El ‘Trackwalk’ del Circuit de Montjuïc

0
Comparte

Ficha técnica

Cuerda: 3.791 metros (2,35 millas)
Curvas: 12 (7 izquierda, 5 derecha)
Situación ‘Pole Position’: Derecha
Año debut F1: 1969
Último GP: 1975
Total de GP Celebrados: 4
Piloto con más victorias: Jackie Stewart (2, 1969-1971)
Equipo con más victorias: Matra, Tyrrell, Lotus, McLaren
Récord ‘Pole Position’: 1:21.8 (Ronnie Peterson, Lotus 72E, 1973)
Récord Vuelta Carrera: 1:23.8 (Ronnie Peterson, Lotus 72E, 1973)

Montjuïc es uno de los trazados más queridos en la Fórmula 1. Aunque sólo hiciese acto de presencia en cuatro ocasiones, las calles de Barcelona se llenaron de velocidad y glamur a finales de los años 60 y principios de los 70. El accidente de Rolf Stommelen mató a 4 personas en 1975, y eso fue la gota que colmó el vaso: la Fórmula 1 no ha regresado (ni regresará) a la Montaña Mágica.

En este artículo se intentará explicar lo que significaría regresar a Montjuïc. No sólo a nivel deportivo, sino también cómo podría argumentarse un regreso a las calles de la ciudad condal tanto a nivel político como económico. Obviamente, no se tendrá en cuenta la pandemia actual. Así pues, visitemos de nuevo el trazado urbano de Montjuïc.

© Williams

Análisis deportivo

Me gusta considerar que la Fórmula 1 es el jardín de una mansión. ¿Sabéis esas fiestas que nos han mostrado mil y una veces en las películas americanas? Sí, esas en las que los niños salen al jardín a disfrutar mientras los padres se relacionan envueltos en cócteles, muebles opulentos e intereses. En el caso de la categoría reina, los pilotos y los coches son los niños, mientras que los propietarios de los equipos invitan a amigos (y sus respectivos intereses) para hablar y entablar relaciones.

Por ello, prestaremos primero atención a los niños. Montjuïc es un trazado con dos caras. La primera sección es lenta y de tracción, mientras que la segunda es de velocidad pura y rendimiento aerodinámico. Curiosamente, coincide con los cambios de elevación. Con un desnivel de 40 metros entre el punto más alto y más bajo, el trazado de la Montaña Mágica tenía un picante extra.

En la actualidad, el tiempo por vuelta sería más de 20 segundos más rápido respecto a la Pole Position de Ronnie Peterson en 1973. La evolución de la categoría aumentaría el reto que ya de por sí era Montjuïc. Por ejemplo, la subida sería si no a fondo, casi con el pedal a fondo. La Pérgola, el Poble Espanyol y Sant Jordi serían curvas a más de 250 km/h, siendo la última de las mencionadas a más de 300 km/h. Todo con el trazado antiguo. De celebrarse un Gran Premio ahora, se añadiría una chicane en la subida a Sant Jordi por una glorieta que se construyó a posteriori.

A nivel configuración, el estado del asfalto influiría mucho. Al ser un trazado puramente urbano, las suspensiones posiblemente estuviesen orientadas a soportar los baches y a dar tracción en curvas lentas. O lo que es lo mismo: serían blandas.

Ahí, entonces, entra en juego la altura del coche. A más baches, más altura. A más altura, menos carga aerodinámica. Por ende, los alerones deben ser más angulados. Ese equilibrio es la clave, y más en un circuito urbano.

Como curvas más interesantes, un servidor pondría: la primera frenada, la curva de Vías (curva número 6) y las enlazadas de La Pérgola y Poble Espanyol.

De la primera frenada, destacar la llegada a más de 320 km/h. El salto es un lugar peliagudo, y posiblemente el DRS terminase antes del mismo. Seguir al coche de delante sería peligroso, por el rebufo. El monoplaza podría despegar al no tener carga aerodinámica, en el peor de los casos.

En cuanto a los neumáticos, la doble personalidad de Montjuïc generaría un juego extra con los compuestos y con las presiones y geometría de las mismas. Por ejemplo, al ser un circuito urbano, el compuesto debe ser más blando de lo habitual. El problema llegaría con las curvas rápidas, ya que exigirían mucho trabajo al delantero derecho.

Ya en el trabajo que puedan tener los equipos: una mayor presión permitiría a los neumáticos respirar más, ya que no se sobrecalentarían tanto. Y, como no, habría complicaciones con la flexibilidad de la goma. A mayor presión, menos tracción ya que la carcasa sería menos flexible. Entonces se sobrecalentaría demasiado la cubierta, y podría generar ‘graining’. Encontrar ese equilibrio es fundamental, y más en un trazado urbano.

© Red Bull Content Pool

Análisis político y logístico: ¿se puede disputar un Gran Premio en Montjuïc?

Con todos los ingredientes a nivel deportivo, queda el lado político y lo que realmente da la opción de disputarse una carrera: los acuerdos económicos. Para empezar, hay que entender lo que significaría la celebración de un Gran Premio.

Lo primero y primordial es el factor económico. Construcción de un circuito y gasto del cánon vs impacto económico en la ciudad. No cabe duda que un Gran Premio de Fórmula 1 es un caramelo muy dulce, pero con un interior amargo. Sí, es publicidad para la ciudad. Sí, genera dinero en la propia ciudad, pero, ¿a qué coste?

En la decisión de dónde invertir el dinero entra ya la política del ayuntamiento de la ciudad. Con el actual color político de la ciudad de Barcelona, celebrar una carrera es prácticamente imposible. Cada vez se limita más la movilidad con vehículo privado por las calles de la ciudad condal, imaginen entonces lo que significaría tener una carrera de coches… ¡Impensable!

Si en una realidad paralela se admite una carrera urbana, entonces llegaría la FIA y los estándares de seguridad. Ya en 1975 hubo polémica por las protecciones, y los pilotos casi entran en huelga por tema de seguridad. Se acabó disputando la prueba, y la fatalidad apareció: 4 muertos entre espectadores y periodistas.

Han pasado 45 años desde entonces, y el mundo ha cambiado. Las barreras de seguridad están más que estudiadas, así como las escapatorias y puntos de rescate de vehículos. Hay varios puntos en los que las escapatorias podrían alargarse lo que fuese necesario. Además, la velocidad en la antigua recta de meta sería algo inferior a la original, por la chicane en la subida a Sant Jordi.

Por último, queda la logística: ¿dónde situar el paddock? ¿Dónde se situaría la recta de meta? Para Fórmula 1, la cosa está complicada. Sí, el recinto de la Feria de Barcelona, en plena avenida Maria Cristina, es un buen lugar para el paddock. La idea de unos hospitalities cubiertos en los salones de convenciones de la zona sería interesantísimo. Los VIP no sufrirían las inclemencias meteorológicas y, con ello, cerrarían mejor los tratos que pudiesen existir.

A nivel de trabajo de equipos, se deberían habilitar garajes acordes a la normativa. De carácter provisional, ahí fallaría la normativa de seguridad FIA. Deben estar a prueba de incendios, bien separados entre ellos y con acceso de forma sencilla. Como curiosidad, el pit-lane sería de dos direcciones con una horquilla a modo de unión, y la recta de meta se situaría en la recta de las fuentes.

A nivel deportivo, posiblemente la Fórmula 1 no llegase a tener opción. Sí que lo ha tenido el WRC, con un tramo espectáculo a los pies del Museu Nacional d’Art de Catalunya. Quizá la Fórmula E podría disputar un evento, pero la duda queda en la exigencia a nivel tecnológico y a nivel logístico (más allá de los inconvenientes políticos)

En conclusión: Montjuïc es un lugar marcado por la historia. Ojalá ver una carrera de nuevo en el trazado de Barcelona, pero tal y como está el panorama, la Fórmula 1 está muy lejos de volver a la ciudad condal. Hay obstáculos enormes, y el primero de ellos es el político. Pero como dicen, soñar es gratis.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *