Robert Wickens sigue con su recuperación

0
Comparte

Tal día como hoy hace 33 años nació en Canadá Robert Wickens. El piloto canadiense ha ido ganándose un sitio en el deporte del motor con el paso de los años, llegando a hacer pequeños pinitos en la Fórmula 1. No obstante, Wickens fue más conocido por su papel en el DTM y más tarde por su paso por la IndyCar donde sufrió un terrible accidente que lo dejó en una silla de ruedas.

Desde efe.uno hemos querido rendirle nuestro pequeño tributo en el día de su aniversario y, antes de nada, repasemos la que ha sido su trayectoria deportiva. Para ello hay que remontarse al año 2005, donde empezó a formarse en la Fórmula BMW de los Estados Unidos. El canadiense permanecería en las Américas labrándose un nombre por las distintas fórmulas BMW de la región.

Al mismo tiempo lo compaginaría primero en 2006 con la Fórmula Renault 2.0 y en 2007 con las World Series by Renault. Estas iban a ser las competiciones que introducirían a Robert Wickens al viejo continente. Fueron inicios complicados, sin podios y donde sumar puntos se planteaba como una mera utopía. En 2007 llegarían resultados mejores repitiendo en las World Series, aunque todavía sin podios.

No tardaría mucho en llegar a la escalinata de la Fórmula 1, previo paso por la ya extinta A1 Gran Prix, dodne participó en la edición de 2007-08 con el equipo canadiense. 2008 seria un año importante. Allí haría un último año en las World Series donde llegó su primera victoria y un total de cuatro podios y su debut en la Fórmula 3 Euroseries.

A partir de allí y a base de empeño y esfuerzo fue mejorando y terminó pasando por la Fórmula 2 y la GP3 hasta que en 2011 fue piloto probador de Marussia Virgin Racing. Desafortunadamente para sus intereses aquella iba a ser su única participación en la Fórmula 1. Puesto que al año siguiente se convertiría en piloto de Mercedes en el DTM y así iba a ser hasta finales del año 2017. Su bagaje en el certamen iba a saldarse con un total de 7 victorias y su mejor resultado al cabo de un año fue la cuarta plaza de 2016.

El 2018 fue el momento de volver a cruzar el charco y llegar a la IndyCar en el equipo Schmidt Peterson, teniendo un debut de lo más prometedor. Robert Wickens luchó hasta el final por la victoria en la prueba inaugural en St. Pete y solo un toque con Alexander Rossi impidió la hazaña. Causó una gratísima impresión durante la temporada hasta llegar a la cita de Pocono.

Fue en aquel fin de semana cuando sufrió el desgraciado accidente en el que la mala fortuna quiso que su monoplaza emprendiese el vuelo tras un toque con Ryan Hunter-Reay impacto contra la malla de protección ocasionando múltiples lesiones en su cuerpo. Fractura de tibia y peroné de ambas piernas, fracturas en sus dos manos, antebrazo derecho y codo, así como en cuatro de sus costillas. Por último, también tuvo una lesión medular.

Por todo ello, la vida del canadiense pendió de un hilo e hicieron falta varias operaciones y un espíritu de lucha ejemplar. Desde entonces el firme deseo de Wickens ha sido el de recuperarse lo máximo posible y volver a competir. Han pasado tres largos años desde entonces y se ha sabido que sus lesiones han ido mejorando y que ha sido capaz, con ayudas de volver a caminar y dar algún que otro paso.

Desde luego, todavía hay trabajo que hacer y lo más probable es que jamás vuelva a un estado físico como el que tenía antes del accidente, pero es una evidencia que ha hecho progresos más que significativos. Actualmente sigue con el tratamiento con los fisioterapeutas para poder seguir dando pasos hacia adelante.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *