NODA Racing – Un debut de diez en forma de victoria

2
Comparte

En japonés, el número diez se pronuncia como «ju», motivo por el que Juju Noda eligió que su dorsal en el mundo de las carreras fuera ese 10 que a día de hoy ya tiene su hueco en el automovilismo. Un diez, como la nota que se merece tras sus tres primeras carreras oficiales. Al final, en Dinamarca la normalidad empieza a apoderarse del país (en especial de la Jutlandia danesa) y gracias a eso NODA Racing pudo realizar su debut competitivo en Europa aunque fuera a puerta cerrada para el público y con muchas medidas de seguridad para evitar riesgos para los miembros de los equipos presentes en el circuito de Jyllandsringen, cerca de Silkeborg.

La aventura de NODA Racing dio un paso adelante a principios de mes con la confirmación de la primera ronda de la temporada de la Fórmula 4 danesa, además de algunas de las otras competiciones de este país, como la cita inaugural de su propio campeonato de TCR o varias copas históricas. La situación se precipitó y con ello también las prisas por tenerlo todo preparado. Los últimos repuestos, los billetes de avión… y hasta alguna pieza que había que cambiar por algún problema de última hora. ¡No hay nada peor que lidiar con varias compañías y varios envíos a la vez, sin saber si alguno de ellos llegaría a tiempo para la carrera. Al final, se logró con todos los elementos excepto una parte de un volante de inercia sin el cual aún pudimos sobrevivir.

Para todo el equipo NODA Racing, además de nuestros rivales de FSP, la competición arrancó en cierta manera ya el miércoles con un día de test que tuvo su réplica el viernes. Mientras la primera jornada fue completamente en seco, la segunda tuvo un par de chubascos que complicaron el trabajo. Sin embargo, todo el equipo llegó preparado para el sábado y el domingo, días cruciales para la estructura al disputarse nuestra primera carrera. Para la mitad del equipo, era nuestro debut en las carreras y eso se notó en algunos puntos. El primero, no hay que ocultarlo, el de un servidor que se dio de cara contra el problema de las normativas escritas en un idioma extranjero.

En danés, la palabra usada para la sesión clasificatoria es «tidtagning», que en el contexto es traducida a otros idiomas como el concepto de una sesión con tiempos. De forma equivocada y sin tener una corrección expresa, servidor entendió por lo tanto que el uso de neumáticos estaba regulado en todas las sesiones del campeonato. Por ello, la decisión del equipo era la de no participar en los entrenamientos libres, para proteger las gomas registradas para el fin de semana y tener menos desgaste para la sesión clasificatoria y las carreras. Resultó que en los entrenamientos libres los equipos son libres de usar los neumáticos que quieran. Lamentablemente, no hubo tiempo de preparar el coche para salir a pista en los libres y nos plantamos en la sesión clasificatoria con solo 15 minutos de un warm-up matutino.

Para acabar de complicarlo todo, la lluvia hizo acto de presencia poco antes de empezar, causando que la primera curva estuviera especialmente delicada. Una salida de pista de otro de los participantes neutralizó la sesión durante unos importantes minutos, antes de que todo el mundo volviera a una pista que mejoraba cada vuelta. Al final, Juju logró el segundo mejor tiempo, obligada a levantar el pie en su última vuelta rápida por la presencia de una bandera amarilla. Fue precisamente ella quien se fijó en que si era bandera amarilla le había fastidiado la vuelta pero su rival había mejorando yendo unos 25 segundos por detrás, algo podía no ser 100% legal. Dicho y hecho, analizamos nuestra información de vídeo, confirmamos la presencia de la bandera amarilla y pusimos la protesta en contra de FSP y su piloto, Conrad Laursen.

En efecto, la pole position se había marcado bajo bandera amarilla, lo que llevó a los comisarios a tomar la decisión de quitarle la mejor vuelta al piloto del coche número 20. De golpe y porrazo, estábamos en pole para nuestra primera carrera. La primera de Juju como piloto, la primera de Víctor como ingeniero y la primera mía como Team Manager. Además de la primera del equipo en Europa, claro. Y el resultado de la carrera no habría podido ser mejor. Juju arrancó bien, mantuvo el liderato al bloquear a un Laursen que había partido ligeramente mejor y controló la carrera hasta la bandera de cuadros, mostrando un ritmo fantástico. Difícilmente habría podido ir mejor. Y luego aún tuvimos tiempo de celebrar el éxito una vez terminada la parte más urgente del trabajo, antes de volver a ponernos con ello.

Porque si el éxito del sábado era remarcable (como también lo fue la ‘explosión’ de las redes sociales del equipo), el domingo aún había dos carreras por disputar y ahí es donde las cosas se pusieron interesantes. En la segunda carrera, Juju partía octava tal y como le correspondía por haber ganado la carrera del sábado ya que la segunda parrilla se forma con el resultado de la primera manga aunque con los 8 primeros en orden invertido. En la carrera realizó una buena actuación con una gran resalida tras un coche de seguridad para finalizar en tercera posición… aunque desafortunadamente, un error de los mecánicos significó que nuestro coche montaba unos neumáticos equivocados, con un desgaste parecido al de los del día anterior pero sin estar registrados por los comisarios deportivos. ¿Resultado? Descalificación.

La decepción fue grande, sobre todo porque la descalificación de la segunda carrera nos complicaba la vida para la tercera, puesto que la parrilla se ordena según los resultados en las dos anteriores. De esta forma, Juju tendría que partir desde la duodécima posición, un sitio en el que es fácil verse envuelto en situaciones problemáticas en los primeros metros. Afortunadamente no hubo líos en la salida, con Juju empezando una remontada que la llevó a grandes adelantamientos camino a la cuarta posición final. Todo esto, ¡a pesar de solo ocho minutos en bandera verde por la aparición de dos coches de seguridad! Sin el último, quizás habría podido optar a superar a Mads Hoe, que rodaba en tercera posición. Aún así, un cuarto que es tercero entre los coches de Fórmula 4 es un buen resultado para una carrera de remontada.

Una vez completada la carrera, Juju Noda es cuarta de la general con 37 puntos, por detrás de Conrad Laursen, Sebastian Øgaard y Mads Hoe. La próxima ronda será el mes de septiembre en Padborg Park, nuestro ‘circuito de casa’. Allí esperamos mejorar los resultados del pasado fin de semana, sobre todo si queremos optar al título. Es una de las por lo menos cuatro rondas que nos quedan por delante. En principio el calendario no debería sufrir más cambios pero no es descartable que llegado el momento pudiera recuperarse alguna de las carreras perdidas. De todas formas, habrá mucho trabajo por delante en las próximas semanas, incluyendo algún test fuera de Dinamarca y más preparaciones para la segunda cita del año.

El balance del fin de semana no puede ser otro que excelente, aunque es evidente que hay mucho trabajo por delante. Curiosamente quizás sea Juju, la piloto, quien mejor lo ha hecho este fin de semana, mientras todos los demás tenemos cosas en las que debemos mejorar. Pero con dos meses entre la primera y la segunda ronda, no me cabe ninguna duda de que tenemos el tiempo y la motivación suficientes como para llegar a ponerlo todo a punto para lo que deben ser dos meses emocionantes con muchas carreras y, esperemos, muchos éxitos.

Quizá te interese
2 Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *