FIA Fórmula E — Doble ronda digna de Broadway en Brooklyn

0
Comparte

Un mes después de la primera visita de la FIA Fórmula E a Puebla, la batalla por el primer mundial eléctrico volvía a la carga en Nueva York para arrancar los compases finales de una temporada que sigue sin tener un dueño claro, quizás más que nunca. La antepenúltima ronda doble de este curso 2020-2021, lejos de esclarecerlo, se presentó en Brooklyn y nos ofreció al noveno ganador distinto de esta temporada.

Antes de eso, tuvimos una primera clasificación donde todo parecía indicar que Sebastién Buemi, por fin, había vuelto a la vida. El veterano piloto de Nissan e.dams se situó como el piloto más rápido antes de la Superpole pero, en la sesión definitiva, sería Nick Cassidy el que volvería a sacar un poco de orgullo y talento para aferrarse a la pelea por el liderato en su año de debut.

El neozelandés conseguiría la Superpole por delante de Jean-Eric Vergne y un Alex Lynn que, desde su podio en la segunda carrera de Valencia, no había parado de puntuar y buscaba prolongar su mejor racha en el certamen. Por detrás, Maximilian Günther, Sebastién Buemi y Pascal Wehrlein cerrarían la sesión final, todo mientras Sam Bird, Stoffel Vandoorne o Antonio Félix da Costa caían en picado. Nuestro último ganador y líder, Edoardo Mortara, sería último.

Maximilian Günther saca lustre en casa a un año gris

Con el impresionante paisaje del distrito financiero de Nueva York de fondo, el ePrix de la ciudad más icónica de los Estados Unidos daba comienzo con una pasada de frenada de Alex Lynn que le hacía perder plazas. Cassidy mantendría con comodidad su liderato en una primera vuelta en la que la horquilla de la curva 10, nueva ubicación este año del Attack Mode, vivía un pequeño atasco sin mayores contratiempos.

En apenas cinco minutos, Alex Lynn buscaría recomponerse haciendo mano del primer extra de potencia, cayendo hasta la octava posición. Pronto sería seguido por los pilotos de cabeza, entre ellos Cassidy y Vergne, ambos abriendo hueco con un Buemi que cerraba el podio a duras penas con un Günther muy animado. Con el neozelandés defendiéndose tanto en estrategia como en pista, todo marchaba con calma tensa.

Al cuarto de hora, esa calma tensa la rompería Pascal Wehrlein al estrellarse contra Alex Lynn en esa misma curva 10. El alemán sería incapaz de detener su Porsche y se vería forzado a abandonar tras arrollar a un Mahindra que parecía negado. Al frente de la prueba, con media hora por delante, Cassidy y Vergne seguían colaborando sin atacarse para abrir hueco.

El cambio de dinámica llegaría con Günther, que tras superar a Buemi por el tercer lugar empezaría a sacar ritmo a espuertas para acercarse a los dos primeros. En su defensa, el bicampeón haría uso del segundo Attack Mode, siendo imitado por el de BMW Andretti. Al momento de sufrir Mitch Evans un apagón y verse detenido en pista, Nick Cassidy hacía uso de su último Attack Mode. Una Full Course Yellow ponía algo de pausa a la prueba rondando el ecuador.

Cassidy, Vergne, Günther, Di Grassi y un tremendo Robin Frijns que ya había ganado seis puestos tras ser de los más rápidos en los entrenamientos cerraban el TOP 5. Por detrás, Jake Dennis, los dos Mahindra y Da Costa batallaban por las últimas plazas en los puntos. El propio Dennis se quedaría tirado al poco rato de colocarse noveno.

De cara a los últimos diez minutos, la gestión de la batería volvería a ser clave y, de los cuatro pilotos líderes al descolgarse Frijns, Günther marchaba con ventaja. El nerviosismo que eso generaba en Jean-Eric Vergne llevaría al francés a atacar a Cassidy en la curva 10 con demasiado poco tiento. El DS Techeetah apartaría al Virgin, algo que aprovecharía Günther para colocarse líder por el interior de los dos monoplazas.

A pesar de que el grupo cabecero era de ocho pilotos, Günther sacaría ritmo para estirar las distancias. Finalmente, controlaría a placer los últimos compases para vencer el ePrix de Nueva York, la prueba de casa para Andretti, por delante de Vergne y Di Grassi. Nick Cassidy y Robin Frijns, compañeros en Virgin, cerraban el TOP 5 mientras Sam Bird era el único de los cinco primeros del campeonato capaz de puntuar, siendo noveno. Ni rastro de Da Costa y Mortara, fuera de los puntos.

Esta se transformaría en la primera victoria de un joven Maximilian Günther esta temporada, un curso 2020-2021 que se estaba transformando en el más gris del alemán. Esto sorprende, sobre todo, considerando sus números el pasado curso, con opciones a todo de cara al maratón extremo en Berlín. Eso sí, el resultado le permitiría acercarse a su compañero, un Jake Dennis que estaba ejerciendo de líder ante las idas y venidas de rendimiento de Günther.

Puñetazo en la mesa y salto al liderato de Sam Bird

De cara a la undécima ronda de esta temporada, un hombre surgió con la intención de poner fin a una racha de resultados de hasta siete carreras fuera del podio. Ya desde la clasificación, a Sam Bird se le vio como el hombre a batir, pero lo cierto es que pocos esperarían que los Jaguar fuesen a ocupar la primera fila en la Superpole.

El británico, expiloto de Virgin, se haría con la primera posición con noventa milésimas de margen a su compañero, un Mitch Evans que estaba desaparecido desde Mónaco y que quedaría una escasa milésima por delante de un Nick Cassidy con ganas de redención. Los dos Porsche de Wehrlein y Lotterer también se colarían en esta sesión, separados por la sorpresa de Sérgio Sette Câmara. El ganador del día anterior, Max Günther, sería penúltimo.

En la salida y mientras Jean-Eric Vergne confirmaba un domingo horrendo al quedarse tirado en la última posición de la parrilla, Mitch Evans arriesgaba al límite para mantener la segunda posición frente a Nick Cassidy. Desde los primeros compases de este ePrix quedaría bastante definido que el grupo delantero estaría comandado por los Jaguar de Bird y Evans.

Tras un breve periodo de coche de seguridad, menos de cinco minutos con su respectivo recorte de energía a los monoplazas, la resalida se tornaría bastante más bronca, con Sebastién Buemi impactando contra René Rast y forzando al alemán a pasar por boxes. Poco después, Jake Dennis arrinconaba contra el muro al ya antiguo líder, Edoardo Mortara.

Jaguar, en el momento de pasar por la zona de activación del Attack Mode, lo tenía muy sencillo. El ritmo de Sam Bird le permitía mantenerse al frente sin apuros y, en el caso de que Cassidy superase a Evans, la tardanza del neozelandés de Virgin para realizar la trazada alternativa permitía a su compatriota de Jaguar superarle con la potencia extra. Por eso, los dos pilotos del equipo félido realizarían sus dos activaciones en pareja.

Una cosa similar probaría Porsche aunque, en el momento de cumplir su última activación, la dupla germana se toparía con un António Félix da Costa en remontada desde la séptima posición. El portugués se lanzaría entonces a la persecución de los dos Jaguar y Nick Cassidy. Los Porsche, Sérgio Sette Câmara y Alexander Sims perdían comba definitivamente.

Esto desencadenaría en una lucha muy tensa por las posiciones de podio. Con Sam Bird en otra galaxia, Evans se defendía de Cassidy y Da Costa pero, a falta de dos minutos, la desgracia asolaría a los británicos tras un toque del neozelandés contra el muro. El error del antiguo campeón de la GP3 Series dañaba la suspensión trasera izquierda y le llevaba a perder plazas hasta que, prácticamente en la última curva de la última vuelta, esta cedía y le llevaba a caer fuera de los puntos.

El primer doblete en la historia de Jaguar y unos valiosísimos puntos se iban por el desagüe, pero la alegría por la dominante victoria de Sam Bird ponía la tirita a la herida. El británico, con esos 25 puntos más los 4 conseguidos en clasificación, asaltaba el liderato de nuevo con Cassidy y Da Costa cerrando el podio y Wehrlein y Lotterer el TOP 5. Destacaría Norman Nato siendo séptimo y volviendo a los puntos, algo que no hacía desde Valencia.

Se aproxima el final de esta apoteósica temporada eléctrica. La FIA Fórmula E descansará esta semana para volver el 24 y 25 de julio a Londres. El regreso de la prueba londinense implicará el debut de su nuevo emplazamiento, el ExCeL London, un impresionante centro de exposiciones donde la revolución de un trazado que mezclará zonas por dentro del edificio y sus alrededores en Royal Docks.

La igualdad es tan brutal que más de 15 pilotos podrían salir líderes de la ronda británica de cara a Berlín. Hasta 8 pilotos en la zona media están empatados en puntos, y las distancias entre los pilotos en cabeza es nula. En una sola carrera puede cambiar todo por completo, así que estas dos últimas rondas europeas de la temporada son absolutamente imperdibles.

Clasificación de pilotosPuntosClasificación de equiposPuntos
1º — Sam Bird811º — Envision Virgin146
2º — António Félix da Costa762º — DS Techeetah144
3º — Robin Frijns763º — Jaguar Racing141
4º — Edoardo Mortara724º — Audi Sport ABT115
5º — Nick Cassidy705º — Mercedes-EQ113
Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *