestión de presupuestos y prioridades, el proyecto de Fórmula 1 del fabricante británico se retrasó algunos años. David Brown puso en marcha el desarrollo de un monoplaza de F1, pero el desastre de Le Mans de 1955 y la incertidumbre generada por la espantada de algunas marcas de la competición hizo que en Gaydon se replantearan los objetivos.

Aston Martin DBR1 en el pit del equipo en Le Mans.

Brown no cejó en su empeño de ver un Aston Martin en lo más alto del podio, así que retomó el proyecto en cuanto mejoró la situación. Entre tanto, la marca siguió preparando sus coches deportivos para competir en carreras de larga distancia, demostrando con sus victorias y triunfos su potencial tecnológico.

Fue en 1957 cuando la primera unidad del Aston Martin DBR4 vio la luz, el primer coche de Fórmula 1 fabricado en Gaydon que participaría en una carrera del Campeonato del Mundo de Pilotos. La idea inicial fue hacerlo debutar lo más pronto posible, pero los éxitos en resistencia jugaron a favor de continuar con el programa de los DBR1, DBR2 y DBR3, destinados a las 24 Horas de Le Mans y al Campeonato del Mundo de Resistencia.

Habitáculo del Aston Martin DBR4.

Sin embargo, con el mundial de sportscars relativamente encaminado y ganando en Le Mans unos meses después, David Brown inscribió el DBR4 en el Gran Premio de los Países Bajos de 1959, en el circuito de Zandvoort. Carroll Shelby y Roy Salvadori fueron los encargados de dar rienda suelta a las prestaciones del monoplaza, debiendo abandonar en su debut, pero terminando el resto de carreras del año, en Alemania, Portugal e Italia, aunque sin conseguir puntos.

Al tiempo, en Gaydon comenzaron con el desarrollo del nuevo DBR5, que sustituiría al DBR4. El modelo en ciernes iba a ser más ligero y compacto, además de fiable y potente. En otras palabras, era una evolución de un coche que ya tenía dos años de antigüedad en el momento de su debut. En 1960, Roy Salvadori se mantuvo en el equipo, compartiendo garaje con Maurice Trintignant, intentando participar en el Gran Premio de los Países Bajos con el modelo antiguo, antes de que el DBR5 estuviera listo.

Roy Salvadori al volante del monoplaza de Fórmula 1 de Aston Martin.

Sin embargo, la planificación se retrasó y no fue hasta el Gran Premio de Gran Bretaña cuando pudo ver la luz. Los resultados no acompañaron, con el abandono de Salvadori y la undécima posición de Trintignant, por lo que el equipo de David Brown decidió no seguir participando en el mundial. Los costes de desarrollo de ambos coches se habían disparado y en vistas de la poca competitividad de ambos monoplazas, tomaron la dolorosa decisión de abandonar el proyecto de Fórmula 1.

Tras esto, Aston Martin no ha vuelto a poner un pie en la categoría reina de monoplazas. En el recuerdo queda aquel magnífico año de 1959 en el que debutaron en Fórmula 1 y ganaron el Campeonato del Mundo de Resistencia y las 24 Horas de Le Mans. Durante mucho tiempo han seguido cosechando éxitos en el mundo de las carreras de larga distancia y los GT, mientras los rumores sobre su desembarco en la F1 adquirían seriedad. Finalmente, ese momento ha llegado. Aston Martin regresa a la Fórmula 1 en este 2021. ¡Feliz año!

Test privado de Aston Martin en Goodwood (enero de 1959)

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *