Max Verstappen, Red Bull y la vuelta rápida más cara de su historia

0
Comparte

Lo cierto es que el GP de Gran Bretaña ha tenido tres fases muy claras. La primera desde la salida hasta la vuelta 12, más o menos, en la que los pilotos han tratado de mejorar su posición. Luego ha llegado la calma originado por la gestión de neumáticos y combustible. Finalmente se han vivido unas últimas vueltas trepidantes en las que ha pasado de todo.

Desde los pinchazos de los Mercedes, hasta el pinchazo de Carlos Sainz y el increíble buen ritmo de los Renault que les han permitido ser cuartos al final del día. También lo ha sido la parada en la penúltima vuelta de Max Verstappen para montar el compuesto más blando y así buscar la vuelta rápida que otorga un punto adicional al piloto que la consigue. A la postre se ha visto como una decisión horrible después de ver que Hamilton ha sufrido un pinchazo.

Siendo justos, de no haber hecho esa parada en boxes, el vencedor hoy en Silverstone no hubiera sido un Mercedes, sino que habría sido un Max Verstappen que ha mostrado un gran nivel a lo largo del fin de semana, pero… ¿ha sido una buena idea hacer la parada en boxes para buscar la vuelta rápida?

Decisiones en tiempo récord

Esas dos últimas vueltas han sido realmente estresantes para todas aquellas cabezas pensantes que se esconden tras los muros de señalización de los equipos, lugar de trabajo de los ingenieros de pista que son la conexión entre piloto y equipo. En cualquier caso, la decisión de hacer esa parada en boxes con Max Verstappen fue lógica y hubiese sido razonable cualquier otro día, pero hoy no.

Siendo conocedores de la preocupación en Mercedes y después de haber visto como Valtteri Bottas sufría un pinchazo en la rueda delantera izquierda de su Mercedes, en Red Bull tendrían que haber sido más pillos y no ir a por la vuelta rápida más cara de su historia. En su lugar, lo inteligente habría sido seguir presionando y, aunque es fácil decirlo a toro pasado, el pinchazo en la última vuelta de la carrera de Lewis Hamilton alimenta esta sensación.

De hecho, de no haber parado, sería el de Red Bull el ganador del GP de Gran Bretaña de 2020. Al final del día, son decisiones que se toman con muy poco margen de tiempo y no siempre es sencillo tomar la opción correcta. Como se suele decir, de los errores se aprende, pero de bien seguro que en Red Bull deben de estar lamentándose de la sucesión de los hechos en los últimos dos giros de la carrera.

Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *