La semilla de la Fórmula 1: 1931

0
Comparte

Después de unos años fatídicos en lo que respecta a la organización del Campeonato del Mundo de Automóviles, en los que la AIACR no entendió las necesidades de los organizadores de las carreras ni de los fabricantes, una chispa iluminó el camino a seguir en las próximas temporadas. Los costosos viajes entre América y Europa ya habían dado al traste con la idea de un mundial y el acuerdo entre todas las partes no tardó en materializarse. Finalmente, nacía el Campeonato de Europa de Automóviles.

Contenido bloqueado

Para poder visionar esta publicación, suscríbete a Efe.uno Premium

  • Vídeos de Efeuno en exclusiva, con secciones no publicadas.
  • Podcasts diarios con la información más importante; tertulias semanales.
  • Secciones de la página web nuevas y en exclusiva.
  • Emisiones en directo para nuestros suscriptores de pago.
  • Sorteos mensuales exclusivos.
  • Disfruta de Efe.uno sin publicidad.

Quizá te interese