FIA Fórmula E — El ePrix de Valencia se estrena con emoción y polémica

0
Comparte

Desde este fin de semana, el Circuit Ricardo Tormo de Cheste ha pasado a formar parte de la historia de la FIA Fórmula E como el primer trazado en acoger un ePrix en España. A pesar de que la instalación valenciana ya había acogido la pretemporada de la categoría desde 2017, este paso para disputar dos rondas en Cheste no se había dado hasta un 2021 que sigue marcado por la pandemia y donde el mundial eléctrico ya había tenido que modificar su calendario en diversas ocasiones.

A día de hoy, este ya está confirmado a la espera de saber si las cuatro rondas dobles restantes siguen en pie, con la sorpresa de un Circuit de Monaco casi calcado al de la Fórmula 1 y la presencia de Puebla, un circuito más conocido por acoger al WTCC hace más de una década y a las categorías mexicanas de NASCAR, ante el uso del Autódromo Hermanos Rodríguez como hospital de campaña contra el COVID-19.

Centrándonos en las rondas 5 y 6 de esta temporada, la acción del ePrix de Valencia vendría por todos los lados imaginables. Al igual que en la pretemporada de este curso 2020/2021, la lluvia haría acto de presencia durante parte del fin de semana, empapando un trazado que también varió en relación al visto el año pasado.

Hasta ahora, la FIA Fórmula E había hecho uso de la variante «Nacional» del circuito de Cheste, con alguna variación ligera o sin ella, pero la categoría impulsaría una expansión de los 3,13 kilómetros a los 3,37 kilómetros. La base de este cambio se encontraría en unas nuevas curvas 9 y 10, acortando el circuito habitual a través de una variante interna e instalando una nueva chicane justo en la entrada del pit-lane habitual, tal y como podéis ver en los mapas.

En estas condiciones, la clasificación se transformaría en un auténtico reto. Con la pista mejorando, Alexander Lynn sería el piloto más rápido antes de pasar a la Superpole, una sesión donde los pilotos de Mercedes se las traían muy felices con un ritmo demoledor. Stoffel Vandoorne se adjudicaría una pole position sublime por delante de Antonio Félix da Costa y su compañero, Nyck de Vries, pero todavía faltaba el giro de guion. Sin ir más lejos, el piloto neerlandés arrastraba una sanción de cinco posiciones tras su accidente en los compases finales de la ronda anterior, en Roma, pero el caso del belga sería mucho, mucho peor.

Un dígito. Un sencillo número le arrebataría la segunda pole position de la temporada al expiloto de McLaren. La razón se encontraría en que el equipo Mercedes se confundió al entregar el número identificativo del set de neumáticos a utilizar, dando pie a que todos y cada uno de los tiempos de Vandoorne en clasificación serían anulados, mandándole a la última posición de parrilla. La pole la heredaría el DS Techeetah de Da Costa, seguido por Max Günther, Alex Lynn, Sébastien Buemi, André Lotterer y Norman Nato. Los líderes del campeonato a estas alturas, Sam Bird y Mitch Evans, arrancaban fuera del TOP 15.

Ronda 5: ¿Fórmula E-sperpento o E-spectáculo?

Dicho y hecho, el primer ePrix español en siete temporadas era una realidad, pero el arranque no sería el deseado ni mucho menos. Una vez más, y al igual que en Roma, el nuevo y flamante «Mini de seguridad» sería el encargado de comandar durante una vuelta a los 24 pilotos, nulificando una salida en parado para darse una salida lanzada ante una lluvia que arreciaba. Con esto, contamos el primer periodo de coche de seguridad, y acordaos de este detalle, pues el primer recorte a las baterías, como manda la normativa, se realizaba con la bandera verde.

Mientras Da Costa se mantenía líder y empezaba a abrir hueco con relativa comodidad, por detrás se sucedían las primeras sanciones. Lucas di Grassi realizaba un stop&go de 10 segundos por cambiar la caja de cambios, y Nico Müller cumplía un drive through, empujando a ambos al fondo de la parrilla. En apenas unos minutos, llegaba el primer incidente serio.

Para variar, era André Lotterer el causante, juzgando de forma errónea su entrada a las renovadas curvas 9 y 10 tras mantener un paralelo con Norman Nato y estrellándose contra Sebastién Buemi, dando fin a la carrera del campeón de la segunda temporada de la categoría. Con ambos coches cruzados en la estrechez de la zona, Lotterer daba marcha atrás y por poco impactaba con Jake Dennis.

El segundo coche de seguridad hacía su aparición con las tres primeras posiciones inalteradas. Eso sí, Nyck de Vries ya se había aupado a la cuarta plaza tras arrancar séptimo. Stoffel Vandoorne, por su parte, sufría bastante más en el pelotón, todavía antepenúltimo solo por delante de los sancionados.

Con 35 minutos por delante, la carrera se relanzaba y Da Costa volvía a abrir hueco con celeridad, dejando a Max Günther plantar el autobús ante Alex Lynn. Todo cambiaría desde el segundo en el que, a través de la radio, permitían a Nyck de Vries atacar, superando por el exterior de las curvas 4 y 5 al Mahindra y en la última curva habitual de Cheste a Günther.

Lynn, tras una lucha cuerpo a cuerpo con el BMW Andretti, saldría en persecución de Nyck de Vries, que a su vez intentaba recortar distancias con Da Costa. Los primeros Attack Mode comenzaban a sucederse en cabeza, y con menos de media hora en el reloj Vandoorne ya rodaba en el TOP 15. De golpe, la temporada de Maximilian Günther volvía a oscurecerse tras perder el control de su monoplaza en la frenada de la curva 2, yéndose largo y acabando en la gravilla. El tercer periodo de coche de seguridad con su respectiva reducción de batería llegaba a mitad de carrera.

Aprovechando los segundos restantes de su primer Attack Mode, Alex Sims superaba tanto a Oliver Rowland como a Alex Lynn para colocarse tercero, aunque con Da Costa y De Vries en un nivel completamente distinto al resto. Los pasos por la zona de aumento de potencia comenzaban a concluir, con Nyck de Vries utilizando su último Attack Mode antes de que un nuevo coche de seguridad saliese a pista. Una vez más, las curvas 9 y 10 eran el foco de acción en una escena dantesca: Vandoorne yéndose a la gravilla y echando fuera de pista a Nico Müller al regresar al asfalto, Sergio Sette Câmara apareciendo trompeado tras tocarse con un Jaguar…

Con diez minutos por delante, la batalla entre Da Costa y De Vries quedaba inaugurada. El portugués buscaba su último Attack Mode utilizando el Fanboost, la suma de potencia gracias al voto de los aficionados, defendiendo así de un Nyck de Vries que se quedaba tras el lisboeta a la espera de acontecimientos. Por detrás, una lucha encarnizada entre Norman Nato y Pascal Wehrlein por la sexta plaza por poco acababa en accidente en la curva 6, mientras Alex Lynn perdía posiciones con los dos Virgin de Nick Cassidy y Robin Frijns y Oliver Rowland.

En ese preciso instante, por detrás llegaba el coche de seguridad clave. André Lotterer, que ya había sido sancionado por el toque con Buemi, se llevaba puesto a Edoardo Mortara en la curva 1, dejando su Porsche en la gravilla y forzando un periodo de «Mini de seguridad» que dispararía la reducción de batería de los pilotos en pista. Esto, con una vuelta restante, no habría sido tan problemático, pero con el tiempo aún por cumplirse y una vuelta extra obligatoria, los pilotos todavía debían dar dos giros al trazado de Cheste. El caos estaba asegurado.

Al comenzar la última vuelta, Antonio Félix da Costa levantaba el pie para intentar llegar con vida al final. Nyck de Vries, que había ahorrado como nadie en pista, se colocaba primero, seguido de Rowland y Sims. Por detrás, las escenas de pilotos quedándose varados se multiplicaban. Los dos NIO 333 directamente se detenían a la vez y, mientras tanto, otros pilotos rodaban con un redondo y absoluto 0% de batería.

Una situación fuera de control que se solventaba con Nyck de Vries venciendo sin oposición y obteniendo su segunda victoria de la temporada, con Oliver Rowland realizando toda la última vuelta con un 0% y con Sims defendiendo sobre la misma línea de meta el podio frente a un Nico Müller que había resalido… ¡undécimo!

La mejor parte se la llevaría un Stoffel Vandoorne que, tras resalir prácticamente fuera del TOP 15, llegaba a la bandera a cuadros quinto, pero con una tormenta de sanciones acechando el cielo encapotado de Valencia. Antes incluso de llegar al podio, Rowland y Sims eran descalificados en el acto, lo que significaba que Nico Müller heredaba una increíble segunda posición tras arrancar vigesimosegundo.

Stoffel Vandoorne subía entonces a la tercera plaza tras empezar el ePrix último, superando el récord de posiciones ganadas en una carrera del campeonato. El TOP 5 lo cerrarían Cassidy y Rast, con Da Costa y el líder del campeonato, Sam Bird, finalmente descalificados y con un panorama de solo nueve pilotos acabando la prueba, dejando huérfana la décima posición y el punto correspondiente.

Ronda 6: Clase magistral del profesor debutante, Jake Dennis

El domingo, tanto el tiempo como la FIA Fórmula E encontraron un pequeño remanso de paz en la sexta ronda de la temporada. Aunque la clasificación sería tan agitada como de costumbre, eso sí, con una Superpole a la que accederían seis pilotos por sorpresa. Los dos NIO 333 conseguirían colarse en el TOP 5 frente a Lotterer y Nato, pero la pole terminaría siendo un duelo entre Alex Lynn y un Jake Dennis que, finalmente, se adjudicaría su primera pole en la categoría eléctrica tras ser el más rápido en las dos sesiones. Los dos Mercedes y los dos Virgin, líderes del campeonato, arrancarían desde el vagón de cola.

Por fin, la Fórmula E se animó con una salida en parado que, sorpresa, sorpresa, no generó ningún tipo de incidente reseñable. Solo Tom Blomqvist, que partía tercero, perdería plazas con su compañero, Oliver Turvey y con Norman Nato. Con hijo de la leyenda de los rallys, Stig Blomqvist, perdiendo plazas, la carrera entraría en un pequeño estado de coma hasta los primeros usos del Attack Mode de los pilotos de cabeza, algo que llevaría a Oliver Turvey a superar a Alex Lynn por la segunda posición. El piloto de Mahindra aprovecharía sus últimos instantes de potencia extra para devolverle la jugada a Turvey en la curva 7.

Con los pilotos líderes del campeonato sufriendo por entrar en los puntos, Stoffel Vandoorne alcanzaría periódicamente la décima plaza, pero el que se destacaría como remontador sería un René Rast. A falta de 23 minutos, el alemán rodaba noveno, pero un par de vueltas después se auparía a la quinta plaza al deshacerse pronto de sus dos Attack Mode. Eso le sumaría a la lucha por el podio tras superar a Rowland y Lotterer, colocándose tercero ante la desaparición de los dos NIO 333. En ese punto, Norman Nato atacaría a Alex Lynn por la segunda plaza, pero terminaría llevándose por delante al británico en la curva 9.

Este nuevo desbarajuste llevaría a Lynn a perder plazas y a Nato a ser sancionado con cinco segundos pero, más importante todavía, permitiría a Jake Dennis abrir un pequeño colchón con el resto, aunque un error le devolvería de nuevo al grupo. Por detrás, Vandoorne seguía intentando progresar a marchas forzadas y, tras un nuevo jaleo en las curvas 9 y 10 ante un adelantamiento de Rowland a Lynn, el piloto de Mercedes intentaría aprovecharse para superar al Nissan e.dams de Sebastién Buemi, impactando contra el muro de la salida de la curva 10 ante la encerrona del suizo. Su carrera acababa ahí al dañar su dirección.

La batalla entre Rast, Lynn y Rowland por la tercera posición provocaría que los tres primeros, Dennis, Nato y Lotterer abriesen un hueco considerable. Los seis primeros, a su vez, rodaban ya bien lejos del resto del grupo, lo que dejaría una batalla aislada por las posiciones de honor. En esa batalla, una vez más, la gestión de las baterías sería clave incluso sin la presencia de un número exagerado de coches de seguridad. Tanto es así que René Rast sería el primero en levantar el pie, siendo superado por Lynn y Rowland.

La reacción de BMW Andretti y Jake Dennis ante esto sería rápida e inteligente. El británico levantaría el pie para ahorrarse una vuelta extra y daría comienzo al último giro en cabeza, defendiéndose de un Norman Nato que, a su vez, protegía una segunda posición inexistente para él por su sanción. Finalmente, la estructura estadounidense alcanzaba su primera victoria de la temporada de la mano de Jake Dennis, que comandaba la prueba de principio a fin y lograba la primera victoria de un rookie desde Félix Rosenqvist en el curso 2016-2017, transformándose en el debutante más precoz en vencer en un ePrix.

Segundo sería André Lotterer, consiguiendo sus primeros puntos de la temporada tras un par de rondas atroces en el apartado del pilotaje. En tercera posición, Alex Lynn, dedicando un podio a un Adrián Campos al cual se le otorgaría un minuto de silencio antes de la prueba «de casa» del piloto español. Oliver Rowland y Norman Nato cerrarían el TOP 5, de forma que, a día de hoy, todos los pilotos del campeonato ya han puntuado. Los que no obtendrían puntos serían los cinco primeros clasificados, con los dos Mercedes y los dos Virgin encontrando sendos ceros que agitan más todavía la clasificación.

Ahora, la FIA Fórmula E descansa esta semana para trasladarse a Mónaco, un ePrix único en el que la categoría eléctrica por fin se enfrentará al reto de un Montecarlo extendido. A esa prueba llegará Nyck de Vries como líder y con la confianza que le da el ser un dos veces ganador de Mónaco en la FIA Fórmula 2. Eso sí, no lo tendrá nada fácil, con cada vez más perseguidores ansiosos de echarle el guante al liderato y, por consiguiente, a la primera posición de un mundial tan apretado como siempre.

Clasificación de pilotosPuntosClasificación de equiposPuntos
1º — Nyck de Vries571º — Mercedes-EQ105
2º — Stoffel Vandoorne482º — Jaguar Racing82
3º — Sam Bird433º — Virgin Racing58
4º — Robin Frijns434º — DS Techeetah57
5º — Mitch Evans395º — Audi Sport ABT52
Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *