Romain Grosjean vuelve a enfundarse el casco

0
Comparte

El pasado GP de Sakhir fue todo un carrusel de emociones. Quien más, quien menos, apoyaba al Mercedes que pilotó George Russell, así como nos emocionamos después de ver que, tras lo sucedido en la primera vuelta Sergio Pérez remontó desde la cola hasta una luchada y merecida victoria, la primera de su carera en la Fórmula y que le ha valido su llegada a Red Bull.

Pero quién va a tener en su retina aquel fin de semana es Romain Grosjean, tras lo sucedido apenas una semana antes en el GP de Baréin. Fue una primera vuelta en la que se nos encogió el corazón al ver cómo el entonces piloto de Haas viajó a gran velocidad hasta el muro, penetrando la barrera y originando una explosión y el posterior incendio. Los avances tecnológicos de los monoplazas, así como de la seguridad pasiva del circuito, además de la velocidad de comisarios y personal de la Fórmula 1 hicieron que todo quedase en un gran susto.

Evidentemente, Grosjean no salió impune de aquel accidente. Allí acabaría la temporada 2020 del francés y en el hospital se le trataron las quemaduras en la mano. Una vez superado aquel momento, Romain Grosjean se centró en su recuperación hasta que, ya entrado en 2021 anunció su regreso a la competición. En este caso no se trataba de la Fórmula 1, puesto que se ha quedado sin sitio y ha aceptado el reto de la IndyCar de la mano de Dale Coyne, equipo en el que Alex Palou debutó en la categoría y, donde no probará los óvalos.

Con motivo a ello, participó en un test de la propia IndyCar en el circuito de Barber la semana pasada. El piloto tuvo que adaptarse, no solo a la categoría, claramente distinta a lo que ha hecho habitualmente en los últimos años en la Fórmula 1, sino que también a las quemaduras de su mano, que aunque están en una condición bastante buena, l,e han dejado la piel de dicha zona seca y tirante.

Durante el test, y tras un error que le dejó en la grava, el francés fue de menos a más, acabando la jornada con una digna actuación a pesar de figurar en última posición, pero es destacable que lo hiciese en la misma décima que el penúltimo en la tabla de tiempos y a menos de un segundo del mejor registro del día. Esta historia, sin embargo, solo ha escrito su principio y habrá que estar muy pendiente de los progresos de Grosjean durante las trece citas en las que tomará parte el ex piloto de Haas durante la temporada de la IndyCar.

Pero al final, la historia de Grosjean es una de superación y en la que el piloto se ha aferrado a lo que más le gusta, competir. En un espacio de tan solo cuatro meses ha pasado de protagonizar uno de los accidentes más escalofriantes del deporte de los últimos años a volver a enfundarse el casco para participar en un test.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *