Continúa el aprendizaje de Alex Palou en la IndyCar

0
Comparte

Sin apenas descanso tras la ronda de Road America, la cual fue todo un carrusel de emociones para Alex Palou y su equipo, la IndyCar se desplazó durante el pasado fin de semana para disputar la ronda del óvalo de Iowa, donde se iba a disputar otra ronda doble. Se trataba de otra oportunidad para que el piloto español siguiese aprendiendo de unos trazados en los que apenas tiene experiencia como son los óvalos.

La primera ronda, que abrió la temporada 2020 de la IndyCar, no fue una experiencia de la que sacar grandes conclusiones más allá de que había que ir mejorando. Iowa, por tanto, se presentaba como una gran oportunidad para ello, pero lo cierto es que, tras los entrenamientos libres, donde Palou terminó en décimo séptima posición no invitaban a que apareciera una sensación de optimismo.

Sin embargo, el piloto de Dale Coyne no bajó los brazos y se enfrentó a una clasificación que le tenía reservada una sorpresita. Se trataba de una clasificación poco habitual, puesto que iba a dar dos vueltas, siendo la primera para la parrilla de salida de la primera carrera, y la segunda vuelta tendría efecto para la segunda carrera.

La primera no fue muy positiva ya que le dejaba en décimo octava posición, cerca de los resultados de los entrenamientos libres, pero el segundo giro fue realmente bueno y competitivo, dando lugar a la esperanza, siendo el séptimo mejor registro, lo cual le dejaba en una muy buena posición para la parrilla de salida de la carrera del domingo.

Llegaba el momento de repartirse los puntos y jugarse el bigote de verdad con la primera de las carreras y la que, sobre el papel, iba a ser más difícil sacar un buen resultado. Alex Palou cumplió con una conducción de menos a más y sin cometer errores, mejorando su posición de partida hasta cruzar la meta en undécima posición, por lo que, tratándose de su tercera carrera en un óvalo, las sensaciones eran positivas.

Durante el transcurso de esta primera carrera se vivió el momento más angustiante del fin de semana cuando el monoplaza de Colton Herta se subió a la chepa del de Rinus VeeKay, situación que propició que el monoplaza de Herta volase hasta las protecciones del muro en un accidente espectacular y en el que todos los elementos de seguridad pasivos y activos, tanto de monoplaza como del propio circuito evitaron que se tuviera que lamentar nada y todo se quedó en un gran susto.

La última y segunda carrera del fin de semana de Iowa arrancaba con el catalán desde la séptima plaza, pero a diferencia de la primera en la que la estrategia le funcionó, en esta ocasión fueron las banderas amarillas las que impidieron que la estrategia del equipo no funcionase como querían lo cual le fue llevando hacía atrás, perdiendo muchas posiciones hasta terminar en décimo cuarta posición.

A la postre ha sido un fin de semana del que se pueden sacar muchas conclusiones y que tanto Alex Palou como Dale Coyne van a tener que analizar para quedarse con lo bueno, puesto que estuvieron cerca de acabar en el top10, aunque también de los aspectos negativos que de bien seguro que van a mejorar en vistas de la gran cita a finales del próximo mes, las 500 millas de Indianápolis.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *