España en la GP2 Series: el final de un trayecto y el salto a la Fórmula 2

0
Comparte

Con el paso del tiempo, las categorías evolucionan e incluso mutan para poder seguir su camino. El caso que se nos presenta en esta segunda y última entrega de «España en la GP2 Series» es que, para la temporada 2017, el campeonato que acompaña a la Fórmula 1 desde 2005 cambió de nomenclatura. Así, para afianzar la imagen de la escalera formativa de la FIA desde la Fórmula 4 a la cima, la GP2 Series dio paso a la FIA Fórmula 2.

De esta forma, buscaría distinguirse de las anteriores categorías de nombres similares: el Campeonato de Fórmula Dos de la FIA promovido por el ex-piloto Jonathan Palmer —sí, padre de Jolyon Palmer— y el más vetusto pero de igual o mayor importancia Campeonato Europeo de Fórmula Dos disputado entre 1967 y 1984.

Pero hasta ese cambio en 2017, varios pilotos llegaron a disputar los últimos años de la GP2 Series e incluso dieron el salto al nuevo campeonato, lo que nos lleva a los seis últimos pilotos que, a día de hoy, han disputado una carrera en la última competición formativa antes de efectuar el salto al Gran Circo.

Marcos Martínez Ucha
Buena cara ante la adversidad

De origen madrileño, Marcos Martínez nació en el año 1985 en el seno de una familia que ya respiraba automovilismo gracias a su padre y su hermano. Su desarrollo en karting se inició a los ocho años a nivel autonómico, pasando prontamente a los campeonatos a nivel nacional con cierto éxito.

Su vinculación con Racing Engineering para dar el salto a categorías inferiores de monoplazas en España: desde la Fórmula Junior 1600 hasta la Fórmula 3 española en 2005, donde disputó la Clase Copa dedicada al Dallara F300, un monoplaza de anterior generación ya que, ese mismo año, se estrenaba el Dallara F305.

Con pilotos como Javi Villa, Filipe Albuquerque o Sebastian Vettel como compañeros de equipo —si bien es cierto que el alemán solo disputó una ronda donde logró un tercer puesto—, el madrileño concluyó noveno en la clasificación general con un podio en la última carrera de la temporada en Montmeló, quedando segundo en su clase tras el valenciano Arturo Llobell.

Para el siguiente año, Marcos Martínez continuaría su periplo en la Fórmula 3 española y haría su primer acercamiento a la Fórmula Renault 3.5 Series, cosechando alguna victoria en España pero sin puntuar en la Fórmula Renault. La idea original sería proseguir en la categoría en 2007 pero, a mediados de curso, al madrileño se le presentó la opción de disputar las cinco últimas rondas de la GP2 Series con Racing Engineering.

En su primera prueba en el trazado húngaro, el madrileño no conseguiría clasificarse después de un fallo de motor que le privaría de obtener un tiempo dentro de la norma del 107% y a partir de ahí, los abandonos dificultarían su tarea. Eso sí, en su última ronda como piloto de GP2 y bajo la lluvia, Marcos Martínez conseguiría un impresionante cuarto puesto en Valencia, remontando quince plazas.

Desde ese punto, Marcos Martínez probaría suerte con el equipo de Sito Pons en la Fórmula Renault 3.5, llegando a liderar el certamen en 2009 tras ganar las tres primeras carreras y obteniendo como premio unas vueltas con el equipo Renault de Fórmula 1, aunque no podría cerrar el año con título tras una segunda mitad de año terrible. Alguna prueba suelta en competiciones como la Copa Audi Sport TT en 2016 daría fin a su carrera como piloto en la élite.

Andy Christian Soucek
Su historia antes de los turismos

En la actualidad, Andy Soucek es uno de los mayores representantes españoles en las categorías de grandes turismos (GT3) de todo el mundo, comenzando su formación en monoplazas y karting en España. Nacido el 14 de junio de 1985 en Madrid, desde una temprana edad se vio apoyado por su padre, el piloto austriaco Dieter Soucek, dando sus primeros pasos en karting a finales de los 90 y coincidiendo en fechas con pilotos como Antonio García o Fernando Alonso.

Tras algunos trofeos y grandes resultados a nivel autonómico, nacional e incluso europeo, su salto a monoplazas lo daría en 2001. Participó en la Formula Novis Portugal, un equivalente a la Fórmula Ford donde terminaría en octava posición antes de regresar a España para los siguientes cuatro años.

Tras repetir en 2002 una octava posición en la Fórmula 3 española de la mano de Racing Engineering, progresaría en 2003 y 2004 a la cuarta posición para hacerse con el título en 2005 con el equipo catalán Llusiá Racing, coincidiendo en pista con varios de los pilotos que hemos recogido en estas dos entradas.

Su título en el certamen español, apoyado por Toyota, le serviría para conseguir un test con el equipo en 2006, año donde participaría en la Formula Renault 3.5 Series, terminando la temporada en cuarta posición con una victoria y cinco podios, dando el salto a la GP2 Series en 2007 con el equipo David Price Racing.

En la antesala de la Fórmula 1, Andy Soucek tendría una temporada algo deficiente, solventándola con dos podios y dos sextos puestos en las dos últimas rondas de Spa y Valencia. En 2008, una situación bastante convulsa con su teórico nuevo equipo, el FMS International, le llevaría a ser sustituido en la GP2 Asia Series que disputaba con David Price Racing.

Viéndose sin asiento en ninguno de los dos equipos, el madrileño acabaría en Super Nova para sustituir al lesionado Christian Bakkerud, consiguiendo un podio en Hungría después de otra sustitución en el equipo DPR para la ronda de Mónaco. Mejoraría su resultado del año pasado, pero la mala experiencia le llevaría a la competencia directa de la GP2 Series, el Campeonato de Fórmula Dos de la FIA, donde se proclamaría campeón en 2009 tras arrasar con siete victorias de dieciséis posibles.

Ese mismo año probaría el Williams con motor Toyota de la temporada de 2009 en Jerez durante una jornada de jóvenes pilotos, siendo el más rápido por delante de nombres del tamaño de Daniel Ricciardo, Mike Conway, Nico Hülkenberg… lo que le daría alas para intentar conseguir un asiento en Fórmula 1 que finalmente no llegaría.

Tras dos años en la Superleague Fórmula y una deficiente experiencia como «piloto reserva» del equipo Virgin en 2010 a pesar de que nunca llegó a subirse al monoplaza inglés, su debut en turismos en la Blancpain Endurance Series con un McLaren en 2012 le llevarían a una carrera de éxito que perdura a día de hoy como piloto de Bentley.

Daniel Clos Álvarez
La mejor baza española

Nacido en Barcelona en 1988, Dani Clos fue una auténtica revolución desde sus primeros pasos en categorías inferiores. Tanto a nivel autonómico como nivel nacional, el barcelonés fue un torbellino que cosechó grandes resultados en todos los niveles formativos tanto en España como en Italia, dando el salto a Europa y prosiguiendo con sus demostraciones al vencer en 2003 el prestigioso trofeo Andrea Margutti por delante de Miguel Molina y Jules Bianchi.

Sus primeros pasos en monoplazas los daría en 2004 al disputar la Fórmula Renault 1.6 española con el equipo del Real Automóvil Club de Cataluña. Sería cuarto en la clasificación final y en los años posteriores, proseguiría su formación en categorías auspiciadas por Renault como la Formula Renault 2.0 europea e italiana. Obtendría el título de la segunda en 2006 con el equipo Jenzer Motorsport, venciendo a pilotos como Adrian Zaugg, Jaime Alguersuari o Edoardo Mortara en el proceso.

Su progresión le llevaría a afrontar el reto de la desafiante Formula 3 Euro Series en 2007, compartiendo pista con Romain Grosjean, campeón ese año, Sébastien Buemi o Kamui Kobayashi. Finalizaría decimotercero, siendo el quinto debutante y, en 2008, continuaría en el certamen siendo decimocuarto, aunque con dos podios en el Gran Premio de Pau y en la ronda disputada en el circuito Bugatti de Le Mans.

Dani Clos pasaría a formar parte del programa de jóvenes pilotos de Williams y, como parte del mismo, realizaría algunas sesiones de test con el equipo de Grove en Jerez el verano de 2008, sorprendiendo por su buen desempeño, además de pilotar en exhibiciones. En la pista, el barcelonés daría el salto en 2009 a la GP2 Series con el equipo Racing Engineering, afrontando la que sería su primera temporada de cinco.

Sus resultados en 2009 no serían los mejores, pero cerraría el año con buena nota al conseguir un podio en el trazado portugués del Algarve, sus únicos puntos del curso. La historia en 2010 sería tan diferente como especial, llegando a verse en la lucha por el título en la primera mitad del año pero cediendo en la segunda mitad, finalizando cuarto por detrás del campeón Pastor Maldonado, Sergio Pérez y Jules Bianchi.

Tras un 2011 también correcto, venciendo en la última carrera de la historia de la GP2 Asia Series, sus participaciones serían menores en la categoría hasta que llegaría su gran momento en 2012. Tras participar en las jornadas de jóvenes pilotos disputadas en Abu Dabi a finales de 2011 con el equipo HRT, el equipo con base en Madrid ficharía a Dani Clos para el siguiente curso.

Su rol de piloto probador de la escuadra española le llevaría a disputar seis sesiones de entrenamientos libres en Fórmula 1: España, Gran Bretaña, Alemania, Hungría, Bélgica y Corea, marcando tiempos bastante correctos en comparación con su compañero en esas sesiones, Pedro Martínez de la Rosa. Tras este pico de su carrera, Dani Clos buscaría otros horizontes más allá del deporte, haciendo pequeños cameos en diversas categorías como la European Le Mans Series en 2019.

Sergio Juan Canamasas Español
El príncipe de Mónaco

El caso del joven piloto de Barcelona es único. De todos los que hemos repasado hasta este momento, Sergio Canamasas es el único que ha disputado tanto la GP2 Series como la Fórmula 2, obteniendo en su amplia participación en la segunda categoría —el quinto piloto con más carreras disputadas, empatado con el holandés Däniel de Jong y tercero si contamos la Fórmula 2— resultados tan impresionantes como dispares.

Sus inicios se dieron, al igual que sus compatriotas, en el karting autonómico. Animado por su padre, también piloto en su día, el barcelonés empezó consiguiendo buenos resultados que le permitieron dar el salto al nivel nacional hasta rozar la mayoría de edad, cuando consiguió el título de la categoría Inter-A en 2005, hito que comparte con pilotos como Fernando Alonso.

Debutaría en monoplazas dos años después, disputando mitad de la temporada de la Fórmula 3 española con el equipo catalán Cetea Sport en la clase Copa, dedicada a monoplazas de generación anterior. Aunque no conseguiría puntuar en la clasificación general, alcanzaría un podio en su clase al finalizar decimotercero en la primera de las dos carreras de la última ronda, disputada en Montmeló.

Con una base firme para el siguiente año, volvería a disputar el campeonato en la Clase A, compitiendo con el nuevo Dallara F308 del equipo Cetea Sport. Tanto él como su compañero, el también barcelonés Toni Rubiejo, fallarían a la hora de puntuar, pero Sergio Canamasas no cedería y se mantendría un tercer año en la categoría, rebautizada como European F3 Open. Esta vez sí, de la mano del equipo de Emilio de Villota, conseguiría puntuar y alcanzar el podio en tres ocasiones para ser sexto.

En 2010 y 2011 daría el salto a la Fórmula Renault 3.5, un monoplaza más potente y complejo donde volvería a quedarse sin puntuar en su primera temporada, pero alcanzando el podio en Hungaroring en su segundo año para terminar octavo. Sería en 2012 cuando aterrizaría, con 24 años, en la GP2 Series con el equipo Lazarus, disputando las cinco últimas rondas como sustituto del italiano Fabrizio Crestani.

Sergio Canamasas había encontrado su categoría y no solo eso, sino que para la temporada de 2013 sería contratado como piloto de desarrollo del equipo Caterham, que también lo sumaría a las filas de su equipo de GP2 Series. Mientras que su compañero Alexander Rossi logró podios e incluso una victoria en Abu Dabi, Canamasas se quedó con dos resultados en los puntos y un vigesimoquinto en la general, aunque vilipendiado por la mala suerte en más de una ocasión, en especial en la ronda de Montmeló.

Entre la falta de entendimiento y resultados, el barcelonés abandonaría la estructura de Tony Fernandes y pondría rumbo a la italiana Trident donde, por fin, pudo demostrar la calidad de su pilotaje, sobre todo en el trazado que se transformaría en su talismán: el Circuito de Mónaco. El resto de la temporada no sería tan brillante, poniendo la guinda en Monza con una descalificación por conducción temeraria.

Aunque repetiría la gesta de subirse al podio monegasco en 2015 con el equipo MP Motorsport, sus temporadas comenzarían a volverse irregulares. Hasta tres escuadras le acogerían en 2015 y tras conseguir la estabilidad con Carlin en 2016, solo volvería a puntuar en cuatro ocasiones, siendo superado por su compañero, el alemán Marvin Kirchhöfer. 2017 sería su última temporada, ya en Fórmula 2, retirándose de la competición tras la ronda de Hungría por motivos familiares.

Roberto Merhi Muntan
Buscando un nuevo horizonte

Puede que Roberto Merhi sea uno de los pilotos españoles más polivalentes de los últimos años. Habiendo competido en categorías del más alto prestigio en monoplazas, turismos e incluso prototipos, el piloto de Benicasim, en la provincia de Castellón, es un claro ejemplo de cómo se puede llegar a la Fórmula 1 a través de infinidad de vías.

Nacido en 1991, sus inicios en karting se dieron a los ocho años y pronto empezó a destacar en tanto a nivel regional como nacional, aunque no sería hasta 2005, tras varias aventuras por Europa, cuando su estallido sería más que evidente, siendo segundo en el campeonato de España y venciendo a pilotos como Robin Frijns, Antonio Félix da Costa o Will Stevens en diversos trofeos europeos.

Su primer salto a los monoplazas lo daría disputando las series de invierno de la Fórmula Renault 2.0 italiana, regresando a España en años posteriores para competir en las diversas categorías de la Fórmula 3 española, cosechando victorias y podios aislados. Tras un nuevo paso por la Fórmula Renault 2.0 de la mano del equipo Epsilon Euskadi, Roberto Merhi daría su primer gran salto a la Fórmula 3 Euro Series en 2009 tras haber disputado el Masters de Fórmula 3.

Su crecimiento en la categoría sería más que evidente, obteniendo cada vez mejores resultados hasta que, como piloto de la prestigiosa Prema Powerteam en 2011, arrasaría por completo a la competencia con once victorias y veinte podios, uno de ellos en Macao, además de conseguir el único Trofeo Internacional de Fórmula 3 de la FIA que se llegó a disputar.

Este hito le abriría las puertas del DTM, donde disputó dos años en los que consiguió un podio en una categoría con un nivel altísimo, coincidiendo con Daniel Juncadella y Miguel Molina, a los cuales superaría en la clasificación. Desde ese punto, regresaría a los monoplazas en 2014 con una gran noticia: Caterham confiaría en él para darle su debut en unos entrenamientos libres de Fórmula 1, subiéndose al CT05 en Italia, Japón y Rusia.

Tras un tercer puesto en la Formula Renault 3.5 ese mismo año, ficharía por Manor Marussia para 2015 y alcanzaría la Fórmula 1, si bien es cierto que lo hizo con un monoplaza infinitamente inferior. A pesar de esto, brilló y deslumbró con su pilotaje bajo la lluvia, sellando un decimosegundo puesto como mejor resultado en Gran Bretaña.

Los resultados, lamentablemente, no fueron suficientes para mantenerle y Roberto Merhi tuvo que buscar un nuevo punto de partida, sobrevolando el WEC con el mismo equipo Manor y participando en las 24 Horas de Le Mans con ellos, dejando claro que los prototipos también se le daban bien. Con varias opciones sobre la mesa, el benicense optó por ceñirse al camino de regresar a la Fórmula 1 y aceptó el paso atrás de ir a la FIA Fórmula 2.

Entre 2017 y 2018 participó en varias rondas sin llegar a tener una temporada completa, pivotando entre el equipo Campos Racing, Rapax y MP Motorsport, consiguiendo con los holandeses sus mejores resultados con un par de podios, uno de ellos arrebatado en Paul Ricard por cuestiones técnicas tras la carrera. Insuficiente para un piloto de su talla, como última referencia disputó la Asian Le Mans Series este año, siendo tercero.

Álex Palou Montalbo
Una visita de cortesía

Junto con Roberto Merhi, Álex Palou es el otro piloto de esta generación que solo ha disputado la FIA Fórmula 2 y siendo completamente justos, el piloto de Sant Antoni de Vilamajor disputó sus dos rondas con licencia japonesa, por lo que su presencia como piloto español en la categoría, a pesar de sus orígenes, queda eclipsada por la bandera de Japón.

Nacido en 1997, el más joven de esta lista de doce hombres, Álex Palou demostró que su talento destacaba por encima del resto desde una edad muy temprana, participando en los campeonatos de karting de Cataluña y siendo campeón de España en 2012. Como colofón final a esta etapa en la que coincidió con pilotos como George Russell, Charles Leclerc o Dorian Boccolacci, se haría con las World Series de Karting en la categoría KF3.

Integrado dentro del Programa de Jóvenes Pilotos del Circuit de Barcelona-Catalunya, daría el salto a los monoplazas en 2014 de la mano del equipo Campos Racing. Disputaría la Eurofórmula Open, donde sería tercero y segundo en el Campeonato de España de F3 integrado dentro de la primera categoría.

También con el equipo de Adrián Campos daría el salto a la GP3 Series, consiguiendo entre 2015 y 2016 una victoria y un par de podios que le servirían para ser décimo en su primer año. Precisamente en 2016 realizaría su primera toma de contacto con el monoplaza de la GP2 Series en un test en Abu Dabi, pero sus planes le llevaron a disputar la Fórmula 3 japonesa en 2017, siendo tercero y quedándose a poco más de 40 puntos de emular a Pedro Martínez de la Rosa en 1995.

Con el curso concluido en Japón, Álex Palou sería escogido para sustituir al piloto rumano Robert Vișoiu en su asiento de Campos en la FIA Fórmula 2. De esta forma, el vilamajorí correría las dos últimas rondas de la temporada de 2017 en Jerez y Abu Dabi, consiguiendo dos respetables octavos puestos en las carreras andaluzas tras clasificar undécimo.

Desde esta breve experiencia, el catalán experimentaría un subidón muy importante en su carrera deportiva al disputar el Campeonato Europeo de Fórmula 3 de la FIA y sobre todo, al trasladarse a Japón. En 2019 sería el mejor debutante de la Super Fórmula japonesa con una victoria, logrando también un muy complejo podio en el Super GT Japonés. Ahora, afronta un año muy emocionante en la IndyCar apoyado por el Team Goh.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *