El viento, amigo y enemigo en cuestión de segundos en Portimão

0
Comparte

La clasificación de este Gran Premio de Portugal pasará al recuerdo común como otra sesión en la que tanto aficionados como pilotos y equipos han terminado confundidos. O no tanto, sobre todo si dirigimos la mirada al cielo y, como se suele hacer, se chupa uno el dedo y lo alza, esperando detectar alguna corriente de viento anómala. Sí, uno de los grandes protagonistas de esta clasificación, más allá del asfalto, los neumáticos o Valtteri Bottas, ha sido el viento.

Partimos de la base de que la costa atlántica es bien conocida por sus poderosos vientos racheados y es que, de hecho, si por algo es conocida la costa portuguesa es por su bravura. No por nada la ola más alta jamás surfeada se encuentra en Nazaré, a unas tres horas del circuito del Algarve. Bastante más cerca, a media hora, se encuentra la localidad playera de Portimão y la costa, bañada por ese Océano Atlántico del que nacen muchas de las borrascas que llegan a la Península. La posición del trazado luso, sumergido en mitad de un terreno con muchos altibajos, no ayuda a protegerse del viento precisamente.

Contenido bloqueado

Para poder visionar esta publicación, suscríbete a Efe.uno Premium

  • Vídeos de Efeuno en exclusiva, con secciones no publicadas.
  • Podcasts diarios con la información más importante; tertulias semanales.
  • Secciones de la página web nuevas y en exclusiva.
  • Emisiones en directo para nuestros suscriptores de pago.
  • Sorteos mensuales exclusivos.
  • Disfruta de Efe.uno sin publicidad.

Quizá te interese