Jack Aitken y el efecto rebote

0
Comparte

Tras confirmarse en la tarde de hoy que Matteo Nannini, el piloto italiano nacido en Faenza y sobrino del expiloto de Fórmula 1 Alessandro Nannini, no proseguirá su andadura en la FIA Fórmula 2 por cuestiones de patrocinio, el sustituto no se ha hecho esperar. Mientras que el joven italiano se centrará en la FIA Fórmula 3 con HWA Racelab, mismo equipo con el que llegó a puntuar en la ronda inaugural de la segunda categoría en Baréin, Jack Aitken aparecerá en escena con los alemanes, por lo menos, en Mónaco y Azerbaiyán.

De esta forma, el piloto anglo-coreano se suma a la lista de pilotos que, tras disputar alguna carrera —en su caso, solo una en Baréin como sustituto de George Russell— en la máxima categoría del automovilismo, la Fórmula 1, dan un paso hacia atrás y regresan a la FIA Fórmula 2 o, como fue algo más habitual en su momento, a la GP2 Series. De hecho, Jack Aitken se transforma en el segundo piloto en realizar el movimiento descendente hacia la Fórmula 2 tras Roberto Merhi.

El camino del piloto español fue algo distinto, eso sí. Tras ascender por la «ruta Renault», participando en las diversas categorías de monoplazas promovidas por la marca y la Fórmula 3 Euro Series, que ganó en 2011, el de Castellón llegó al DTM —donde, curiosamente, compitió con HWA— y, desde el campeonato alemán, regresó a la Fórmula Renault 3.5. Finalmente, se labraría un camino hasta la Fórmula 1, donde debutaría en entrenamientos libres con Caterham antes de dar el salto a ser piloto oficial de Manor Marussia en 2015. Dos años después, Merhi debutaría en la primera temporada de la FIA Fórmula 2 en su búsqueda de un nuevo camino.

Jack Aitken, piloto auspiciado por Williams, competirá así contra Roy Nissany y Dan Ticktum, que también pertenecen al grupo de jóvenes pilotos de Grove. De esta forma, se iguala el número de jóvenes pilotos de Red Bull en la segunda categoría, que forman Jüri Vips, Liam Lawson y Jehan Daruvala. En esta ocasión, Aitken llega a la Fórmula 2 con un equipo de material bastante distinto a lo que acostumbró en su día. Tras pasar un annus horribilis como debutante en la categoría con el segundo coche de ART, el londinense llegaría a Campos Racing, donde se presentaría como líder de la estructura española por dos temporadas.

En HWA Racelab se encuentran con uno de los monoplazas menos competitivos de la categoría, a pesar de que Matteo Nannini fue capaz de rascar dos TOP 10 en Baréin. La clasificación desveló las carencias de un coche incapaz de salir del fondo de la tabla y sería el joven de Faenza el que impulsaría en sus carreras como debutante a los alemanes, lo cual habla bastante bien de su desempeño. Deja el listón bastante alto a un Aitken que tampoco ha estado parado en este 2021, pasándose a los GT3 con el equipo suizo Emil Frey Racing en la GT World Challenge Europea.

Pero hablando de precedentes, no podemos obviar también a Sergey Sirotkin, también vinculado en su día a Williams y que realizó la pretemporada con el equipo ART en 2020 debido a la curiosa situación de Christian Lundgaard, retenido en un hotel de Tenerife debido a la pandemia. ¿Y si hablamos de pilotos que llegasen a correr? Entonces debemos retroceder más en el tiempo a la época de la GP2 Series, con hasta cuatro casos reseñables que, tras competir en la Fórmula 1, volvieron a este campeonato.

El precursor de este movimiento sería Giorgio Pantano. Tras obtener buenos resultados en la International Formula 3000, el italiano ascendería a la Fórmula 1 con Jordan en 2004, aunque no terminaría el año al ser sustituido por el alemán Timo Glock. Curiosamente, estos dos pilotos volverían a encontrarse en la GP2 Series, categoría en la que el futuro piloto de Toyota, Virgin y Marussia sería campeón en 2007. Pantano tendría que esperar a 2008 para alzarse con el título con la española Racing Engineering.

Precisamente en 2007 también haría su aparición otro viejo conocido, un Antônio Pizzonia que, tras competir para Jaguar y Williams entre 2003 y 2005, aparecería en las tres primeras rondas de la temporada en la GP2 Series. Y por si esta coincidencia no hubiese sido suficiente, el japonés Sakon Yamamoto también competiría en 2007 y 2008 en la GP2 Series tras debutar en la Fórmula 1 con Super Aguri durante el curso de 2006. Posteriormente, el japonés también correría con Spyker y, finalmente, con el equipo Hispania en 2010. Posiblemente el suyo sería el caso más flagrante de ascensos y descensos en la GP2 Series.

No es un movimiento habitual, pero está claro que ha sucedido y es perfectamente plausible que se vuelva a dar en la historia, sobre todo considerando la juventud de los pilotos que van dando pasos hacia la Fórmula 1 y la ausencia de normas que impidan que un piloto que ya haya competido en la máxima categoría vuelva a la FIA Fórmula 2. De hecho, el único impedimento se da si el piloto fue campeón, aunque normalmente lo lógico tras caducar la etapa de un piloto en la Fórmula 1 sea buscar otros horizontes que no impliquen disputar categorías formativas.

El caso de Aitken se da, a priori, como algo temporal, sobre todo considerando los compromisos ya existentes del anglo-británico, por lo que HWA Racelab deberá buscar un sustituto a largo plazo. ¿Podría suponer el regreso, una vez más, de Artem Markelov para su octava temporada consecutiva corriendo en la segunda categoría? Bromas o no, el asiento busca dueño.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *