Un billete para soñar

0
Comparte

En la NASCAR, si ganas una carrera de las 26 primeras tienes asegurado el pase a la fase final. En ella, a lo largo de 10 carreras, 16 pilotos luchan por el título de campeón (n.d.r: el sistema es más complejo, pero podría resumirse así). En la Fórmula 1 no pasa eso, pero la victoria de Max Verstappen sí le da un billete ficticio para ser candidato al título de Fórmula 1 de 2021.

Todo puede cambiar de aquí a Abu Dabi en diciembre, pero la verdad, que siga así por mucho tiempo. La igualdad que se ha visto este fin de semana en Imola abre la veda a que el talento de los pilotos brille. Sea el del mencionado Verstappen, Carlos Sainz, Charles Leclerc o Lewis Hamilton. Sí, él tiene talento, aunque haya quedado escondido estos años de dominio. No es sencillo anotarse 6 títulos en 7 años. Y ojo a los récords que caerán.

Lewis Hamilton ha conseguido remontar desde la novena posición tras la bandera roja. “Es que tiene el mejor coche”, sí eso ayuda. “Es que ha podido desdoblarse”; también, es cierto. Pero lo que demuestra esa remontada es que es capaz de llevarla a cabo.

Su compañero de equipo, con el mismo coche, se ha quedado perdido toda la carrera al borde del top-10. Hasta que se ha accidentado con George Russell. El británico de Williams ha acusado a Valtteri Bottas de defender muy duramente una posición. Ese es un tema a profundizar con más tranquilidad, pero que Bottas está bajo presión es un hecho. Necesita aportar puntos a Mercedes. Y, además, Russell va tras un asiento libre en Brackley.

En cuanto a Lewis Hamilton, con calma y efectividad, adelantó a siete pilotos para ponerse segundo. En esta pelea por el título, cualquier pérdida de concentración te deja fuera. Lewis golpeó primero en Baréin. Ahora es Max quien le devuelve el golpe y, con más fuerza, casi tumba al siete veces campeón del mundo.

Y, hablando de ese golpe, Verstappen puede considerarse la resistencia. Esa resistencia ante el ‘opresor’ dominio de Mercedes y Lewis Hamilton. Ya en 2020 demostró que era si no el mejor de la parrilla, el segundo mejor. El neerlandés les puso las cosas difíciles a los de Mercedes en más de una ocasión. Ayer en Imola, Verstappen presentó su pasaporte para luchar por el título, y la Fórmula 1 le dio un billete.

Hay un motivo en especial para dar el billete a Max. No es la victoria en sí, sino cómo consiguió la victoria. La primera mitad de carrera fue una demostración de gestión en pleno duelo. La salida, fulgurante, dejó arrinconado a Hamilton y se escapó como alma que lleva el diablo. Sacó codos en esa primera curva, y le pagó a Hamilton con la misma moneda. Cada centímetro cuenta.

Después, cuando llegaron los doblados, Max se contuvo. Sabía que había mucho en juego… pero quien tenía que apostar más fuerte era Hamilton. Forzó indirectamente la salida de pista del británico. Un error poco habitual en Lewis, pero que decidió la carrera. Aun así, el billete ya tenía su nombre.

Dos carreras y ya tenemos claros a los dos contendientes al título (a menos que haya una sorpresa mayúscula, que todo es posible). Max Verstappen y Red Bull son claros candidatos al título. Y, parece, que la delantera es suya también. Un billete para soñar.

© Bryn Lennon/Getty Images/ Red Bull Content Pool
Quizá te interese
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *