Scott Dixon y Pato O’Ward se reparten las victorias en el óvalo de Texas

0
Comparte

La IndyCar no se detiene y durante el pasado fin de semana se disputó su primer fin de semana en un óvalo previo al mes de mayo que va a estar monopolizado por el trazado de Indianápolis, donde se van a disputar el Indy GP y las prestigiosas 500 millas. No obstante, el fin de semana pasado, tuvo lugar en el óvalo de Texas la primera cita doble.

Protagonismo para la lluvia

Lo cierto es que fue un fin de semana marcado por la lluvia o la amenaza de esta. En la jornada del viernes tan solo pudieron celebrarse unos libres en las que todos los pilotos y equipos rodaron con cautela y preparando el coche para su primer óvalo del año, donde Tony Kanaan lidero la tabla de tiempos que toma los mandos del Ganassi #48 que en los trazados ruteros pilota el ex piloto de NASCAR, Jimmie Johnson.

Debido a la lluvia, la clasificación no pudo disputarse y, al ser un fin de semana con dos carreras, una el sábado y la otra el domingo, se iba a conformar la parrilla de salida de cada una de las carreras en función de los puntos conseguidos durante la temporada, es decir, mediante la clasificación general. Esta situación dejaba a Alex Palou en la pole para la carrera del sábado.

Scott Dixon no da opción

La carrera del sábado arrancó con una clara línea seca durante el recorrido y una exterior todavía húmeda y en la que, poner las ruedas encima de ella suponía jugarse el bigote y perder el control del monoplaza. Por ese motivo se pudo notar como todos y cada uno de los pilotos rodaron con suma cautela, apenas yéndose de la trazada ideal para realizar las maniobras de adelantamiento.

Tan solo hubo dos interrupciones por ‘caution’ o bandera amarilla. La primera de ellas fue cuando Josef Newgarden golpeó de forma leve al Foyt de Sebastian Bourdais haciendo que el francés trompease y la segunda la protagonizó James Hinchcliffe al irse por la zona húmeda, perdiendo el control de su Andretti y terminando besando el muro.

En la cabeza de la carrera, Scott Dixon controló casi la totalidad de la carrera seguido por un Alex Palou que tras una mala última parada en boxes cedió terreno a Scott McLaughlin y a Pato O’Ward que se colocaron entre los dos pilotos de Ganassi. De esta forma y ante la imposibilidad de realizar adelantamientos, Scott Dixon se anotó la primera victoria de la temporada y pasó a liderar la clasificación general.

Victoria con premio

De esta forma, la segunda carrera de la temporada iba a empezar con Scott Dixon en la pole que estaba acompañado a su lado por el español Alex Palou. Fueron los dos pilotos de Ganassi quienes iban a monopolizar el liderato de la prueba en sus primeros compases que empezó en su vuelta inicial con un primer gran accidente que fue originado por Pietro Fittipaldi que cometió un claro error al contactar con Sebastian Bourdais en el momento de la salida.

La nota positiva del domingo es que, debido al cambio horario y el aumento de temperatura respecto a la carrera del sábado la zona húmeda era transitable y se vieron más intentos por parte de los pilotos de realizar adelantamientos, aunque había que seguir yendo con cuidado, puesto que el agarre no era el mismo que el de la zona seca.

Hubo una segunda interrupción a mitad de carrera cuando el monoplaza de Jack Harvey sufrió un problema en sus frenos, similar al que protagonizó Colton Herta en la carrera del sábado, el cual dejó algún tipo de fluido en el asfalto, por lo que fue necesario la intervención de los comisarios para tratar de devolver al asfalto a su estado original.

Alex Palou estaba realizando una carrera de menos a más. El español de Ganassi no estaba terminando de encontrar buenas sensaciones y se vio imposibilitado de adelantar mientras iba perdiendo posiciones llegando a situarse séptimo al término de la misma. Una nueva caution en los compases finales hizo temblar los cimientos de Ganassi al perjudicar la estrategia de Scott Dixon. En su lugar, Josef Newgarden y Pato O’Ward se vieron beneficiados.

Era el momento del mexicano de McLaren que sabía que los Penske no habían brillado durante el fin de semana y puso el resto para buscar la anhelada victoria que todavía se le resiste. O’Ward adelantó al piloto de Penske y recibió la bandera a cuadros que conlleva un particular premio, puesto que Zak Brown le prometió que si ganaba una carrera le daría un test con el equipo McLaren de F1, hecho que el propio mandatario reafirmó a través de sus redes sociales.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *