Jarno Opmeer manda en la primera ronda de los F1 eSports 2020

0
Comparte

Lo mencionó Dani Moreno en la entrevista que le dedicamos hace unas semanas: ojo con Jarno Opmeer. El nuevo piloto de Sauber eSports (sí, el equipo de llama así, aunque lleven los colores de Alfa Romeo) ha demostrado que tiene el talento y la velocidad necesaria para ser oposición directa de Brendon Leigh y David Tonizza. Porque los F1 eSports ya no son solo nombres, sino que la batalla es abierta.

En 2017 la igualdad no era tan clara, pero conforme han pasado los años, la pelea por ser el mejor se ha acentuado. En este caso, los que parece que tienen la sartén por el mango son los chicos de Sauber eSports y de Red Bull. Por lo menos, tras las tres primeras carreras.

Si bien es cierto que el actual campeón -David Tonizza- ha tenido dos carreras horrorosas, en este campeonato se premia la regularidad. En eso brillan especialmente los chicos con los colores de Alfa Romeo. Jarno Opmeer es su punta de lanza, pero Daniel Bereznay no se quedó lejos.

Carrera 1

La primera de las carreras se disputó en Baréin, y ahí se vio el primer golpe de efecto. Tonizza se vio involucrado en un toque que lo mandó fuera de pista, con daños en el alerón delantero. Esa parada extra le descuadró la estrategia y, sin opción a coches de seguridad, se iban al garete la primera de las luchas por los puntos. El campeón, en apuros, sólo pudo terminar en última posición.

Mientras desde la Pole Position salió Nicolas Longuet, de Renault Vitality eSports. El francés, que competía desde la base del equipo junto su compañero chileno Fabrizio Donoso, clavó la última vuelta de Q3 y quiso salir a por todas. La diferencia llegó en la curva cuatro, cuando Danielo Bereznay le tiró el coche, y pasó a Longuet. Lo malo para el húngaro es que Joni Törmälä les birló la primera posición tras estar agazapado en tercera plaza.

Aquí la estrategia importa mucho. Los neumáticos blandos se deshacen en Baréin, por lo que Bereznay y Tormälä habían hecho los deberes: ponerse al frente y tirar. Por detrás, y tras ese cara a cara en la primera vuelta, el Red Bull de Marcel Kiefer y el Renault de Nicolas Longuet lideraban los pilotos que montaban gomas medias.

Quizá en el modo Trayectoria del F1 2020 no funcione bien la estrategia de salir con blandos, pero la igualdad en los F1 eSports hace que, si paras pronto en Baréin, no te veas tan afectado por el tráfico en general. En la vuelta 7 y 8 paraban Törmälä y Bereznay. El de Alpha Tauri se situó delante de Bereznay, pero el Alfa le sobrepasó y ambos empezaron a acercarse al grupo delantero.

Conforme se iban reduciendo las distancias, llegaban las vueltas clave para los primeros clasificados. La intención de su estrategia es alargar al máximo y aprovechar las últimas vueltas de forma explosiva: neumáticos blandos nuevos frente a los medios usados de Bereznay y Törmälä.

Así pues, en la vuelta 18, Jarno Opmeer contactó con Bereznay y Törmälä, y rebasó al Alpha Tauri en la recta de meta. A partir de ahí, y con más ritmo, el neerlandés se puso en cabeza y lideró el doblete de Alfa Romeo. Tercero entró Marcel Kiefer, con Nico Longuet enganchado a la estela. Ambos adelantaron a Törmäla, que sufría con las gomas más gastadas de todo el pelotón.

La parte positiva de Baréin también se vio en la cola de la zona de puntos. Ya es conocida la velocidad de Álvaro Carretón. El español terminó octavo, justo por delante de Dani Moreno. El nuevo piloto de McLaren Shadow entró por la puerta grande, clasificándose para Q3. En carrera, al igual que Carretón, se mantuvo fuera de problemas y sumó sus primeros dos puntos del año.

Carrera 2

Sin más dilación, la segunda carrera del año dio inicio. En este caso, en el trazado de Hanoi. De esta forma la pista vietnamita se estrenaba en el paraguas de la Fórmula 1 (los F1 eSports no dejan de ser un campeonato oficial de Fórmula 1), y con un nombre propio: David Tonizza.

El de Ferrari se recuperó de su primera carrera, en la que no puntuó. Salió segundo, pero en la arrancada superó a Jarno Opmeer. El neerlandés quiso mantener la buena racha de resultados de Baréin, y se hizo con la ‘Pole Position’.

Por detrás, Álvaro Carretón y Dani Moreno no pudieron entrar en zona de puntos a lo largo de la carrera. Salieron 13º y 14º respectivamente, pero el ritmo de los de delante era simplemente mejor. De hecho, Moreno tuvo un toque con Daniel Bereznay que le obligó a cambiar el frontal de su McLaren.

Regresando a la pelea al frente, la estrategia fue sencilla: neumático blando para pasar a neumático medio. Quién más se benefició de este cambio de gomas fueron los de Renault Vitality: Fabrizio Donoso y Nicolas Longuet. Se arriesgaron con una parada más tempranera, y así pasaron de la sexta a la cuarta por parte del chileno y de la tercera a la primera por parte del francés.

Aquí, entonces, fue donde se decidió la prueba. Longuet aguantó las acometidas de Tonizza. El de Ferrari iba con gomas en mejor estado, mientras Longuet se subía por las paredes en busca de tracción. En la vuelta 17 de 19, Tonizza mandó el primero de los ataques. Longuet le dejó pasar, sabiendo que aún quedaba carrera por delante.

Así pues, en el siguiente giro, Longuet recuperó el liderato. El francés necesitaba abrir brecha, pero Tonizza era mucho más rápido que él. No consiguió alejarlo a más de un segundo, y, por DRS, el Ferrari pasó al Renault en la última vuelta, no sin resistencia. Longuet salió emparejado de la horquilla de la recta trasera, pero su rival tenía el interior para la siguiente curva y ahí terminó la pelea. Victoria de Tonizza y de Ferrari, que plantaron cara.

En tercera posición, y atento a lo que ocurría por delante, cruzó la línea de meta Jarno Opmeer. 15 puntos extra que sumó el de Alfa para ampliar su diferencia en la general y así apuntalar su candidatura al título 2020. Pero, pese a todo, aún quedaba una carrera al día siguiente.

Carrera 3

China fue el lugar elegido para cerrar la primera de las rondas del F1 eSports 2020. Al igual que Baréin, la estrategia es fundamental. Muy parecida a la de Baréin, es importante no encontrarse tráfico y mantener un buen ritmo. Con los cuatro primeros en menos de una décima, arrancaba la tercera carrera.

Jarno Opmeer era el ‘Pole sitter’, pero una mala salida le dejó en bandeja de plata esa primera posición a su compañero Dani Bereznay. Tras él, Marcel Kiefer quiso aprovecharse de la mala tracción, al igual que Tonizza. El italiano iba con ganas de repetir victoria, pero las cosas se torcerían cuando los dos Ferrari se desconectaron de la carrera. Otro cero para el campeón, que aguanta como puede en la general.

A nivel de estrategia, Opmeer y Carretón salieron con las gomas medias. La intención de ellos era aprovechar los últimos giros para ganar puestos, ya que la degradación en Shanghái es alta. Por eso mismo, Opmeer no se puso nervioso y dejó que los de delante tirasen.

La corta distancia de las carreras impide que se equilibren las estrategias, por lo que es importante siempre no cometer errores. El neerlandés y el español así lo hicieron, y aprovecharon para ponerse en cabeza de carrera en la vuelta seis.

Brendon Leigh fue otro de los que eligió la estrategia agresiva al final, y entró directamente en pelea directa con carretón. El bicampeón acabó contactando en dos ocasiones con la parte trasera del Williams del español, y eso provocó que en la fase final de carrera Carretón no pudiese pelear por la victoria.  

Una vez pararon Opmeer y Carretón en la vuelta 13, ambos llegaban a velocidad de crucero por detrás. Al frente; Marcel Kiefer, Daniel Bereznay y Frederik Rasmussen rodaban en grupo. Para ellos, lo importante es que Ompeer y Carretón se entretuviesen en el tráfico, cosa que no sucedió.

En unas tres últimas vueltas de escándalo, Opmeer rebasó a Rasmussen, Bereznay y Kiefer sin mayores dificultades. Pese a dar opción a DRS a Kiefer en la última vuelta, Opmeer tenía más tracción y ERS guardado, y pudo defender la primera posición y anotarse la segunda victoria del año.

Carretón pudo luchar por el podio, pero Frederik Rasmussen se defendió como gato panza arriba y eso frenó las opciones del español. Finalmente terminó cuarto, enganchado a la trasera de Bereznay.

Destacar también la remontada de Dani Moreno. El valenciano pasó de ser último en parrilla a terminar en novena posición. Su estrategia giró entorno a alargar al neumático medio al máximo y tener goma fresca para el final de carrera. Con ello, consiguió remontar de la 13ª posición a la octava en a penas cinco vueltas.

Así pues, el campeonato lo lidera Jarno Ompeer con 65 puntos, 24 más que Marcel Kiefer y 32 más que Dani Bereznay. Con una carrera casi de margen, el neerlandés de Sauber eSports puede empezar a gestionar el campeonato.

Álvaro Carretón es noveno en la general, con 14 puntos. Mientras, Dani Moreno suma un total de 6 puntos a su haber y se sitúa 12º, empatado con Enzo Bonito. La próxima cita de los F1 eSports será el 4 y 5 de noviembre. Zandvoort, Montreal y el Red Bull Ring serán los circuitos elegidos para la segunda ronda.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *