Alex Palou sigue con su aprendizaje en la IndyCar

0
Comparte

Tras un mes de agosto en el que el plato principal de la IndyCar ha sido la 104 edición de las 500 millas de Indianápolis con la doble participación española de Alex Palou y Fernando Alonso, el campeonato sigue su curso y el pasado fin de semana se ha celebrado una nueva cita doble el óvalo de Gateway.

A diferencia del de Indianápolis, el de Gateway se trata de un pequeño óvalo en el que los adelantamientos resultan mucho más complejos y hay que saber escoger cuándo hacer la maniobra y cómo llevarla a cabo. A fin de cuentas, los muros están más cerca y, aunque las rectas no son tan largas, hay que estar totalmente concentrado en todo momento, sin tiempo para relajarse.

Continuo aprendizaje

En lo que a Alex Palou se refiere, este ha sido un fin de semana de aprendizaje. No le ha sido fácil encontrar un buen ritmo que le permitiese brillar y estar en las posiciones delanteras, algo que quedó patente en los entrenamientos libres, donde el español se vio más allá del top10. Trabajaron duro en Coyne para llegar en la mejor forma posible a la sesión clasificatoria.

Una clasificación con un formato nada habitual en el viejo continente. Se realizaron dos vueltas cronometradas por coche en la que, la primera de las vueltas sería el resultado para la primera carrera, mientras que la segunda computaría para la posición en la parrilla de salida de la segunda carrera. De este modo, no entraban en juego los promedios y sería necesario realizar dos grandes vueltas para tener opciones en la jornada del sábado y del domingo.

Fue en la primera carrera donde el piloto español de Dale Coyne obtuvo una mejor posición de partida, haciéndolo desde la undécima posición. Ahora lo que había que hacer era buscar una buena estrategia y jugar de forma adecuada los rebufos, así como anticiparse a las posibles neutralizaciones de las ‘caution’. En ese sentido, fue una carrera movida, lo cual dio juego a una gran variabilidad estratégica.

Sin embargo, Palou protagonizó uno de esos momentos inoportunos en los que se adelantó a una de las resalidas, teniendo que frenar de nuevo, mientras que por detrás Pagenaud no pudo reaccionar a tiempo y se vio accidentado. Por fortuna, el español pudo terminar la carrera, pero lo hizo en una discreta décimo quinta posición que sabe a poco. Por delante se protagonizó una intensa pelea por la victoria entre Takuma Sato y Scott Dixon, llevándose el gato al agua el piloto de Ganassi.

Después de la jornada del sábado, era momento de pasar página, aprender de los errores y centrarse en la última carrera del fin de semana. Dicha carrera empezar con Alex Palou en la décimo cuarta posición. A diferencia del sábado, en la carrera del domingo tan solo hubo dos interrupciones y, una de ellas justo antes de empezar la carrera. Se vertió aceite en el trazado y fueron necesarias las maniobras de limpieza, por lo que la hora de la salida se vio retrasada.

La segunda interrupción vino al final de la carrera en la vuelta 198 de 200, por lo que la cita terminó bajo ‘caution’ con la victoria de un Josef Newgarden que evitó la primera victoria en la IndyCar de un Pato O’Ward que viene realizando una gran temporada. Alex Palou, de nuevo, no terminó de encontrar el ritmo y tuvo que conformarse con una discreta duodécima posición.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *