Las 5 cosas más destacables de Imola en 2020

0
Comparte

Cabía esperar algunos cambios en el calendario de Fórmula 1, ya que la pandemia del coronavirus aún está presente en el día a día. Se ha oficializado el aplazamiento del GP de Australia, que se disputará en noviembre, y aún se discute qué ocurrirá con el GP de China. A consecuencia, se ha confirmado la vuelta del circuito de Imola al calendario de 2021. El GP de la Emilia-Romaña fue una de las novedades en 2020, una cita que acogió buenas actuaciones en pista y trajo consigo un montón de recuerdos. Aquí recopilamos las 5 cosas más destacables del GP de la temporada pasada.

La nostalgia de volver al mítico trazado

Una de las sensaciones principales de volver a un circuito como el Autodromo Enzo e Dino Ferrari es la nostalgia que lleva consigo. El trazado italiano estuvo presente en el calendario de Fórmula 1 desde 1980 hasta 2006 de forma ininterrumpida. 27 años seguidos visitando un circuito, el primero conocido como GP de Italia y el resto ya como el GP de San Marino, donde verdaderas leyendas han rodado y han dejado huella.

Un trazado que vio auténticas maravillas como el brillante duelo entre Fernando Alonso y Schumacher en 2005, donde el asturiano aguantó estoicamente durante 11 vueltas a todo un campeonísimo del mundo como lo era el alemán, y acabó ganando el Gran Premio. Por otro lado, Imola también presenció una de las peores tragedias que se recuerdan en este deporte: el fatídico fin de semana de 1994, donde Roland Ratzenberg y Ayrton Senna perdieron la vida.

Después de 13 años fuera del gran circo, las circunstancias que se encontró la FIA con el coronavirus, se llevó a cabo la incorporación de nuevos y viejos trazados al calendario, entre ellos el circuito de Imola, que así sumaba su Gran Premio número 28.

Michael Schumacher sigue siendo el piloto que más veces ha ganado en la pista italiana, 7 victorias en concreto. Por detrás están dos leyendas como Ayrton Senna y Alain Prost, que lograron 3 victorias cada uno, y luego están Damon Hill, Nigel Mansell y Nelson Piquet con 2 victorias. Además de recordar a los pilotos con más triunfos en este trazado, el GP de San Marino de 2001 albergó la que fue la primera victoria en Fórmula 1 de Ralf Schumacher, hermano del Káiser.

La primera vez en el Autodromo Enzo e Dino Ferrari para muchos

A pesar de ya haber formado parte del gran circo, tantos años fuera del calendario significaba que para muchos sería como pisar un circuito nuevo. Aunque muchos de los actuales en la parrilla ya han competido en el trazado en otras categorías, para casi todos era la primera vez que corrían en Fórmula 1. Concretamente, Kimi Räikkönen era el único piloto que ya había participado en un Gran Premio en Imola.

Acostumbrados a circuitos que ya se adaptan a los monoplazas de la época actual, con más escapatorias asfaltadas, pistas más amplias y otros elementos adicionales, al igual que ocurrió en Portimao y Mugello, la Fórmula 1 visitaba un circuito de la vieja escuela, de los tradicionales que continuaba con escapatorias de grava y hierba. Y para todos los jóvenes que pilotaban allí por primera vez les suponía una motivación estar en una pista con estas características.

Primer GP de dos días

Habituados a tener los Grandes Premios con 3 días de actividad en pista, en el trazado italiano se introdujo una reestructuración del típico fin de semana de Fórmula 1 y éste solo contó con una sesión de libres, los clasificatorios y la carrera. Un experimento que sirvió como banco de pruebas para un posible nuevo formato en futuros GG.PP.

Esta variante tiene sus ventajas e inconvenientes. Bien es cierto que para el aficionado que asiste al circuito, como más acción en pista, mejor. Y el papel de los Fórmula 1 los viernes se basa principalmente de las sesiones de libres.

Por otro lado, también se ha defendido que dichas sesiones son demasiado largas y que pueden acabar aburriendo a los telespectadores. Además, acortando la duración de los libres asimismo suponía una prueba de dejar a los equipos con menos tiempo para probar todos los aspectos a tratar del monoplaza y llegar al día de la carrera con más interrogantes y, por consecuencia, más sorpresas posibles en cuanto a la acción en pista. Pierre Gasly fue uno de los pilotos que mostró interés en este nuevo modo de encarar los fines de semana.

Grandes recitales de los pilotos

El circuito de Imola presenció adelantamientos y maniobras interesantes, especialmente en la zona media, y hubo una “sorpresa” en el podio. Daniel Ricciardo aprovechó al máximo su última temporada con Renault y en 2020 le regaló al equipo francés un par de podios que supieron a gloria. Solo tuvieron que pasar dos Grandes Premios para que el australiano subiera de nuevo al cajón, y así poder hacer su famoso “shoey”, ya que se le olvidó en el GP de Eifel.

También hay que destacar la participación de Daniil Kvyat, quien logró en ese fin de semana su mejor resultado en carrera de 2020. Después de un año algo irregular, pero cumpliendo cuando podía, y teniendo en cuenta los altibajos que ha sufrido el ruso en su carrera deportiva, lograba una pequeña alegría tanto para el equipo como para él mismo.

Logros colectivos importantes

El doblete, otro más, que lograron Lewis Hamilton y Valtteri Bottas fue el definitivo para que Mercedes lograra su séptimo mundial de constructores. Las flechas plateadas fueron intratables en la pista y no dejaron opción a nadie para alcanzarlos.

Pero Mercedes no fue el único equipo que cumplió notablemente en carrera. Los dos McLaren también consiguieron puntuar, aunque no pudieron acercarse a la zona del podio. Sin embargo, lo más destacable fue que los dos Alfa Romeo sumaran puntos en Imola, ya que fue la única cita en la cual Antonio Giovinazzi y Kimi Räikkönen lograron colocar los dos coches en zona de puntos en una misma carrera.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *